FANDOM


Era de noche eran como las 12:30, estaba lloviendo alla fuera con truenos fuertes, Jugaba videojuegos con mi amigo, cuando le pregunté:

—¿Te interesaría ver Mickey Mouse Shorts?

A ambos, a pesar de ser jovenes, nos encantaba aquella serie, y no es de extrañar que me respondiera:

—¡Por supuesto!

Tenía un disco de la serie, y, al insertarlo en el reproductor, empezó el capítulo.

El capítulo iniciaba con una pantalla en negro que duró unos diez segundos, y apareció el título con un fondo rojizo y las letras negras. Una voz fría lo leyó, de fondo sono una musica horripilante:

—Mickey, el asesino.

El capítulo comenzó con su música alegre de siempre; Mickey caminaba silbando, cuando vio a Goofy llorando. Su llanto no se escucha animado, se escuchaba muy realista para ser un programa para niños. La animación era muy pobre. Noté que las voces de los personajes eran diferentes a las mismas, pude notar que los movimientos de los personajes eran muy reales y fluidos. Como si los dibujantes no tuvieron tiempo de dibujarlos.

—¿Qué te ocurre, Goofy?

—Nada, Mickey

—Si no te pasa nada, ¿por qué lloras? —Mickey hizo una pausa evidenciando que Goofy no tenía intenciones de responderlo y suspiró—. ¿Por qué no vamos a mi casa? Allí estarás mejor.

Goofy asintió y se dirigieron hacia su casa. La escena cambió mostrándonos a Mickey charlando con una creatura cornuda parpadeante y sonriente. Esta le dijo entre risas escalofriandonos:

—Debes ser sádico como yo si quieres vivir eternamente.

Mickey aceptó sin pensarlo. La escena volvió a cambiar dejándonos observar a Goofy de espaldas y a Mickey acercándose con un cuchillo a sus espaldas. Goofy se giró y Mickey lo comenzó a apuñalar de una manera extremadamente horripilante y realista. Los gritos de Goofy no sonaban de caricatura, se escuchaban demasiado real no acto para ser un programa para niños; Mickey lo apuñaló en la espalda. Retiró el cuchillo y lo volvió a acuchillar —esta vez en la sien— para empezar a reír diabólicamente como un demonio, la sangre era bastante realista que no pude contener. Se escuchaba de fondo una música espeluznante con gritos perturbadores y risas muy diabólicas de fondo.

La escena se tornó negra por unos segundos y, cuando cambió, nos mostró fotografías reales a intervalos que no daban la sensación de continuidad. Estas eran de un hombre disfrazado de Mickey en un lugar desconocido solamente iluminado con una bombilla, donde había apilado cadáveres en estado de descomposición y con sangre muy realista. En las imágenes posteriores, la foto del hombre disfrazado de mickey nos miró fijamente. Por encima de las fotos, risas espeluznantes y una voz demoníaca (como la del titulo del episodio) había sido insertada:

—Ustedes serán los siguientes.

¿Era eso un programa para niños? Intenté quitar el disco, pero el reproductor no funcionaba.

Pasaron fotografias de niños horriblemente mutilados y entre otras personas muertas por muertes escalofriantes, las imagenes cada vez se hacian más perturbadoras y realistas. La escena volvió a ser animada; Mickey devoraba lo que parecían ser vísceras de los putrefactos cuerpos que lo rodeaban. Masticaba con la boca abierta provocando un asqueroso ruido. Se oye una musica de cajita musical más lenta y muy macabra, se escuchan murmullos y lamentos más terrorificos de fondo. La animación era de perfecta calidad. Al terminar de engullir los occisos, giró su cabeza hacia la camara mirandonos fijamente a los dos; sonrió demoniacamente, con sus ojos rojizos, entre risas demoniacas cada vez más fuertes, dijo con una voz de demonio muy diabólica:

—Ya verán si se duermen; los torturaré en sus sueños.

La pantalla ennegreció y se ven letras en mayúsculas de color rojo sangre «Continuará» de fondo estaban los cadaveres de unas personas y sangre trasmitiendo el mismo realismo de antes, aparecen los créditos de color blanco y de fondo se escucha una musica de piano tocada al revés, la pantalla se torna negra. ¿Así debe terminarse un episodio? Estaba completamente atónito y muy furioso.

—¿Quién coño pudo hacer un programa para niños?

Mi amigo, que pareció ignorar lo que dije, palideció y dijo «El dolor verdadero jamás es revelado» se fue a la cocina y se clavó un cuchillo en la garganta, y yo grité horrorizado y lloraba descontroladamente que no pude aguantar. Eran las 3:00 A.M. Llamé a la policía de inmediato, se llevaron el cadaver de mi amigo, le conté lo sucedido a un detective de la policía y el me creyó un poco sobre el episodio maldito.

Nota: Todo ha sido mi culpa; nunca debí poner el disco en primer lugar. Espero que esta historia continue.