FANDOM


En un pueblo que se encontraba siempre en oscuridad, vivía una chica llamada Anyela. Ella era muy curiosa y siempre le gustaba caminar por el bosque con su hermano menor Theilen, a cada rato iban a buscar moras rojas en los arbustos sin ningún temor ya que estaban acostumbrados y se sabían bien el camino para llegar más rápido.

Una noche Anyela tenía mucha hambre, y quiso ir al bosque por las moras, pero su hermano Theilen no quería porque ya era muy tarde, le dijo que debía esperar hasta mañana, pero Anyela no aguantaba el hambre que tenia. Agarro un bolso hecho de cuero para meter las moras y traer para la casa.

Theilen al ver a su hermana salir de la casa no quiso dejarla sola y fue con ella, pero antes se metió en el bolsillo un cuchillo pequeño para defenderse de cualquier animal.

Anyela al llegar al bosque escuchó a su hermano gritar su nombre y que lo esperara, pero ella no quiso que viniera y trato de huir de él. Se metió por otro camino para que Theilen no la alcanzara, corrió y corrió hasta que se cansó. Theilen no la veía por ningún lado y se empezó a preocupar.

Anyela al mirar a su alrededor no conocía el lugar y el frío que hacía la tenía con escalofríos, al caminar buscando el arbusto de moras se encontró con un niño de la edad de Theilen, pelo negro y piel blanca como la luna que alumbraba su llanto, Anyela le preguntó qué era lo que tenia y apenas se acercó el niño levantó su rostro, Anyela miro su cara la tenía toda llena de moretones y su labio sangraba y él le dijo.

- ¡¡Déjame solo!! Quiero a mi hermano- Anyela del susto de aquel grito, salió corriendo de regreso, su corazón latía fuerte, pero al mirar atrás veía como el niño la perseguía llorando.

Theilen buscando a su hermana vio a lo lejos a alguien correr y él, pensando que era su hermana corrió persiguiéndolo, al ver más de cerca vio que era su hermana que la perseguía aquel espíritu, Theilen gritaba - ¡Déjala quieta ven hacia mí! ¡no le hagas daño!- 

El espíritu de aquel niño fue hacia él y Theilen salió corriendo hacia a lo profundo del bosque para poder salvar a su hermana, Anyela al mirar que el espíritu estaba persiguiendo al hermano ella gritando con los ojos llorosos que no se lo llevara pero no lo alcanzó, se cayó y se dio un golpe en la cabeza y se despertó al día siguiente, ella mirando a su alrededor estaba todo claro y empezó a buscar a su hermano pero lo único que encontró fue su cuchillo.

Anyela llorando de vuelta en casa de que su hermano se lo habían llevado nunca lo volvió a ver y en las noches siempre escuchaba aquel niño llorar por su hermano, y Anyela nunca volvió al bosque por las moras. 

Dicen que Theilen se ve a veces por el bosque agarrando moras... Pero nadie regresa... Ni regresará.

Un chico recogiendo moras