FANDOM


Mi madre murió hace dos años en un accidente de tráfico. Mi vida empezó a empeorar desde ese punto. Tuve que volverme más maduro e independiente por mi cuenta ya que mi padre pasaba mucho tiempo trabajando. En ese momento, dos años más tarde, todavía no había logrado superarlo del todo.

Mi mejor amigo llevaba unos días obsesionado con todo lo relacionado a lo paranormal y me contaba sobre ello. Lo que más parecía obsesionarle eran los fantasmas. Un día me propuso usar una ouija en el cementerio de nuestro pueblo. Yo nunca fui de creer mucho en esas cosas, pero tampoco tenía nada mejor que hacer y pensé que nos podíamos echar unas risas usándola.

Cuando llegamos al cementerio nos fuimos a un sitio medio escondido para que no nos pudiesen ver desde la calle ni el guardia de seguridad. Él sacó la ouija de su mochila y la colocó en el suelo junto con el marcador. Pusimos nuestras manos encima del marcador y proseguimos a hacer preguntas. Empezamos preguntando si había alguien ahí junto a nosotros y el marcador se movió enseguida hacia el sí. Sabía que lo había hecho mi amigo, era obvio. Preguntamos por nombres y nos dieron varios, lo cual parece lógico ya que en un cementerio hay mucha gente muerta. El ambiente se puso más tenso cuando mi amigo me sugirió que preguntara si mi madre se encontraba allí. Al principio me ofendió un poco, ya que la ouija simplemente se trataba de una broma divertida para pasar el rato, y él se lo estaba tomando demasiado a la ligera. Después de unos segundos pensándolo, decidí preguntarlo. Fue extraño, ya que a pesar de que nunca he creído en nada de esto, estaba nervioso. 

El puntero se movió hacia el sí. Me enfadé mucho con mi amigo, ya que esa broma de mal gusto empezó a afectarme emocionalmente. Le dije que no podía jugar con mis sentimientos, que aún no había logrado superar su muerte, pero él me aseguró que no había sido. Ahí me enfadé aún más ya que estaba llevando la broma demasiado lejos. Entonces, en medio de la discusión, el marcador se movió sólo sin que nadie lo tocara y deletreó "T-E-Q-U-I-E-R-O". Se me pusieron los pelos de punta, ya que realmente estaba convencido de que mi amigo era quien estaba moviendo el puntero. Pero mi amigo se asustó mucho más que yo porque él también pensaba que era yo quien movía el puntero. Mi amigo se puso muy nervioso y me pidió que nos fuéramos, pero yo no quería, ya que ahora estaba convencido de que era real, y sobretodo, podría volver a ver a mi madre.

Le convencí para que nos quedáramos. Para asegurarme del todo hice preguntas que sólo mi madre y yo sabíamos, y al responderlas todas correctamente, era la prueba definitiva de que mi amigo no me estaba gastando una broma perfectamente elaborada. Entonces mi madre me preguntó si la dejaba entrar en nuestro mundo. Mi amigo, que sabía mucho del tema, me explicó que somos nosotros los que los llamamos y les damos permiso para entrar en nuestro mundo. No pude contener mis lágrimas. Con sólo decir que sí podría volver a ver a mi madre otra vez. Desde hacía unos cinco minutos empezaba a escuchar un tenue zumbido, pero lo ignoré porque pensaba que era imaginación mía. Le dije a mi madre que sí, que le daba permiso para introducirse en nuestro mundo y adoptar una apariencia física. Se me erizó la piel porque por fin pude distinguir que era ese zumbido que había estado escuchando desde hacía rato. Era alguien hablándome con la misma voz que mi madre, y me gritaba: -¡Cariño no le dejes entrar! ¡ESA NO SOY YO!

Demasiado tarde. Podía ver justo a mí cómo apareció una figura totalmente oscura, alta y delgada, con los dedos tan largos y finos como si se trataran de las patas de una araña. El espíritu me agradeció y me informó que había venido a este mundo, a través de mi invitación, para tomar mi cuerpo.

metalrotten (discusión) 19:36 23 feb 2018 (UTC)metalrotten