FANDOM


LimboP MORADOR DEL LIMBO
"Se estremece la tierra, ruge la espuma de los mares sobre las montañas, y el cielo arde en música de sombras y liras infernales"

Este es un descarriado del Limbo, penitente del Purgatorio con fecha de nacimiento en un guiño de ¡CreepyLooza! Abstente de la arena, que esto es más legal que tu jfa. Burló La Guillotina y a los Jueces del Infierno, así que cómete tu teclado.


Desde hace un tiempo atrás, han comenzado a ocurrir situaciones muy inciertas, cosas que en ese momento creí insignificantes, pero que con el paso de los días, se juntaban una tras otra otra, como un efecto dominó, de pequeños aportes que iban perdiéndome en mi propia realidad.

Todo comenzó en aquella vez que después de venir a casa y acostarme a dormir, unos ruidos desagradables como arañazos me perturbaron el sueño, desperté y me levanté de la cama, y me dispuse a analizar de donde provenía esa bulla molesta, y levantándome, me dirigí a encender la luz de la habitación, todo estaba en perfecto estado, no había nada allí que pudiera generar aquellos arañazos, así que salí de mi cuarto y me fuí caminando por el pasillo hasta llegar a la cocina. Miré a mis alrededores, estaba el microondas, los muebles, el calendario, el reloj, el refrigerador, la cocina, todo, absolutamente todo tan tranquilo, pero el sonido de algo rasguñando las paredes seguía escuchándose, hasta que de pronto se detuvo. Pero luego de provocarme insomnio, así que estaba algo malhumorada. Abrí el refrigerador y tomé un vaso de leche, serví el vaso hasta el borde y me lo bebí rápidamente, de un solo tiempo, cuando me acabé la leche, me quedé con el vaso por un rato en las manos, entonces los arañazos volvieron, era un maldito sonido tan molesto, que me hacía rechinar los dientes, tan desagradable... Dejé el vaso en el lavaplatos para ir hasta mi habitación, pero cuando agaché mi cabeza un poco para dejar el vaso, me di cuenta de que llevaba mi pijama, ¿Por qué demonios estaba yo en pijama? No recordaba habérmelo puesto, en verdad, estoy segura de que no lo hice, porque ese pijama estaba en la ropa sucia y solo me acosté con una polera vieja, fue entonces cuando abrí los ojos, para darme cuenta de que había estado soñando. Entonces, el sonido de una canción se escuchó a lo lejos, me senté nuevamente en la cama, podía ver débil luz entrando suavemente por las cortinas de la ventana de mi habitación, miré mis manos y luego me senté, mirando mis rodillas y piernas desnudas, las pude sentir heladas y con piel de gallina, la música me era familiar, miré hacia mi alrededor, pero no pude distinguir nuevamente de donde provenía el sonido, hasta que extrañamente me percaté que al frente mio había un mueble que no debía estar allí, entonces volví a despertar una vez más, aquella música era el sonido de mi alarma del celular. Como ya era hora de levantarme e ir a trabajar, olvidé rápidamente todo ese extraño malentendido. Realicé mis funciones cotidianas, como si nada, fue un dia tranquilo. Esa tarde recuerdo que fui a comprar unas cuantas cosas que necesitaba al supermercado, pero algo ocurrió, mientras cruzaba la calle, un furgón gris apareció frente a mis ojos, me golpeó, y todo quedó completamente en negro.

Voces que me llamaban podían ser ligeramente percibidas por mis oídos, sentí una presión en mi pecho, aquellos aullidos seguían allí, pero ahora se hacían mas claros y comprensibles, junto a los golpes que sentía en mi pecho, cada vez mas certeros y bruscos, hasta que de repente la luz volvió a mis ojos, ahora todo estaba completamente blanco. Había, ese olor... Ese aroma tan extraño, y todo era blanco, las voces se transformaron en gritos, gritos que decían mi nombre, mi respirar se sintió tan acelerado de pronto, sombras aparecieron a mi alrededor, los dueños de aquellos llamados, estaban envolviéndome, entonces aquel olor se volvió familiar para mi, era ese inconfundible aroma que tienen los hospitales, como a anestesia o fármacos, o la mezcla de ambos, los paramédicos y enfermeras estaban ahí, llamándome y reanimandome con esos aparatos extraños.

"Está despierta", pude oír a uno de ellos diciéndolo, entonces los arañazos y aquella música volvieron, eran desesperantes, se mezclaban con el sonido de la maquina a la que me tenían conectada y a las voces e instrucciones del personal médico, en verdad no quería oír nada más, quería que todo estuviese en silencio y poder descansar, pero la bulla no hacía mas que aumentar más y más, hasta que finalmente logré darme cuenta de algo, aquella música, en ese momento lo supe, sentí un tremendo alivio al darme cuenta, entonces me levanté de la camilla, de pronto todos los que estaban allí se quedaron callados y se hicieron a un lado para que yo me pudiera levantar, yo los miré con desprecio y ellos bajaron la mirada, tomé el celular, que estaba sonando sobre una mesita que estaba más allá y lo apagué, presionó el botón esperando que el ambiente cambiase, ya me había dado cuenta de algo, pero por algún motivo, me costó trabajo lograr salir de ese escenario creado por mi mente, seguí allí, ¿Por qué? ¿Por que no estaba despertándome de ese extraño sueño? Estoy segura de que se trataba de otro falso despertar... Pero tampoco recordaba haberme quedado dormida, solo estaba inconsciente después de aparentemente haber sido arrollada por un furgón. Al cabo de unos segundos mas, me acerque hasta la puerta para salir de la sala del hospital en la que estaba, cuando abrí la puerta, el paisaje cambió, todo se convirtió en un escenario completamente diferente y reconocible para mi, se trataba del pasillo que había entre el comedor y la oficina de mi trabajo, seguido por la escalera que dirigía al segundo piso y las demaces salas y oficinas. "despierta de una vez", escuché, entonces todo volvió a ser oscuro. Para cuando abrí los ojos y levanté la cabeza, mi jefe estaba mirándome y yo estaba en la casino del comedor de mi trabajo, sentada en una de las sillas y me había dormido con la cabeza apoyada en la mesa, sentí mi cara adolorida y algo aturdida. mi jefe comenzó a regañarme, le pedí disculpas y me fui hasta el trabajo. Estando allí en la oficina, sentía un gran pesar, de no saber si lo que estaba haciendo en ese momento era real o falso... Recuerdo claramente haber sido atropellada por un furgón cuando cruzaba la calle, entonces, ¿como era posible estar en el trabajo como si nada? ¿Acaso eso también había sido un sueño? Si, probablemente así fue.

Así comenzó todo este caos y confusión mental, ahora mismo no se que está pasando, ¿En verdad estoy despierta o solo es otro mas de esos falsos despertares de los que hablan?

Llegué hasta mi casa, me di un baño y esta vez si me puse el pijama, me acosté en la cama, porque a pesar de haberme dormido en el trabajo, me sentía extremadamente cansada.

Me puse de espalda con las manos sobre la ropa de cama, a un costado de mi cuerpo cada brazo, mirando hacia el techo, sintiendo esa desrealización a mi alrededor, teniendo la sensación de que podía estar dentro de alguna fantasia de mi mente, asi que acerqué mi celular hacia mi y cerré los ojos, los mantuve así por un momento, pero entonces nuevamente, aquellos arañazos malditos volvieron a aparecer, mis oídos estaban hartos de escuchar tal aberración, me molesté tanto que me levanté bruscamente y encendí la luz, me dije a mi misma: "Despierta, despierta, estoy soñando una vez más", pero no pasaba nada, el paisaje a mi alrededor no cambiaba. Rasqué mi cabeza con fuerza y enojada, me fui al baño, allí me lavé la cara, el agua estaba fría y me miré en el espejo, pero no podía dejar de sentir esa realidad tan certera, cada momento que pasaba me entraba mas la rabia y la ira, puse mis manos apretando el borde del lava manos, mi respiración estaba muy acelerada y podía sentir las pulsaciones de mi corazón muy fuertes allí en mi pecho, pero aquellos arañazos seguían allí, tan malditamente desagradables, como si de una broma de mal gusto o una tortura se tratasen, entonces sin poder seguir soportándolo, lancé un combo con todas mis fuerzas hacia el espejo, con algo así, de seguro podría despertarme inmediatamente. Dejé caer mi brazo derecho con mi mayor impulso hacia el frente, quebré el espejo y éste voló en pedazos, pero algo tibio se sintió recorrer mi mano helada, cuando la acerqué hasta mi, me di cuenta de que me había cortado seriamente y sangraba abundante, sin poder creerlo, me empecé a lavar la herida y luego la sequé con papel de baño, me dolía muchísimo, mi pijama estaba todo manchado de sangre, sentía como si el pánico me fuese a matar en esos momentos, mi corazón estallaría, tenía esa sensación, iba a hacerlo, ¡Sentí que moriría de la desesperación! Y aún así... Y aún así, ¡No podía despertar!

Me fuí alteradísima hasta mi cama, me recosté en ella y cerraba los ojos una y otra vez, me puse en posición fetal, apretando con fuerzas ambas manos mientras envolvía mis piernas con ellas. Me repetí una y otra vez que todo era un sueño, pero eso no hacía que el horrible momento que estaba viviendo llegara su fin, todo estaba allí y yo no podía hacer nada al respecto. Asi que, sin lograr que nada de lo que pasaba se terminara, me sentí cansada, muy muy cansada, asi que me volví a dormir. Sentí calma y tranquilidad por un momento, recuerdo claramente que en ese momento soñé con el mar, el agua tocaba mis pies y yo levantaba los brazos, como queriendo palpar al viento, era de noche, una preciosa noche estrellada, el sonido de las olas yendo y viniendo, lograron calmarme, al fin, un sueño normal, al fin estaba teniendo una noche tranquila sin falsos despertares, pero después de un rato comencé a tener frío, me crucé de brazos y toqué mi cuerpo que estaba muy frío, quería abrigarme, la brisa comenzó a volverse tortuosa, cada vez me causaba mas y mas frío, hasta que finalmente abrí los ojos.

Mi habitación estaba completamente igual que siempre, me senté en la cama y miré a mis alrededores, era un silencio ensordecedor, pues sentía que me carcomía, era como si todo el lugar hubiese perdido la capacidad para emitir sonido, incluso no podía escuchar mi propia respiración, me levanté de la cama, el suelo estaba mojado, incluso habían pies marcados, agua y también manchas de sangre en el piso, aquello me descontroló, fui inmediatamente al baño, entonces vi que el espejo ya no estaba allí. ¿Que era todo esto? ¿Hasta cuando seguiría con lo mismo? ¿La misma porquería de falsos despertares una y otra vez? Estaba harta de todo esto, solo quiero vivir una vida normal, este maldito problema estaba convirtiendo mi vida en un infierno... Entonces, me dí cuenta cuando volteé y miré los demás sectores del lugar. Un sonido apareció ante mi, el de una llave de agua abierta, miré hacia la bañera, ésta estaba llenandose de agua, me apresuré a cortar la llave. Muy perturbada, porque todo era tan real que no podía dejar de sentir que estaba despierta, pero con una confusión que me hacía tambien creer que era un falso despertar, engañandome, fingiendo ser una realidad inexistente, una que estaba enloqueciendome, entonces, se me ocurrió mirar hacia la pared contraria a donde estaba el espejo de cara frente al lavamanos, fue el momento mas horrendo y desagradable de mi vida en ese entonces, pues, un maldito mensaje estaba escrito en la pared, estaba raspado, arañado, rasguñones de alguien desesperado. "ayúdame", decía en la pared. Comencé a gritar, a negarlo, me agarré con fuerza la cabeza y me decía a mi misma que debía despertar, "todo es un sueño, nada de esto es real", me repetía incansablemente sin desistir, pero nada cambiaba, todo seguía allí, la tina llena de agua, el mensaje en la pared, mi ropa manchada de sangre, mi mano derecha envuelta en papel, todo estaba exactamente allí, a pesar de que no debía estar. Entonces yo misma en mi locura y desesperación, comencé a arañar la pared encima de lo que estaba escrito, deseando borrarlo, lo hacía con fuerza, tanto que mis uñas se rompían y me sangraban las yemas de los dedos, me ardían y podía sentir mis lágrimas recorrer mi rostro incansablemente, golpeaba la pared sin detenerme, era horrible. Una especie de sonido entre ecos comenzó a sentirse en el ambiente, se fue haciendo un poco mas clara gradualmente, se envolvía entre mis arañazos desesperados que intentaban borrar ese perturbador mensaje escrito en la pared, pero ese sonido se hizo visible para mi, lo reconocí, era la alarma de mi celular, una canción que yo misma puse, entonces me detuve, dejé de hacer el sonido en la pared, porque me percaté de que se escuchaba exactamente igual al que yo había estado sintiendo antes, así que me quité el pijama que estaba repleto de sangre, casi por inercia, y lo puse en la ropa sucia, fui hasta mi habitación, encima había una polera vieja y me la puse, entonces me metí en la cama y me dispuse a dormir una vez más.

Desde entonces, vivo en un limbo, en una realidad alterna de la cual no puedo escapar, ya nada me parece peligroso ni hermoso, ni emocionante, porque siento en todo momento que estoy viviendo otro sueño dentro de un sueño, que tal vez sigo dormida en alguna parte, pensando que estoy viviendo realmente, tengo miedo, a veces pienso que me sería más fácil morir, pero soy demasiado cobarde como para arrebatar mi propia vida, quise compartir esta historia aún sabiendo que quizá nadie la lea nunca, ya que puede ser parte de un sueño en el que creo estar despierta escribiendo mi historia, de todas maneras, lo intentaré una y otra vez, cada vez que despierte de un sueño.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.