FANDOM


La iglesia es la de Felicitas Guerrero, en la calle Isabel la Católica frente a la plaza Colombia. Ahí había antes una mansión muy importante, de uno de los matrimonios más ricos de la Argentina. Esta iglesia fue levantada al cumplirse el 4to aniversario de la muerte de Felicitas.

Felicitas Guerrero era la mujer más hermosa, llena de vida y dulce de la sociedad porteña, todos los hombres la admiraban y caían a sus encantos. Pero cuando se dice todos, son todos, ya que Martín de Alzaga, dueño de una inmensa fortuna y terrenos, le pide la mano a sus padres para concertar el casarse con Felicitas.
Felicitas Guerrero

Él tenía casi 60 años, ella tan sólo 16. Inútil fue el ruego de ella a sus padres para no casarse con un hombre mucho mayor que ella. Obviamente no estaba enamorada. Se casan en 1862 y van a vivir a ese caserón. En 1866 nace un hijo del matrimonio, Felix. Empezaba a renacer su amor para dárselo a aquel niño hasta que Felix muere 3 años más tarde, a causa de la fiebre amarilla.

En 1870 queda embarazada por segunda vez, pero este nacería muerto, y días después muere su marido Martín de Alzaga, dejándole toda su fortuna a ella como única heredera. Mujer bella, viuda y ahora rica, se convierte en la más codiciada por todos los hombre de sociedad. Entre ellos había un asiduo pretendiente, con gran insistencia, demasiada, hasta le mandaba una carta por día de amor, se llamaba Enrique Ocampo. 

Este hombre viaja a Londres por negocios, y Felicitas conoce en forma casual, una noche de tormenta, a Manuel Sáenz Valiente, también terrateniente. Y por fin el amor llegó para ella, ya que los dos se enamoran perdidamente hasta anuncian compromiso de casarse. Felicitas ya no responde ninguna carta de Enrique desde el exterior.

Enrique Ocampo al volver y, enterado que el corazón de Felicitas tenía dueño, en estado de furia, decide presentarse en la mansión, en medio de una fiesta familiar, entre ellos estaba Sáenz Valiente. Ella decide recibirlo y lo lleva a una de las habitaciones para hablar a solas y dar por terminado todo. Se escuchan tiros... Los familiares entran rápidamente y la encuentran a ella tirada en el piso con un disparo en el omóplato derecho y a Enrique muerto a su lado. Se había suicidado. Se ve que ella al ver el arma quiso escapar y le alcanzó la bala. Hay otra versión en que él no se suicidó, sino que lo mata de un tiro un familiar al ver lo acontecido.

Felicitas muere al día siguiente, el 30/01/1872. Los padres, ahora como únicos herederos, ya que no había descendientes, deciden levantar esa iglesia cuatro años después, como aniversario de su muerte a su memoria. El 30/01/1876 se inaugura.

Pero ahí no termina todo: Se dice que su fantasma se pasea llorando por la rejas de entrada a la iglesia, se la ha visto, se la presiente... Llora por su vida corta y poco feliz que tuvo, llora por no haber podido concretar su amor con la persona que sí estaba enamorada.

Todos los 30 de enero, en el aniversario de su muerte, es su día, y adquiere más fuerza su espectro. En las rejas de la iglesia la gente cuelga pañuelos blancos toda la noche. Si el pañuelo amanece mojado es por que eligió secar sus lágrimas allí. Si toca la reja de la iglesia con mucha fé, el que no tiene pareja, la conseguirá y el que la tiene, la conservará.