FANDOM


Desde que era niño me encantaba tomar fotos a todas las cosas que hubiera en mi casa, pero fui perdiendo el interés a este hobby.

Cuando ya me mudé de casa a la ciudad a un pueblo, se veía hermosos paisajes a los cuales quise volver a éste. Cuando llegamos a nuestra nueva casa le pregunté a mi mamá:

-Madre, ¿dónde está la antigua cámara de fotos?

-¿Para qué la necesitas? -Preguntó.

-Quiero empezar a tomar fotos de los alrededores.

-Déjame ver donde quedó esa cámara.

Cuando empecé a organizar mi habitación veía que las paredes de esta casa eran oscuras y con un toque lúgubre pero me tendría que ir adaptando a esta nueva casa.

Pero lo que más me impresionó de ésta, fue que en el sótano había una habitación negra. Cuando entré en ella vi que era una habitación de revelación de fotos, la cual tenía una alta tecnología para revelar fotos, cuando le pregunté a mi mamá:

-Madre, ¿por qué hay una habitación en el sótano la cual es para revelar fotos?

-El antiguo dueño era un fotógrafo profesional, en lo posible debió dejar su equipo- Contestó.

-¿Puedo utilizar su equipo mientras este en esta casa?

-Pero voy a llamar al dueño, mientras, utilízalo pero con cuidado.

Cuando dijo esto, empecé a buscar la cámara fotográfica por todas las cajas que habían en la casa, pero no la pude encontrar así que fui a la habitación negra para ver si había alguna cámara. Al encontrarla, salí al patio a tomar algunas fotos para ver si funcionaba, pero se me olvidaba que no tenía el tomo fotográfico así que me devolví por él. Al salir era un atardecer muy bello pero solo le tomé una foto a este, las demás fotos a los árboles y animales que pasaban cerca del patio.

Anochecía y tuve que entrar a casa. Le conté a mama las fotos que había tomado durante la tarde, pero todavía no había revelado el rollo que lo haría mañana. Cuando me fui a dormir, tuve una pesadilla en la cual había un monstruo que tenía siete bocas y me llamaba por mi nombre, cuando desperté estaba bañado de sudor pero volví a dormir esa noche asustado y preocupado si volvía a pasar esa pesadilla.

Al día siguiente, tenía que ir a la escuela, llevaba puesto una chaqueta negra, un jean negro y zapatillas negras, cuando iba saliendo de casa, mamá me detuvo y me dijo:

-Has amigos.

-Sí, mamá, ¿puedo llevar la cámara?

-Bueno, pero cuídala que no he podido llamar al dueño de la casa.

Salí de casa con la cámara en mano. Mientras llegaba a la estación de bus, tomé fotos por todo el camino. Al llegar a la estación de bus unos chicos se me acercaron y me dijeron:

-¿Eres nuevo?

-Sí- Contesté.

-Entonces tienes que conocer que nosotros somos los que mandamos aquí- Me dijo intimidándome un poco.

-Pero, sólo voy a tomar el bus...

-Sí, ahora nos entregas todo lo que llevas, sino serás golpeado...

En eso me empezaron a golpear, pero lo que me importaba ahora era la cámara que llevaba. Al terminar de golpearme se fueron sólo con mi dinero, pero les había tomado una foto y fui a la escuela. Cuando llegué a casa fui al cuarto para revelar las fotos que había tomado, vi que todas las fotos eran diferentes a como las había tomado, eran muy macabras. En todas aparecía como el objeto terminaba muerto o se veía como moría, pero la que más quede sorprendido fue la de los chicos que abusaron de mí. En la mañana veía cómo iba a morir uno de ellos destripado, el otro atropellado por un carro, pero el último se veía que moriría en una cama.

Con tanta rabia cogí unas tijeras y le corte la cabeza en la foto. En la noche volví a tener la misma pesadilla con esa criatura de 7 bocas, pero esta vez estaba contento y me dijo:

-Toma más fotos...

Me desperté de golpe, pero no volví a dormir en toda la noche. Cuando prendí el televisor por la mañana vi que en las noticias apareció el chico que abuso de mi decapitado en su casa, se decía que era un asesino, pero que no se tenía pistas. Quedé estupefacto al ver que por quitar la cabeza de la foto el murió, todo por mi culpa.

Al ir a la escuela, en la estación de bus, me encontré con los amigos del chico que había muerto y les dije:

-Lo siento por lo de su amigo, ¿cómo se llamaba?

-Daniel, yo me llamo David y él es Carlos...

-Creo que no me van a molestar de nuevo...

Ellos quedaron callados por un momento y me vieron con una mirada de rabia, creerían que yo lo había matado pero sólo pensaba en ir a la escuela como un día normal. Cuando llegué vi cómo mis compañeros de clases le hacían un homenaje, tomé una foto de todo el mundo reunido con la cámara, esta vez sí no iba a dejar cabos sueltos en esta foto. Pero no iba a matarlos a todos, sino que haría sufrir a cada compañero que me tratara mal.

Al volver a casa mi mamá me recibió con un abrazo, y entramos a almorzar y me dijo:

-El dueño del equipo de cámara murió en un accidente pero lo único que se pudo recuperar fue el rollo de fotografías.

-Y, ¿dónde está el rollo ahora?- Pregunté.

-Me lo dieron- Contestó.

-¿Me lo das? Quiero revelar que fotos había tomado.

Cuando terminé de almorzar, fui al cuarto a revelar el rollo. En él vi la foto de la muerte de él y otra foto la cual era de una bestia de 7 bocas... Era el monstruo de mi pesadilla, el cual siempre decía toma más fotos. Quedé en shock, sólo pensé que lo que le pasó al antiguo dueño de la casa fue que se volvió loco.

Al llegar a casa, me encerré en mi cuarto y empecé a reflexionar acerca de la cámara, si me volvería loco o si dejaba esa cámara en donde nadie la encontraba.

Cuando llegué a la estación de buses, los 2 chicos me acorralaron ahí y empezaron a pegarme, entonces me desmayé. Cuando recobré el sentido, estaba cómo en un edificio pero no veía nada que fuera normal y escuché que uno de ellos dijo:

-Creo que él es el que mato a Daniel...

-Pero, ¿con qué pruebas?- Preguntó otro.

-Sólo él sabe...

Cuando llegaron a la habitación, traían una cadena oxidada y me empezaron a golpear con ella por todas partes e intentando no matarme. Al ver que yo no hablaba, tomaron la cadena y me la enlazaron en el cuello y me dijo:

-Si no sabes de la muerte amigo será mejor que mueras...

Llegaron y me ahorcaron hasta que no pude respirar, y no supe que pasó. Salí en una habitación diferente en la cual solo veía negro, al notar la presencia de la bestia de 7 bocas le pregunte:

-¿Quién eres?

-Soy Satanás, la cámara que tú tienes me pertenecía...

-Pero, ¿qué hace esa cámara...?

-Al tomar una foto verás como éste muere o es su fin...

-Y si le hago algo, ¿qué pasa...?

-Ese objeto sufrirá lo que le hagas, pero, ya no importa porque estás muerto.

Quedé paralizado ante lo que dijo Satán, yo estaba muerto, pero... ¿Cómo es que estaba al frente de él y cómo es que sentía palpitar mi corazón? Me tomé un tiempo antes de que empezara a asustarme de lo que había pasado en el edificio y le dije:

-¿Hace cuánto estoy muerto...?

-Hace una semana se dice que tú estás desaparecido.

-¿Hay alguna forma de volver?

-Sí, pero serás un fantasma el cual tendrá que matar con la cámara, tijeras y las cadena que tienes en el cuello, tu símbolo será tu ojo derecho, gracias a que yo estaré en tu ojo...

Cuando volví al mundo, vi que mi ropa era negra como esa oscuridad donde estaba Satanás, al verme en uno de los espejos rotos vi que ya no era normal y fui a buscar la venganza de los que me habían matado. Al llegar a casa de uno de ellos y entré a su habitación.

-¡¿Quién eres?!- Exclamó asustado.

-¿No me recuerdas? Tú me mataste pero ahora me voy a vengar... Es hora de morir...

-¿Qué...?

Reporte policial:

Encontramos a un joven muerto en su casa, estaba destripado no se pudo reconocer si era él. La habitación estaba llena de sangre, se encontró una foto y una carta, en la foto se vio como él estaba en su cuarto destripado y en la carta se encontró la frase:

"Es hora de morir..."