Wiki Creepypasta
Advertisement

La primera vez que Alicia observó a TIM, su marioneta de regalo, no le llamó mucho la atención. Solo recordaba esa sonrisa extraña, y sus cejas caídas con sesgos extraños de malicia y melancolía, encerrando muchas interrogantes en torno a su procedencia, fue a dar sin mas al viejo baúl de los recuerdos. 

Quizás ese gesto despiadado para con TIM, era producto de su inquietante semblante. Esa despreocupación absoluta por su bienestar cuando los niños desechan la basura que los adultos suelen dar, sin saber siquiera el gusto del festejado. Reflejaba la indecisión de Alicia a la hora de usarlo y mucho menos presumirlo a sus amiguitos, solo de vez en cuando, aseando la casa, observaba su figura asomar entre los juguetes, para su sorpresa, ahora el rostro deformado en una expresión de rabia, de enojo hacia Alicia. 

Movida por la curiosidad más que por otra cosa ajena a su voluntad tomó sus cuerdas, haciéndola bailar para ella; notó un pequeño cambio en el semblante de su amigo de madera, tornándose levemente maliciosa como al principio incitándola a no parar... levantando la cabeza hasta cruzar su mirada con la de la niña, sonreía de placer, un tanto diabólica, supo de inmediato que deseaba más todavía y que eso no era bueno... En ningún momento Alicia quiso imaginar cuando ocurrió el cambio. Como por inercia, consiguió tirar a TIM lo mas lejos posible.

Tendido al lado de su cama, con el cuello levemente dislocado... y esos ojos chicos llenos de un deseo extraño. Incitándola a arrojarla, esta vez, al fondo del baúl, muy al fondo.

Pudo imaginar el sentimiento de aquel muñeco, y los deseos casi incontenibles de libertad, siendo manipulado desde su creación de forma dependiente a alguien que lo controlara, aun así ignoró los lamentos desde el interior de su frágil “humanidad”, gritando desesperadamente a su mente trascendiendo la frontera de la razón y la realidad de un simple muñeco. A pesar de ser así, era una simple marioneta, y era Alicia quien tenia el control. Hasta el día en que, misteriosamente, desaparecieron cada uno de sus juguetes, uno por uno.

Atribuible, desde luego, a la fascinación de su hermano mayor por desarmar todo aquello que presente un desafió a su ingenio destructivo. 

Pero no. Para cuando los encontró, observó que tenían pequeños orificios en ambos brazos y piernas, con cuerdas colgando de sus extremidades, con la boca zurcida para evitar el grito de dolor al sentir sus punzadas, como si todos en aquella pieza poseyeran algún tipo de vida propia... Y en el pecho de TIM escrita las frases...

"Alicia... mi juguete preferido... juega conmigo" 

La niña trató de retroceder, y salir corriendo de la habitación, pero los brazos de su padre la detuvieron al instante de su frenética huida fuera de la casa, o más lejos quizás si las piernas le daban.

A comer.

Alicia bajó las escaleras, muy pensativa, sentada frente a la mesa. Rondada por la fastidiosa idea de TIM dando vueltas a esa misma hora, pero sería demasiado paranoico pensar en ello, pues más de alguna vez su hermano mayor le había gastado ese tipo de bromas. Tan inocente, tan miedosa, un gesto de angustia comenzó a quitarle lo poco de hambre que tenía cuando notó que su madre tenia heridas en ambas muñecas a la hora de servirle el plato de entrada:

- Estaba un poco distraída... me tienes preocupada hija, ¿sabes?

Fue su excusa cuando miro los ojos de Alicia llenos de miedo, luego que su padre acotara:

-Yo también me corté un poco... que descuidado somos, ¿no es así, mi querida pequeña? 

Gesticulando con una sonrisa extraña, igual a la de su marioneta TIM, acercándosele cada vez más Alicia comenzó a retroceder disimuladamente, pero algo la detuvo cuando comenzó a sentir cada vez más ligeras las piernas, y un cosquilleo en sus manos, como la sangre alborotaba su cabeza, cayendo dentro de ella misma... cayendo. Se desmayó.

Perdiendo el sentido, para luego despertar en su cama, producto de un fuerte escozor en sus extremidades. Observó con terror como sus brazos se movían por sí solos. Miró el techo con las pupilas dilatadas, aquel muñeco manipularla a su antojo:

-Niña mala... jugaremos los dos ahora... solos tú y yo- Y de pronto soltó una carcajada estrepitosa que le hubiese partido el alma, a parte del cuchillo que sostenía TIM justo en esos momentos.

Alicia trató de pedir ayuda con un grito, pero sus labios estaban sangrando: también los había cocido de extremo a extremo, como a una muñeca. Sollozando, pidiendo perdón, cerro los ojos y sintió como cayó desplomada otra vez en su cama. Volvió a abrirlos, y notó que no había nada, ni nadie, solo la ventana abierta de par en par, y el viento acariciando su rostro. 

-Debió ser un sueño- Pensó.

Tratando de consolarse, cuando se acordó del baúl de los juguetes, caminó unos pasos y miró el interior del baúl. ¡Sorpresa! TIM, la marioneta, no estaba allí. Solo unas cuerdas desechas, y unas viejas tijeras junto a un rastro de sangre que daba a la habitación de sus padres... 

Alicia sintió miedo... sabia lo que estaba pasando... sintió unos pasos atrás suyo... y una pequeña sombra deslizarse por los rincones... La puerta se cerró de golpe... Ambos estaban solos...

-Juega conmigo... Alicia.- Dijo la voz.

Advertisement