FANDOM


Sam sabía que el monstruo bajo su cama era real. Siempre lo había sabido. Siembre había notado su presencia, pero solo hacía dos noches empezó a escucharlo también. Era un sonido como de arañazos, una garra tal vez, subiendo y bajando por la madera de su cama. Comenzó la misma noche que su madre había dejado de comprobar bajo su cama. Estos arañazos aterrorizaban al pobre Sam.

Durante esas dos últimas noches, las vibraciones lo tenían completamente paralizado. Le era incluso imposible mover sus brazos para apartar las lágrimas que corrían por sus mejillas. En esta tercera noche, Sam decidió ser valiente, lo suficientemente valiente para intentar hablar con aquello.

"¿Por qué me estás haciendo esto a mí?", susurró Sam con calma.

Tan pronto como habló, los arañazos cesaron. Sam cerró sus ojos con fuerza al notar un jadeo sobre su oído.

"Porque me gustas, Sam."

"¿Por qué te escondes bajo mi cama?"

"Estoy asustado."

La voz de la criatura temblaba incluso más que la del chico.

"El mundo es demasiado oscuro para mí, Sam, pero yo puedo ver la bondad que hay en la gente. Es como si fuera luz para mí. Algunas personas son más brillantes que otras, pero tú, Sam, tú eres el más brillante de todos."

Tras la pausa, la criatura habló de nuevo.

"No me gusta la oscuridad… Por favor, no me hagas volver allí."

Sam secó sus lágrimas con la manga de su pijama y despacio abrió sus ojos para mirar. Era más pequeño de lo que él hubiera imaginado, en verdad, era incluso mucho más pequeño que él mismo. La cosa que había estado escondiéndose bajo la cama de Sam miró hacia el chico y sonrió.

Inocente, Sam le devolvió la sonrisa, pero no tardó en preguntar a la criatura.

"¿Por qué has estado arañando mi cama?"

La criatura le miró con preocupación. Ignoró la pregunta del chico e hizo otra:

"Sam, ¿adónde ha ido tu padre?"

"Mami me ha dicho que se ha ido de negocios."

"He estado intentando avisarte, Sam. Es por eso mismo que he arañado estos días tu cama."

La criatura sonaba como si no fuera a tardar en llorar.

"Dos noches atrás, la luz de tu madre se apagó."