Wiki Creepypasta
Advertisement

Cuantas veces se culpa a la conciencia de los malos actos. Esas voces internas que nos consumen y que nos hacen incluso llorar.

Carlitos era un chico retraído, normalmente medicado por sus padres para combatir su síndrome del niño mal atendido. Su casa aparentaba ser el hogar perfecto y no mucho menos la presencia de sus padres.

Muy alejado de los problemas de su hijo, el egoísmo (como pensaba Carlitos) les hizo pensar en otro integrante más para la familia. Así, el transcurso de un embarazo lleno de cuidados y mimos se cumplió, dándole a Carlitos a finales del noveno mes la nueva noticia de un nuevo hermanito.

La llegada del nuevo inquilino a la casa fue anunciada con bombos y platillos. La alegría inundó la casa.

Pero uno de los rincones de la casa, debajo de la alacena, se encontraba triste y rabioso Carlitos, "el lugar de los ratones", le llamaba.

Una presencia que enturbia a su joven mente le incitó a "jugar" con su nuevo hermanito. La cuna se veía tan tentadora de cruzar. Armado con un pica hielos se dispuso a visitar a su fraterno mientras los adultos celebraban la buena nueva en la sala de estar.

Para este momento la noche ya había cubierto el barrio. Qué mejor cómplice y escondite que las sombras y cortinas de la habitación de su hermano.

La misma voz que llenó de ira a Carlitos volvió a aparecer, ensuciando sus oídos con crueles palabras.

Carlitos cruzó la reja de la cuna, moviendo la colchoneta e inquietando al bebé.

El llanto del recién nacido se hizo presente, pero muy inteligente Carlitos activó el móvil que hizo irradiar sonrisas al pequeño.

-Hola bebé, soy tu hermano mayor. ¿Quieres jugar? -dijo Carlitos

El bebé, entretenido por las luces de su juguete, sonreía y retozaba.

Con un movimiento sagaz, Carlitos perforó con todo su coraje las manitas del bebé. Tanta fue su rabia que sin dedos dejó al infante.

El niño lloraba, el dolor era insoportable que le hizo emitir llantos y gritos al infante. Pero con los peluches que tenía en la cuna, Carlitos le tapaba la boca.

En su cruel frenesí masacró al recién nacido. La cuna se tiñó de rojo... Carlitos se divertía.

Las vísceras y miembros eran un entretenimiento para él.

El trágico suceso no fue percibido, hasta que su abuela quiso ir a despedirse de sus encantadores nietos ... al no encontrar a Carlitos en su habitación se dirigió al cuarto del bebe.

Al encender la luz vio un charco de sangre de la cuna que estaba cubierta con un edredón de pequeños osítos bañado de carmín.

El grito de la abuela alertó a los demás y todos se dirigieron a la habitación.

No podían creer lo que sus ojos les hacían ver.

Carlitos, con su macabra sonrisa, cual si hubiese recibido un juguete más, decía:

"Mira, papá... Mamá... ¡Desarmé a mi hermanito!"

Atte: Mich

Advertisement