FANDOM


825-0

El olor afilado de sangre le pellizcaba la nariz y lo más desagradable era aquel cuerpo delgado que ya no se movía. Su último aliento ya se había disuelto en el aire hacía varios minutos, mientras que el espeso color rojo se extendía lentamente por el suelo. 

Todo había sucedido tan rápido: 

Había intentado mentir, hacerle una falta y cuando las cosas empeoraron en una pequeña discusión, un tirón en su brazo había cambiado el curso de sus vidas. La pérdida de estabilidad, el borde de los muebles y finalmente el silencio. No fue mi culpa, pensó Jason, ¡fue un terrible incidente! Estaba parado de pie delante del cadáver de esa niña, sin aliento, y los únicos testigos del incidente fueron los títeres que construyó y que estaban rodeándolo. En la tienda sólo estaba él y el cadáver. Cuando la sangre de Jason empezó a circular de nuevo, comprendió que debía encontrar una solución y no podía quedarse allí sin hacer nada. Pero la situación era demasiado complicada. 

— “Me van a poner detrás de las rejas y a tirar la llave" — se puso desesperado, — "yo ... ¡yo no soy un asesino! ¡Sólo quería reñirla, ella me engañó con la cosa de la marioneta defectuosa por tener una nueva a cambio!” — Hizo un pequeño giro y miró hacia el cadáver, pero esta vez lanzó una mirada acusadora: —“¡Fue tu culpa!" — Gritó enfurecido —"¡Tú hiciste suceder todo esto!” 

Decidió ocultar el accidente y lo primero que hizo fue cerrar la tienda para no hacer entrar a otra persona. Llevó a la niña a el taller, donde creó los juguetes que todos aclamaron como obras de arte, y la puso en la mesa de trabajo. En esa habitación había un olor agudo a pintura, pero no era suficiente para cubrir ni el olor de la sangre ni el horror que iba a suceder a continuación. Jason puso las manos sobre su cabeza, cavando los dedos entre su oscura melena caoba y se apresuró para encontrar una solución. Su mirada se detuvo en un títere en forma de serpiente tendido en el suelo. Fue una de sus primeras creaciones y después de ese accidente inusual, como por arte de magia todo estaba claro para él. No tenía de que preocuparse. Cogió la sierra de mano y se acercó al cuerpo. Utilizaba ese objeto para cortar piezas de madera que necesitaba para crear algunos juguetes, pero no ese día. Jason respiró hondo, su cuerpo temblaba y su corazón latía tan rápido que le hacía sentir dolor. Levantó la sierra de mano y cerró los ojos, negándose a ver el horror que iba a suceder. 

Cuatro horas más tarde, la serpiente púrpura todavía estaba tendida en el suelo, pero se puso más inflado. Jason estaba sentado en una silla, en silencio, frente a la mesa empapada de sangre. Las lágrimas pararon de derramarse de su rostro cuando logró detener la lucha contra la sensación de enfermedad. En ese momento se quedó aturdido y sus grandes ojos color pardo parecían ennegrecidos y cortados. El cadáver había desaparecido, yacía en la boca de la serpiente y, junto con ella, el último pedazo de humanidad de Jason. 

— "¿Cómo podría suceder algo como esto? ¿Cómo llegué a este punto? "— Y la respuesta tenía un nombre: Amelia. 

Oh, Amelia, su amiga de la infancia. ¡La única! Porque antes de su llegada, Jason siempre había sido un niño encerrado en su silencio. Encerrado en su propio mundo. Sus padres eran estrictos, querían verlo estudiando todo el día y en la casa donde vivía los juguetes estaban prohibidos. Mamá y papá no eran malas personas, él sabía que lo amaban pero no eran capaces de mostrar su afecto. Como todos los padres, querían que su hijo fuera perfecto y con un futuro brillante, pero toda esa presión era demasiado para un niño de 9 años. En cuanto a Jason, hizo todo lo posible para que se sintieran orgullosos de él: 

Era un estudiante modelo en la escuela y obediente. A pesar de su gran dedicación, nunca había sido suficiente. Incluso si no podía tener juguetes en casa, Jason había construido algunas figuritas de madera que guardaba en el jardín de la escuela. Lejos del alcance de sus padres, podía jugar con ellos sin ser castigado. Los mantuvo ocultos bajo tierra, como un tesoro inestimable, hasta el día en que una niña llamada Amelia lo notó. 

A decir verdad, el maestro siempre le pedía a Amelia que vaya a él. Ella era una niña brillante y amistosa, mientras que él era tímido y más tímido. Cada intento de hacerle acercarse a otros niños fracasó y con el tiempo sus compañeros empezaron a burlarse de él. Ese profesor sólo quería ayudar a Jason y lo hizo, pero sacrificando a Amelia. Jason no era débil, por el contrario, era un perfecto manipulador y maestro del engaño. Era como un lobo escondido detrás de la máscara del cordero, sin embargo, se aferró a la pequeña Amelia. Él nunca le hizo ningún daño, en realidad, él quería ser un buen amigo y protegerla. ¿Podría esto ser considerado como una relación normal? ¿Una amistad agradable entre niños? Absolutamente no. 

Tal vez, lo que el mismo Jason no podía entender, era que la falta de relación con sus padres creó una adicción afectiva severa. Siempre quiso ser de primordial importancia para Amelia, le gustaba decir que era el único amigo que necesitaba y la hizo sentirse insegura. Jason no estaba buscando amor y tal vez ni siquiera el afecto, pero quería ser elogiado. Quería ser importante para alguien y esto lo hacía sentir ... vivo. Él sentía que existía y fue genial. Quería sentirlo una y otra vez, así que hizo que Amelia creyera que el mundo era un lugar lleno de gente mala y si alguien alguna vez se atrevía a interferir, pagaría por ello. La adicción afectiva y las manipulaciones a menudo hacían que Jason hiciera cosas malas; 

Al igual que con Lucy, la amiga de Amelia, que quería ir primero al columpio y la empujó tan rápido que se cayó, causándole una muñeca rota. O Jonathan, que siempre le pidió a Amelia lápices de colores, cuando lo empujaron por las escaleras de la escuela. Jason lo empujó cuando le daba la espalda, como un cobarde, porque sabía que nadie lo culparía. También ese niño, como cualquier otro intruso, después de esos incidentes incómodos de repente se detuvo para hablar con Amelia.

Cuanto más crecía, más peligroso y malvado actuaba, obviamente sin disminuir los actos anteriores. Mientras tanto, la pobre e ingenua Amelia, aturdida por la amabilidad de Jason y sus hermosas palabras, parecía descuidarse de esos incidentes incómodos que ocurrían alrededor de los dos. O tal vez, en otras palabras, ella no quería verlo. 


Una vez que hubo crecido, Jason había decidido abrir una tienda de juguetes y sus padres lo expulsaron de la casa debido a esa decisión. 

¡Qué decepción! Después de años de duro trabajo al final su hijo había elegido un trabajo tan estúpido y vergonzoso. 

En contraste con lo que imaginaban, Jason estaba feliz y se convirtió en un talentoso fabricante de juguetes. No le faltaba fantasía, gente de todas las edades compraba sus creaciones y, además, tenía a su fiel amiga a su lado. Habría sido maravilloso si la historia hubiera terminado aquí, pero el mundo perfecto que Jason construyó no duraría mucho tiempo. 

Como todas las tardes, Amelia visitó a su amigo cuando la tienda cerró. Jason tuvo que arreglar el caos hecho por esos estúpidos niños, así que se quitó su chaleco beige para sentirse más cómodo y también quitó las mangas de su camisa blanca. Amelia miró a su alrededor y dio una sonrisa nostálgica; 

— "Piénsalo, Jason. Comenzaste de una estatuilla de madera hasta el punto de poder hacer todo esto. ¿Eres feliz, no es así?” 

— "Podría decir que sí, aunque empiezo a odiar a los niños", respondió — "Estropean todo lo que tocan". 

— "¡Acostúmbrate, son tus clientes más fieles!" — Se burló de él, mientras el hombre se reía. 

— "Lo sé, pero son torpes. — Amelia no respondió, pero por su sonrisa divertida no fue difícil decir que estaba de acuerdo con él — "Decidí convertirme en un fabricante de juguetes porque me gustaba dar forma a mi fantasía ... porque tú fuiste la primera en decirme eso" 

— "Eras bueno en la creación de figuras de madera, así que te sugerí que te convirtieras en un fabricante de juguetes o algo así. Me alegro de que me hayas escuchado". 

— "Los buenos amigos hacen eso" — respondió el fabricante de juguetes — "Y para convertirlo en realidad, a veces hay que hacer algunas cosas" — Amelia se quedó perpleja ante su amigo 

— "¿Qué quieres decir?"— Jason se encogió de hombros y la miró sonriendo: 

— "¿Recuerdas la carta rosa?" 

¡Oh, por supuesto que Amelia lo recordaba! Fue uno de los días más desagradables de su vida. Cuando tenía 15 años, Amelia se enamoró de un chico de la clase junto a la suya. Ella no tuvo el coraje de confesar sus sentimientos y obviamente Jason la asustó como de costumbre. 

— "Si la gente descubre tus debilidades, es el final. No creo que sea una buena idea" — había dicho, pero la amiga de Amelia no estuvo de acuerdo con ello. Ella animó a Amelia, le sugirió que le escribiera una carta y entonces ella se la entregaría. 

La carta había desaparecido de la mochila de Amelia y fue colocada en el tablero en la clase del niño que le gustaba. Vio que la carta se pasaba de mano en mano por los muchachos, leyéndo con tono despectivo su confesión. Oyó las risa, las bromas no tan divertidas, pero el nombre en la firma que gritaban no era el suyo ... fue el de su amiga quien la alentó. Se burlaron de ella todo el año escolar y al final decidió cambiarse de escuela. Amelia nunca la volvió a ver. Ella pensó que actuó como un cobarde haciendo eso y sin embargo Jason lo hizo. 

— "¿Cómo pudiste hacerme eso? ¿Por qué?" — Su voz salió con esfuerzo. 

— "Te protegí. Como siempre he hecho" — en el rostro de Jason no había un pequeño rastro de arrepentimiento. 

— "¡Eso no significa proteger a alguien!" — Amelia estaba enojada, pero lo que realmente la puso nerviosa fue la actitud superficial de su amigo — "No te perdonaré por eso, Jason" — Rápidamente salió de la tienda y cerró la puerta con toda su fuerza. Jason la siguió, pero no hizo otro paso cuando llegó a la entrada principal. 

— "¿Enserio estás enojada?" — Obviamente su amiga no respondió y se fue directamente a casa. Estaba tan enojada que a quienquiera que se le ocurriera interponerse los pisaría como un tren sin frenos. Sin embargo, una vez que llegó a casa, se encerró en su propia habitación y comenzó a llorar. Amelia lloró no sólo por esa carta, sino por toda la gente que Jason apartó de ella. Era como despertar repentinamente de un largo sueño. Durante años no le importó, porque tenía miedo de perderlo y no podía entender la razón. Tal vez porque era una tonta o disfrutaba de la sensación de importancia primordial en aquellas raras ocasiones en las que Jason la felicitaba. Ella había dejado a todos esos amigos creyendo que eran hipócritas, ¡pero el único que realmente debería haber desaparecido de su vida era el magnífico e inocente Jason! 

860


Por otro lado, el fabricante de juguetes se quedó en su tienda y después de terminar sus asuntos, cerró su pequeño taller. Colocó las sábanas en el sofá y se acostó. Según la impresión de un extraño, su actitud no era la mejor de todas, sin embargo, actuaba como un verdadero maldito bagaje, pero en realidad estaba muy arrepentido de que Amelia estuviera tan enfadada con él. Al día siguiente, cuando su amiga volviera a visitarlo, decidió que trataría de calmarla. Contrariamente a lo que esperaba, al día siguiente Amelia no apareció en la tienda, al igual que el día siguiente y al siguiente de ese. 

Un mes después, Jason no tenía noticias de su amiga. El orgullo le impidió ir a tocar la campana de su casa, pero todo ese tiempo le ayudó a pensar en una manera de ser perdonado. Todavía no estaba seguro de ser perdonado por lo que había hecho. No lograba entenderlo, pero conocía a Amelia perfectamente y no necesitaba nada más para hacerla olvidar su ira. Un juguete sería suficiente, pero Jason había hecho algo muy especial: una caja de música. No la compró, la hizo con sus propias manos y después de que terminó con su arduo trabajo, sus manos estaban llenas de heridas y piezas de madera. Pero no fue la única sorpresa. La parte más importante de ese regalo, el más precioso de todos, era una pequeña marioneta que se le asemejaba de una manera asombrosa, escondida dentro de la caja de música. 

¡Una sorpresa contenida dentro de otra sorpresa! 

La marioneta era tan grande como la palma de su mano, vestía como Jason, tenía el mismo color de pelo y dos botones negros utilizados como ojos. 

— "¡No es tan guapo como el original, pero a ella le va a gustar!"— Su esperanza estaba almacenada dentro de ese títere, pero también un profundo miedo y la angustia obsesionaban a Jason. 

Sólo quería que alguien en su vida lo apreciara y que no necesitara nada más que su compañía. Quería ser mimado, alguien que importara, porque era tan hermoso sentir que alguien necesitaba su ayuda. 

Como en la discusión anterior, cuando Jason se sentía existir y no un objeto. Esa marioneta debería haber sido una especie de encanto de suerte para él, pero después de lo que él creó para ella todo comenzó a ir mal. Para Jason, esto fue sólo el comienzo. 

Tres días después de crear sus dos regalos, Jason no logró salir de su habitación de creaciones. Era lunes y la gente esperaba delante de la tienda, preguntándose por qué no se había abierto todavía. Jason no se sentía bien. Tenía un terrible dolor de cabeza y los pies fríos. De todos modos, él no quería esperar más, así que salió por la parte trasera de la tienda y fue a la casa de Amelia, sacrificando su doloroso cuerpo. Cuando llamó a su puerta, pensó que vería su rostro, con sus cabellos chocolates y sus ojos azules, pero se enfrentó a su madre y su mirada le dio la impresión de una feliz visita. Jason se aclaró la voz. 

— "Buenos días, señora. Está ..." — y en ese mismo momento, Amelia caminó hacia la puerta y se detuvo al lado de su madre —"Hola, Amelia" — Ella miró hacia abajo y sus mejillas se pusieron rojas. 

— "Hola ..." 

—"¿Por qué vienes aquí? — preguntó su madre interrumpiendo aquel silencio vergonzoso. Los labios de Jason se convirtieron en una sonrisa y mostró su preciosa caja de música. 

—"Te traje este regalo. ¡Lo construí con mis propias manos y dentro de él hay otra sorpresa!" — Por un breve momento, los ojos de Amelia brillaron, no estaba segura de aceptar el regalo de Jason y estaba casi convencida de perdonarle ... pero esa sonrisa suya no engañó a su madre. Nunca lo hizo, ni siquiera cuando Jason era sólo un niño inocente. Siempre pensó que su actitud era incómoda desde el día en que ocurrió ese pequeño incidente. 

Recordó que iba a hacer los refrigerios y la pequeña Amelia la siguió para darle una mano. Mientras tanto, Jason se quedó solo con el canario de su hija. Era su primera mascota y Amelia se encariñó con ella. Entonces apareció Jason y dijo que el canario ya no se movía. Los tres fueron al salón y la pobre Amelia empezó a llorar. Mientras Jason estaba a su lado, él le acarició la espalda y le dijo que no se preocupara, que todo iba a estar bien. En esa frase no había nada malo, Jason sólo quería consolar a Amelia, pero su madre no ignoró esa sonrisa casi invisible. Muchas veces ella le dijo a su hija que había algo mal con él, la niña siempre se negó a escucharla, pero su paciencia se había ido. 

— "Amelia no quiere ser tu amiga, Jason. Y tal vez sea mejor de esta manera, confía en mí " 

Jason levantó las cejas. 

— "¿Qué?" — Preguntó sorprendido, entonces él la miró — "Pero ... ¿Por qué? Siempre he estado a tu lado, siempre puedes contar conmigo" — dijo, pero Amelia seguía mirando hacia abajo como un perro golpeado —."¡Hice este regalo para ti, por favor!" — Jason le dio la caja de música a Amelia, pero ella la rechazó casi a regañadientes. 

Ese gesto se sintió como un agarre doloroso en su corazón. Un dolor horroroso que le hizo perder la estabilidad. 

— "¿Estás bien?" — Amelia notó su reacción y finalmente lo miró a los ojos. 

— "¿Cómo ... cómo puedo estar bien?" — Jason respiró con dificultad — "Siempre he estado a tu lado, aún con todas esas cosas que he hecho y tú consideras imperdonable. Y ahora me haces esto" — dijo — "¿Qué es? ¿Un castigo? ¿venganza? Ya no me importa" — cogió fuerza y ​​miró a Amelia — "pensé que eras una persona inteligente, aparentemente este fue el único error que cometí" — Satisfecho con los ojos llorosos de su amiga, Jason se dio la vuelta y regresó a su tienda.

Durante varias semanas Jason ya no fue el mismo. Su ira era mucha y sus condiciones de salud empeoraban. Sólo quería seguir con su vida, pero entonces ocurrió el incidente con esa niña. Sentado en esa silla, mirando el espacio en blanco y con las manos derramando sangre, Jason sintió que algo en él cambiaba para siempre. Ya no sentía nada y su cuerpo estaba cambiando. No dejó que la depresión tomara el control y no estaba triste. Ya no le gustaba esa realidad. Mientras él estaba ocupado pensando en salir de esa pequeña ciudad, oyó la voz de Amelia llamando su nombre fuera de la tienda. No reaccionó exageradamente ni tampoco movió la cola como un perro, sólo pensó en refrescarse y sin vacilar le abrió la puerta. Amelia inmediatamente notó su rostro sin emoción y después de permanecer en silencio por un momento, fue la primera en hablar. 

7DB

— "¿Puedo entrar?" 

Jason se movió en silencio, dejó que pasara y cerró la puerta, dejando al descubierto el rótulo "CERRADO". 

— "Siento molestarte, solo quería saber cómo te sientes. Creo que debemos hablar" — Amelia sabía que había algo extraño en Jason, pero no sólo eso ... también había un olor incómodo en el aire. 

— "No hay nada más que decir y honestamente este no es un buen momento para mí" 

— "¿Estás bien? Estás sudando" — preguntó. Jason miró a su alrededor sintiéndose como un pez fuera del agua y Amelia puso su mano en su hombro — "Dime qué pasa contigo. ¿Te sientes mal?". 

Respiró hondo. 

— "Yo ... maté a una niña pequeña" 

Abrió los ojos y lentamente, abrumada, separó su mano de Jason. 

— "Juro que fue sólo un incidente, no quiero ir a la cárcel. Por esto y ... yo ...". 

— "Sigue" — en realidad tenía miedo de lo que iba a escuchar a continuación, pero la tartamudez de Jason hizo espacio para la imaginación y fue aún peor. 

— "Corté el cadáver en trozos y lo escondí dentro de un títere" — Tal vez sí, era mejor no dar cabida a la imaginación y no escuchar las horribles palabras que salían de la boca de Jason. ¿Era realmente capaz de hacer tal cosa? No era inocente, lo sabía muy bien, pero nunca se imaginó que Jason sería capaz de matar. Uno debía mantener la calma en estas situaciones y sólo había una solución. 

— "Jason, debes entregarte" — El fabricante de juguetes, que hasta ese momento parecía un ratón atrapado, llevó las manos a sus sienes y miró a Amelia. Su mirada la sorprendió, lucía como si de repente le hubieran apuñalado por la espalda. 

— "¿De verdad quieres que confiese el incidente? ¡Sabes bien como va a terminar!". 

— "Tienes que intentarlo, Jason. No puedes actuar como si nada hubiera pasado. ¡Comenzarán a buscarla y tarde o temprano la encontrarán!". 

— "¡No puedo hacerlo, Amelia!" — Gruñó. 

— "¡Bien, entonces voy a hacerlo por ti!"— Jason se quedó en silencio inmediatamente y miró como ensanchaba los ojos con asombro. 

— "¿Tienes el valor de hacerme algo así a mí?". 

— "Es por tu propio bien". 

Se rió histéricamente. 

— "¡No me hagas reír! ¡Siempre has sido estúpida!" 

Comenzó a acercarse y Amelia se corrió hacia atrás. 

— "¿Sabes? Siempre he tratado de hacerte una mejor persona, pero he entendido que no eres digna. Te sugiero que no me provoques con tus tonterías ". 

— "¿Crees que no lo voy a hacer? ¡Solo mírame!" — dio la vuelta, dispuesta a dirigirse a la salida, pero obviamente Jason la detuvo cogiéndola por su pelo. 

Ambos comenzaron una pelea y Amelia se dio cuenta de que si Jason había matado una vez, entonces lo haría de nuevo. Temía que ella fuera la siguiente, de hecho, sería la siguiente. Ella debería haber actuado de manera diferente y quizás haber pretendido apoyarlo, pero como otras veces, había tomado la decisión equivocada. Jason tenía razón, era realmente estúpida, siempre lo había sido o tal vez él la hizo sentirse inferior tantas veces que ella pensaba que lo era. ¿Quién sabe? Para protegerse Amelia logró robar un destornillador del balcón, pero no tenía la oportunidad de usarlo todavía. No podía hacer nada contra el cuerpo de Jason y cuando éste la golpeó contra la pared, el impacto fue tan violento que la fuerza de Amelia se agotó inmediatamente. Cayó al suelo y su cabeza empezó a doler terriblemente ... pero Jason se detuvo. Miró hacia arriba y vio el destornillador atorado en el corazón del fabricante de juguetes. Estaba parado y parecía abrumado por el objeto atorado, mientras la mancha de sangre se hacía más grande en su chaleco. 

— "¡Maldita p*ta!" — Agarró el destornillador y lo tiró, arrojandolo violentamente al suelo. 

Luego se secó el sudor de su frente. 

— "¡No fue muy amable de tu parte, Amelia!" — Entonces se acercó a ella y le dio una patada en el rostro. El impacto la aturdió, pero no lo suficiente para hacerla desmayarse y ella se reclinó — "Siento que todo terminara así, mi querida Amelia" — entonces se rió — "No, sólo bromeaba. Para ser honesto, no me importa" — la vista de la chica estaba ligeramente borrosa, pero el objeto que el fabricante de juguetes tenía era fácilmente inconfundible: una sierra de mano. Sabía que había llegado la hora de morir, y sus ojos comenzaron a llorar. ¿Sufriría mucho? ¿Cuánto tiempo le llevaría a morir? ¿Estaría muerta por la pérdida de sangre o por el dolor? A pesar del terror que sentía, Amelia decidió huir, pero su cuerpo era demasiado lento. Ella se movió de manera torpe sobre su costado, pero Jason se subió a su hombro y lo dislocó. Los ojos cansados ​miraban al fabricante de juguetes y lo veían acariciar con el dedo los dientes de hierro del objeto. Podía jurar que estaba disfrutando del momento antes de que comenzara la masacre, pero luego notó que Jason bajó la sierra de mano y suspiró. 

— "Hay muchas cosas que son incomprensibles para los humanos. Algunos pueden ser y otros no. Creemos que conocemos todos los secretos del mundo en que vivimos, pero la verdad es que no sabemos nada". 

— "¿Qué ... qué estás diciendo?" — preguntó, incluso si aquella acción era realmente difícil de comprender. 

Jason se molestó y desistió, sacudiendo la cabeza 

— "Eres muy ingenua, no lo entiendes" — y lentamente comenzó a apartarse de ella — "No necesitas un deseo estúpido sobre una estrella para hacer tu deseo realidad. Cuando es realmente intenso, somos los que hacemos posibles las cosas imposibles" — Tal vez fue algún golpe que la hizo alucinar, pero después de que Jason hablara, la pared detrás de él se empezó a inflar. El muro se desmoronó y una puerta azul con una perilla dorada salió — "No sé por qué, pero esta muñeca se convirtió en mi corazón" — Jason tenía la caja de música abierta en sus manos, y lo miró con una expresión más confusa — "El único lugar en el que puedo guardarlo es dentro de la caja de música, pero esto estaba destinado a ser un regalo y quiero darlo de todos modos a alguien que tomará su lugar. Alguien más listo y que pueda enfrentarse a mí: un elegido". 

D7C


— "Nadie ..." — Ya cansada, Amelia susurró — "¡Nadie querrá un monstruo como tú!" — Jason, que entretanto abrió la puerta azul, dio la vuelta a la muchacha y sonrió. 

— "Mi nombre es Jason y significa «el que sana» ¿Sabías? Por supuesto que no" — su expresión era arrogante— "Alguien te reemplazará, y si no van a ser capaces de entender mis buenas intenciones, entonces voy a arreglarlos. Después de todo, un juguete roto siempre se puede arreglar ". 

— "¿Qué? ¡Estás loco! La gente no es como tus estúpidos títeres" — Amelia gritó — "¿A dónde vas? ¡Tú... Tú no vas a llegar lejos! ". 

— "No estoy huyendo, idiota, pero no te preocupes. Vuelvo enseguida" — El cuerpo de Amelia tembló mirando esa sonrisa falsa y se sintió impotente cuando lo vio desaparecer detrás de la puerta. 

La madera se arrugó sobre sí misma, las virutas se convirtieron en pequeños pedazos en el suelo y la pared estaba intacta de nuevo como si nada hubiera estado allí. 

Amelia pasó el resto de su vida creyendo que Jason volvería en cualquier momento para hacerle daño, pero la verdad es que Jason decidió ahorrarle la vida. Ni siquiera se dio cuenta de lo afortunada que había sido, porque nadie más después de ella habría visto su misericordia ... como esas muñecas de cera, de todas las edades, que empezaban a llenarse cada vez más en la terrible sala de juegos. Y esos títeres, que fueron capaces de cobrar vida, los únicos testigos silenciosos en el espléndido pero horrible mundo de Jason el fabricante de juguetes. 

E37
F6B