FANDOM


En un bonito día de mi hermosa vida, sin problemas, tuve una pesadilla donde un payaso aparecía y me torturaba hasta matarme. Primero me sacaba los ojos, la nariz y las orejas, luego me abría y me sacaba la piel y los intestinos. Cada vez que me despierto, tengo alguna lastimadura y aumenta más mi miedo a los payasos; pero mi locura hacia ellos debe terminar algún día. Y ese día va a ser hoy... Desde esa pesadilla no he dormido y creo tener visiones.

Al acostarme a dormir, mis planes eran entrar a mis sueños, matar al maldito payaso e irme, pero no había pensado en las fallas. Como pensé, es mi sueño; yo controlo mi mente.

La falla estaba en que "es mi sueño y el payaso controla mi mente".

Me dormí y volví a ver al payaso, pero esta vez corrí lejos de él. A donde vaya, él estaba. Intenté imaginar en mis sueños alguna cosa que me salvara la vida, pero ya no era dueño de mi mente; ya no podía ni pensar en vivir. Después de lo que creo fueron horas de correr, el payaso desapareció para pestañar y ver que ya me había atrapado.

Nunca supe en qué momento pasó lo que pasó.

Después de terminar el sueño, me desperté sin mi brazo derecho. Esta carta manchada de sangre es para que sepan por qué mi actitud ha cambiado, la falta de sueño me saco mi humor, belleza y amigabilidad. Ya no era el mismo; yo ya había cambiado.

Ahora me dedico a ser payaso, pues ese sueño me ha enseñado algo y es que los payasos dan risa por lo desquiciados que están, dentro de cada payaso hay un alma infeliz que solo sacia su infelicidad con la risa de los demás…
Sueño 2
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.