FANDOM


==2 de noviembre de 2015  19:43 p.m. Afueras de Maine==

Jack iba manejando su camioneta por un sendero entre la hierba, había ido al pueblo local a recoger un pedido que su jefe ordenó hace una semana. El escuchaba las noticias locales para entretenerse por el camino a la granja en la que trabajaba.

Sólo escuchaba acerca de las extrañas muertes y desapariciones que ocurrían en los alrededores, una casa que fue quemada hace 2 días, el cadáver de una muchachita degollada, un tiroteo, etc.

El se imaginaba el dolor de las personas que perdieron algún ser querido en esas tragedias, lo podía sentir perfectamente ya que el perdió a su hermana menor hace 2 años.

==13 de febrero de 2013 16:46 p.m. -Salón de fiestas Myers & Co.,Maine-==

Ese día, Jack y su familia estaban celebrando el cumpleaños de Amy en el salón de fiestas local, Amy apenas tenía 9 años, su fiesta iba de maravilla, el pastel, el confeti, las decoraciones, la niña estaba llena de felicidad y jugaba con los otros niños como sí nada.

Jack vigilaba a los pequeños mocosos ir corriendo a un lado y luego al otro, le parecía algo aburrido, aumentado a que una semana antes cortó la relación que tenía con su pareja. El simplemente estaba molesto con el ruido, las luces multicolor y los gritos y risas de los niños, quería que esa fiesta finalizara para irse a descansar a casa. Todo cambió desde que vio al payaso contratado para amenizar el evento.

Sus padres consiguieron al Sr. Risas, un payaso que se anunciaba como el "Más divertido de Maine", "El ídolo de las fiestas infantiles" y demás mierda de esé tipo.

El aspecto del Sr. Risas era muy colorido: un traje blanco con lunares de diferentes colores, un corbatín negro en su cuello, el típico maquillaje de un payaso genérico y un peinado calvo en el centro, con una coronilla de cabello rojo.

El payaso, al notar la mirada de Jack, volteó a verlo y sonrió para después acercarse deprisa a donde estaba.

- Hola amiguito - Dijo - ¿Cuántos años tienes?-

- Diecisiete - Respondió Jack, algo molesto

- ¿Cuál es tu nombre? - Volvió a preguntar el payaso.

- Jack - respondió.

- Muy bien Jack - Dijo el Sr. Risas - Te prometo que esta será la mejor fiesta a la que hayas ido nunca -.

El payaso se alejó para seguir jugando con los niños. Jack estaba algo extrañado con la actitud del tipo, no sabía que, pero algo andaba mal.

Pasaron las horas, los niños jugaban mientras el Sr. Risas cantaba e inflaba globos. Llegó la hora de partir la tarta y todos los pequeños se encontraban amontonados enfrente de la mesa donde se situaba el pastel.

Jack también se acercó junto a Amy, no quería que algún bastardo la estrellara contra el postre. Ahí fue cuando volvió a ver la siniestra expresión sel payaso, sus ojos estaban blancos, sin vida. Sus afilados dientes sonreían de forma macabra.

Jack se asustó, el Sr. Risas lo notó y se abalanzó contra un niño, mordiendo su cuello.

Todos los padres estaban aterrorizados, el Sr. Risas terminó de atacar al niño y se lanzó hacia un tipo del staff del salón para despedazar su torso con las garras afiladas que tenía en sus guantes.

Jack reaccionó y agarró un extintor y golpeó al horrible payaso en la cara. El Sr. Risas soltó un zarpazo en la cara de Jack, dejando una herida en su mejilla.

Jack cayó al piso y gritaba de dolor, sólo escuchaba los gritos de los niños y algunos padres hasta quedar inconsciente.

Despertó varias horas después, recostado en la camilla de un hospital, tenía gran parte de la cara llena de vendas manchadas de un oscuro líquido carmesí.

Se levantó y corrió al pasillo, una enfermera intentó detenerlo pero no pudo.

Corrió hasta encontrar a sus padres en la sala de espera.

- ¡Papá! ¡Máma! - gritó

- ¡Jack! - respondió su madre, corriendo a abrazarlo.

- ¿Dónde está Amy? - preguntó.

- Jack...tenemos algo que decirte...- Dijo su padre de forma seria

- ¿Qué ocurre? ¿Algo anda mal?- Dijo Jack extrañado

- Ella...bueno...- Trató de decir su madre

- ¡Díganme! - gritó nervioso

- El se la llevó...-

==2 de noviembre de 2015 20:28 p.m. Granja Baker==

Aquellas palabras aún resuenan en la mente de Jack, el simplemente no puede superar el dolor que le causó la muerte de su hermanita. Cada vez que mira los retratos,los animales de peluche, la recámara en sí. La recuerda, y con eso, el dolor regresa.

Jack al fin llegó al portón de acero de la granja de su jefe, el señor Wilson Baker. Este tipo trataba muy bien a Jack por ser uno de los mejores trabajadores de su terreno. Jack tenía el puesto de ir y venir a entregar y recibir pedidos pero aún así trabajaba en cualquier puesto.

El sonó el claxon de su camioneta para avisar de su llegada, el portero Jhonny fue a abrir la pesada puerta.

- Mucho gusto verte Jack ¿Qué te trae por aquí? -

- El señor Wilson me mandó a recoger un pedido a la carpintería-

- Vale Jack, puedes pasar-

Jhonny abrió la puerta y Jack avanzó.

El aparcó la camioneta y se bajó de ella,tomó las herramientas y fue rumbo al granero.

Una vez llegó, tocó el timbre, Sam abrió la puerta.

- Ey Jack ¿Trajiste las herramientas? -

- Si Sam - dijo Jack - ¿Las voy a dejar al taller?

- Lo siento Jack - respondió Sam - El señor Wilson no quiere que nadie entre al taller -

- ¿Se puede saber por qué? - preguntó Jack

- A mí me dijo que ocurrió un cortocircuito en el lugar, es lo único que sé - Contestó Sam - Si quieres dejame las herramientas aquí y cuando se solucione este lío las regreso al taller-

- Está bien - Dijo Jack - Aquí te las dejo -

- Ok Jack,puedes irte a casa-

Jack regresó todo el camino pensando en el porque no pudo entrar al taller, ya había caído la noche y todo estaba en penumbras.

Encendió la radio en la estación de las noticias para escuchar más muertes y desapariciones.

Jack llegó a su casa,sus padres ya se habían dormido, desde hace dos años no le ponen atención, salvo cuando necesitan dinero o alguna reparación en el hogar.

Jack sube a su cuarto,se quita la ropa y se pone la pijama. Finalmente apaga la luz y se va a dormir.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.