FANDOM


Tu cuerpo... –le dije días después, ante su asombro, en aquella cama de toscas sábanas.-...irá a la mesa de disección.

"Te abrirán el cerebro y manos inexpertas de estudiantes hurgarán en tu vientre. Yo no reclamaré tu cadáver para darle sepultura, y ellos entonces se llevarán a sus casas un pedazo de tus senos o un trozo de tu lengua, lo pondrán en un frasco de formol, y después de los exámenes, cuando ya no les sea necesario, lo tirarán una noche envuelto en papeles de diarios, en el basural...

"Te pondrán, mañana o pasado, junto a otros cadáveres de hombres mugrientos y sin nombre, algunos putrefactos ya, cansados en la espera de su individualización. Y mostrarás sin que nadie se conmueva, tu piel infectada de abscesos por la jeringa apresurada, ese mismo cuerpo que meses antes hacía deleitarse las pupilas de los hombres a tu paso.

"Te abrirán con filoso bisturí desde la garganta hasta el pubis y te arrancarán el corazón entre bromas y risas de estudiantes de dieciocho años... Y como si esto que te digo y aquello no fuera suficiente, cuando estés toda cortada, y cuando de lo que quede de ti empiece a pudrirse, llegará el Can Cerbero de aquel tétrico palacio y limpiará tus huesos, los pondrá al sol y los venderá junto con otros a los que ingresen a la Facultad.

"Yo compraré uno, te lo prometo; quizá sea tu pelvis o tu cráneo, puede que sea una tibia... y en las noches que esté triste, que llueva y haga frío, lo pondré frente a mí, al lado de la estufa para tener ocasión de maldecirte... ¡Y cómo reiré entonces, al contemplarte!"