FANDOM


Esta historia es sobre un joven huérfano llamado Víctor. Antes de estos sucesos el joven había estado internado en coma, y poco después de despertarse perdió la memoria. Al parecer los expertos dijeron que su mente había entrado en regresión por unas experiencias tremenda mente traumatizántes que había experimentado antes de salir del internado en el que vivía, cuando estaba en el hospital, los que serían sus futuros padres iban a verle, ya que su habitación estaba alado de la que sería su futura abuela. Después de haber sido adoptado, el internado donde él vivía cerro por un horroroso incidente que sucedieron y que sus padres adoptivos no fueron capases de explicarle.

Él era diferente a todos los jóvenes de su edad, mientras que a las demás personas les gustaban los juegos de videoconsola u otro tipo de actividades que hacían la mayoría de sus compañeros de clase a él le gustaba coleccionar marionetas.

Víctor se dedicaba a recolectar marionetas de las calles o de las juguetearías que ya no las querían, las restauraba y las colocaba en las estanterías de su cuarto. Un día, al llegar al instituto, encontró una nota dentro de su taquilla escrita con letras del periódico recortadas que decían. ”Te he estado observando y he visto que tienes una gran colección de marionetas, me gustaría obsequiarte un con mi presencia.” Víctor se extrañó por la carta tan rara que venía adjunta con el títere, pero no le tomo más importancia ya que pensó que la carta la habían escrito solo para inquietarlo. Sin fijarse mucho en el aspecto del muñeco lo metió en su mochila. Al llegar a casa los examino más detenidamente.

Era una marioneta sin caracterizaciones como un disfraz, ni ojos, ni pero ni siquiera tenía color, era como si lo hubieran acabado de como si hubiera sido cortado de un árbol y moldeado hace unas horas. Decidió colocarla junto a sus otras marionetas. Luego Víctor fue, por las 4 de la tarde, se fue a pasar la noche a casa de su tía, y su madre se quedó sola en casa, entro en su habitación para ordenarla lo mínimo, se dio cuenta de que su hijo había traído otra marioneta.

Ella se inquietó bastante al ver que el muñeco solo tenía una boca, era una sonrisa bastante tétrica y lúgubre que casi le llegaba a cubrir toda la cara, después de ordenar la habitación ella, bastante inquietada salió hacia la cocina. De repente sintió unos mareos y se sentó en un una silla de la cocina y de los mareos empezó a vomitar, regurgitaba cada vez con más fuerza que cuando se quiso dar cuenta empezaba a vomitar sangre.

La esclerótica de sus ojos se tornó de un color rojo carmín. Siguió vomitando hasta que no puedo aguantar más, así que a duras penas cogió un cuchillo de la cocina y se lo clavo en el abdomen. Después de hunas dos horas el padre de Víctor estaba llegando a su casa, de repente se alarmó por no ver las luces de la casa encendidas. Rápidamente abrió la puerta y miro si no había ningún ladrón, y si su mujer seguía bien. En esos entonces entro en la cocina y vio el horrible suceso que había pasado en ella ,justo al lado se hallaba la nuevo marioneta de Víctor, el padre con el corazón sobrecogido y horrorizado que a duras penas pudo coger el teléfono para llamar a la policía. Cuando llegaron a investigaron los sucesos del crimen; entre ellos el títere. Los detectives lo investigaron para ver si se hallaba alguna huella dactilar o una mancha de sangre, pero no encontraron nada raro pero igualmente decidieron llevárselo para investigarlo más a fondo. En eso momento el padre de Víctor lo observo algo que no había visto antes el muñeco tenía una sonrisa escalofriante pero algo que le llamo más la atención fue que tenía los ojos de un color rojizo, casi negro.

En eso momento empezó a perder la conciencia, cuando la recupero, miro a su alrededor y lo único que podía ver era el suelo inundado de sangre y en él los inspectores que habían sido gravemente acuchillados en la parte frontal de su cráneo, e incluso algunos estaba despellejados, al observar esa escena tan traumatizan-te que estallo de locura, cogió el mismo cuchillo con el que su mujer había sido apuñalada y se lo clavo en su cráneo. Aun consiente, casi empujado por una fuerza oscura, volvió a coger el cuchillo y siguió clavándoselo por todo el cráneo, hasta quedar físicamente irreconocible como ser humano. Poco después quedo tirado en el suelo ensangrentado con más de 10 personas, junto con el cuerpo de su mujer o. En esos entonces Víctor seguía en casa de su tía, pero tuvo que volver para recoger la mochila, en ella se encontraba los libros que necesitaba para hacer sus deberes.

Ya se encontraba en la puerta de su casa, al ver que solo estaba abierta la luz de la cocina, porque en ella se hallaba una ventana que daba la exterior. Se dio cuanta dela puerta estaba abierta, de repente una lagrima cayo de su rostro. Aún no había entrado pero, sin poderlo controlarlo unas lágrimas empezaron a caer de su rostro. En esos momentos lloraba sin ninguna razón, ya que aún no había cruzado la puerta, pero cuando lo hizo no puedo contener el grito de horror al ver esa imagen tan espantosa. En ese momento cayó al suelo y adopto una posición fetal, ese momento empezó a recordar todo lo que su mente había estado reprimiendo durante todo ese tiempo, lo que desencadeno esta gran agonía de recuerdos desagradables, aparte de los cuerpos despotricados que yacían en la cocina fue ver a ese muñeco, es cual le habían regalado ese mismo día. El muñeco no tenía el mismo aspecto que cuando lo trajo a casa, a este se le tornaron los ojos de color rojo oscuro, tenía una gran sonrisa que casi le cubría toda la cara y parecía tener cocida piel en la parte del torso, los pies y los brazos.

El pobre joven empezaba a darse cuenta de una cosa, el muñeco que estaba en medio de la cocina era el único objeto que estuvo en poder de su fallecido hermano llamado Miguel, cuya existencia no logro recordar hasta ese momento. Miguel vivía con él en el internado, lo único que tenía, aparte de a Víctor era a ese muñeco con el que iba a todas partes. Pero una noche Víctor noto que su hermano no estaba dormido en su cama, y que solo estaba su muñeco así que salió a ver si lo encontraba, busco cuidadosamente por todo el recinto, sin ser descubierto, pero no lo encontró. Como tenía hambre fue a la despensa, pensando que era la nevera abrió una gran puerta que le condujo a un pasadizo subterráneo. Al llegar al final abrió una pequeña puerta que accedía a una habitación en ella se encontraban tres hombres que estaban alrededor de una mesa, de esa mesa provenían gritos de un niño pequeño, al escucharlos se dio cuenta de que era su hermano Miguel pero luego cesaron repentinamente. Poco después de que se fueran ,quedo su cuerpo de atado a la mesa con correas, y se escuchaba unos gemidos leves que transmitía el dolor y la agonía que había sufrido el pobre niño en esos instantes, no se le veía el rostro porque estaba reclinada hacia el lado opuesto así que no pudo ver su estado físico.

Víctor fue corriendo hacia su hermano pero cuando lo vio empezó a gritar y a chillar de horror y se cayó de espalda, la cuenca de su ojo derecho estaba vacía y pudo apreciar perfectamente el gran agujero que había, pero no solo eso sino que además le faltaba la lengua y tenía una gran incisión en el estómago. En ese instante Miguel se alegró levemente al ver que su hermano había venido a rescatar-le, pero Víctor al verle en ese estado entro en pánico, y un miedo profundo le indujo a salir de la sala, dejando allí a su desdichado hermano, lo único que Miguel pudo ver de él fue su dorsal alejándose cada vez más y dejándolo abandonado en esa terrible situación. El ruido que Víctor había ocasionado había hecho alertar a las personas que se encontraban en el subterráneo. El miedo no le dejo mirar hacia atrás, subió las escaleras y llego a la cocina, al entrar corrió a la puerta principal, pero estaba custodiada por dos hombres. Sobrecogido por el pánico empezó a correr hacia lo que su mente llamaba un lugar seguro, porque pensó que si lo atrapaban le harían lo mismo que a su hermano.

Su ansia de salir de ahí era tan grande que se tiró por la ventana más próxima al él, en esos momentos era presa del pánico y del horror de la situación .Al tirarse por la ventana se había dislocado el hombro, pero aún tenía fuerzas para correr así qué corrió hacia las calles del pueblo para pedir ayuda, poco después solo recuerda haber perdido el conocimiento y despertar en el hospital de otra ciudad.

Luego de recobrar la conciencia Víctor, estando en la entrada de su casa, Víctor con un tono de nerviosismo le pregunto a muñeco:

-Miguel si eres tú me gustaría saber porque haces estas cosas, ¡Porque has matado a mis dos seres más queridos!- le pregunta con una voz tenue y llorosa. El muñeco no respondió y se le quedo mirando. De repente nota algo extraño en el ambiente, las paredes empezaron a tornarse poco a poco de un color rojo escarlata y en esos momentos vio cómo su madre su madre se levantó del suelo poco a poco. Al principio el joven se alegró pero lentamente su rostro se envolvió de desesperación y pánico, casi como la misma mezcla de sentimientos que habían emergido aquel día en el internado. Pero el detalle que más le horrorizó fue que el rostro de su madre había perdido los ojos y en lugar de ellos solo yacía una piel pálida que a simple vista volvía irreconocible a su madre. Poco después su padre también empezó a zarandearse en el suelo hasta levantarse completamente, en este el detalle que le volvía irreconocible era que, además de los ojos el rostro entero se le empezó a tornar pálido y sin un ápice de humanidad. Víctor se quedó paralizado de la pesadilla que estaba sufriendo y lo único que pudo hacer fue intentar escapar, pero en esta ocasión la puerta de la entrada de casa estaba cerrada.

Lo único que le quedaba era esperar que todos esos acontecimientos fueran solo una pesadilla, por lo que lo único que pudo hacer fue cerrar los ojos y cubrirse la cabeza con las manos repitiendo siempre la misma frase: -No es real, No es real, No es real, No es real- Luego se desmayó. Al levantarse se encontraba en su habitación, concreta-mente atado a su cama con unas coreas de fuerza. Luego ve llegar a su madre con una cuchara, en esos momentos Víctor seguía un poco aturdido pero en poco tiempo recobro la conciencia y empezó a gritar como un loco, cuando su madre estaba a su derecha, la miro con una cara de dolor y de locura. Su madre poco a poco le empezó a introducir la cuchara en el ojo derecho, y el solo podía gritar de dolor.

Poco después le extrajo el ojo entero, pero Víctor aún seguía consiente. Luego de que se fuera su madre en poco tiempo entro su padre con unas tijeras bastante grandes, él ya se hacía a la idea de lo que le iba a pasar-le pero de todas formas el siguió gritando frenéticamente y sin descanso pero parecía que nadie podía oírle, que nadie podía salvar-le. Su padre, uno a uno le fue cortando los dedos del pie izquierdo y luego los del derecho hasta llegar a los dedos de las manos. Al pobre joven ya no le quedaban fuerzas para seguir gritando. Luego su madre trajo un cuchillo, el cual cogió y empezó a abrirle el estómago a su hijo. En esos entonces Víctor ya había muerto, pero lo que un día fueron sus padre, y que ahora estaban siendo dominados por una fuerza diabólica, siguieron torturándole hasta que solo quedo el alejado recuerdo de lo que alguna vez pudo ser, un una persona con todas sus extremidades.

De los cuerpos de sus padres solo quedaron órganos pútridos y huesos. A la mañana siguiente fueron más policías a la casa a averiguar lo que les había pasado al resto de personas que fueron la noche anterior. Lo que encontraron en la cocina les dejo con un gran impacto en sus mentes frágiles, porque lo que sucedió allí no podía haber pasado ni en sus pesadillas más tremenda-mente horrorosas. Pero, aun después de la imagen de la primera planta no se podían imaginar lo que encontrarían en la segunda. Lo que vieron fue algo tan espantoso y extraño a la vez porque, en esa habitación, se encontraron órganos desperdigados por toda la habitación y bastantes partes óseas. Lo único, en esa sala, que quedo sin una mancha de sangre era un muñeco que estaba sentado en la cama, pero este muñeco no tenía rostro y mucho menos rasgos físicos. Decidieron que el caso no saldría a la luz por la razón de que no se encontró ninguna prueba concluyente de quien o que podría haber hecho semejante atrocidad.