FANDOM


Pinocho

Muchos disfrutamos sus películas y el cuento, pero lo cierto es que el cuento original de Pinocho fue publicado en un periódico de 1882 a 1883, y no era tan inocente como pensábamos.

El cuento fue escrito por Carlo Collodi; la historia animada está muy bien adaptada y fiel a la original (salvo por la escena de la ballena, invento de Disney) con el mismo final feliz de Pinocho siendo un niño humano. Lo curioso y que muchos no saben es que Carlo no se había propuesto hacer un cuento infantil inicialmente y le había dado otro final a su historia.

En la versión original, Pinocho es ahorcado por sus innumerables faltas y solo en versiones posteriores la historia obtendría su famoso final en el que la marioneta se convierte en un niño de verdad.

Según el extracto, “no tuvo fuerzas para decir nada más. Cerró los ojos, abrió la boca, estiró las piernas y, dando una gran sacudida, se quedó tieso”. Así, con la muerte de Pinocho ahorcado por el Zorro y el Gato en castigo por sus ambiciones, es como Carlo Collodi planeó finalizar su obra antes de que su editor lo convenciera de agregarle 20 capítulos de un tono mucho más infantil.

En otro final, Pinocho es convertido en burro, lo compra un músico que quiere hacer un nuevo tambor con la piel del burro, así que trata de ahogarlo en el mar. En ese momento, lo salva un grupo de peces para después devorarlo, por lo que termina siendo un par de huesos.

Y la versión más tenebrosa del final es la siguiente: "Hay una parte en una de las tantas películas de Pinocho donde el muñeco es perseguido por asesinos en el bosque; a lo lejos ve una casa blanca en la cual pide ayuda. En la ventana vio al hada azul, ¿verdad?, pero originalmente se trataba de algo más traumatizante. Una mujer con aspecto de muñeca de cera, con los brazos cruzados, los ojos cerrados. Ella le dijo, sin mover la boca, con una voz que parecía venir de otro mundo:

-No hay nadie aquí, todos están muertos.

Pinocho le ruega que lo deje entrar, pero la mujer le dice que está muerta, por lo que Pinocho le pregunta qué hace ahí.

A lo que ella responde:

-Espero al ataúd que venga a llevarme.