FANDOM


S MLA v O f 3414412033 112012
 

Su nombre era Morgan, era una muchacha de cabello rubio, largo, ojos celestes, su pasión era la música y su vida era la actuación.

Ella tocaba el violín y hacia música cada vez que se sentía inspirada y actuaba con ella, una de sus mejores canciones fue la de “una lagrima por cada sonrisa” y así mismo se llamó su obra.

Morgan siempre estaba escribiendo y tocando su violín, poco a poco fue apartándose de sus amigos y familiares, cada hora de su vida tocaba el violín, no comía, no dormía, sus manos estaban llenas de vejigas, ampollas y callos. Su piel era casi transparente, estaba muy blanca y sus labios muy pálidos, antes de morir sus ojos empezaron sangrar mientras tocaba su violín y poco a poco fue decayendo hasta quedar tirada en el suelo junto a su violín.

Cien años después una familia se muda a ese mismo edificio, su valor no fue mucho y eso asombró mucho a la familia, ya que el edificio era muy lujoso, tenía una arquitectura estilo gótica y era muy grande pero no les importó mucho. Jane, la hija menor escogió la habitación más grande. Jane era como la oveja negra de la familia, grosera, independiente, malcriada, etc.

Ella pertenecía a una banda “The devil’s wings” (las alas del demonio) su madre no estaba de acuerdo con eso pero su padre siempre la convencía, sus dos hermanos mayores trabajaban y vivían lejos con su propia familia cada uno. 

Un mes después de haberse mudado, la vida era normal, hasta que una noche donde los padres de Jane estaban de viaje, su banda y ella fueron al sótano a practicar; la noche estaba fría y no se escuchaba nada, era como si estuviesen abandonados en medio de la nada.

Una de las amigas de Jane encontró una especie de libro, estaba empolvado y muy desgastado, al abrirlo la primera página tenía escrito en grande “Morgan”, siguieron leyendo y encontraron muchos poemas que expresaban dolor, pena y agonía. Seguidos de ellas estaban los acordes pero en violín, Brad uno de sus amigos sabía tocar el violín pero ¿con qué lo iban a tocar?

Así que Tomas y él fueron a trabajar en la canción mientras que Jane y las demás seguían viendo el libro. Al pasar la páginas vieron unos dibujos muy aterradores, una mujer ahorcada y en grande estaba escrito “me esta matando la soledad”. Siguieron pasando las páginas y al final estaba escrito:

Octubre 06 de 1898

Ya no lo soporto, mi prometido me ha engañado con una mujerzuela, mis padres han muerto y me he quedado sola, solo tengo a mi Gabriel, mi violín, él nunca me engañará… 

Octubre 13 de 1898

¡Me habló! Mi querido Gabriel me ha hablado y me dijo que nunca me iba a dejar sola… me dijo que me ama y que no iba a dejar que nadie me hiriera… él es todo para mi…

Noviembre 01 de 1898

Ya no como, ya no duermo… siento que no me puedo despegar de él… me tiene hipnotizada y ya mis manos llenas de dolor están… ya no aguanto, ya ni siquiera puedo escribir en ti, ya no hay tiempo… ya no más…

Noviembre 09 de 1898

Música… sangre… lágrimas…dolor… no puedo… respirar… me ha… me ha quitado todo…y me dijo que… se tiene que ir… ¡no! No lo dejaré ir… ya no voy a escribir solo voy a tocarlo y no lo dejaré ir aunque tenga que morir.

...

En la última página se encontraba una llave… pero… ¡algo se escuchó a lo lejos! Era el sonido del viento pasar por las ventanas. De repente todas las ventanas se abren y de una de ellas una sombra negra se va acercando, Jane y los demás subieron a la sala pero al llegar la sombra se encontraba ahí, cada ventana a la que se asomaban estaba la sombra que se acercaba lentamente.

Jane trataba de llamar a sus padres pero la línea se había cortado, ya era muy tarde la sombra había llegado hasta la ventana, su rostro estaba lleno de sangre y sus manos estaban negras, su piel estaba pudriéndose, sus ojos estaban cerrados.

Jane la miro detenidamente y se asustó pero mientras corría junto a sus amigos se dio cuenta de que ella era Morgan, era su espíritu… de alguna forma u otra la habían perturbado, justamente cuando pensaban que habían encontrado su salvación al encontrar una puerta, sus esperanzas decayeron al ver que necesitaban una llave.

Todos temblaban y trataban de abrir la puerta… el fantasma ya había entrado a la casa y se encontraba en el pasillo donde estaban ellos. Trataron de todo hasta que recordaron que tenían la llave así que la usaron… ¡esa es! Exclamó uno de ellos pero al abrir la puerta encontraron el violín que empezó a tocar la melodía el solo, cuando voltearon la mujer ya se había ido.

Ellos dieron un paso y en frente de ellos apareció la mujer y abrió sus ojos que estaban huecos… no había nada en ellos y antes de que pudieran escapar la mujer dio un grito.

Nadie volvió a saber de alguno de ellos, los padres de Jane murieron en un accidente aéreo un día después de lo ocurrido, y el edificio desapareció junto al diario, el violín encantado y el fantasma de la mujer hipnotizada.