FANDOM


Son las altas horas de la madrugada ahora, ¿Por qué no me duermo? Simple: Si lo hago, no sé qué es lo que ella pueda hacer conmigo...Quiero serle leal. Quiero que mis últimas horas de vida sean lo más útiles posible. Aún si sé que al final moriré...

Todo empezó esta mañana, yo estaba aburrido en mi computadora buscando cosas al azar, cuando se me ocurrió buscar: "Dinero y éxito". Encontré una página llamada "www.ellavino.com" y clickeé en ella. Decía "¿Quieres ser millonario y exitoso" y las opciones "si" y "no". Yo pensé que iba ser una trolleada, que al final aparecería un Rick Roll, así que clickeé "si". La pantalla cambió, ahora decía: “¿Estás seguro? Recuerda que si lo haces, podrían ser horribles las consecuencias.”  Y las mismas opciones. Otra vez, clickeé sí. “Bueno, te ves decidido.  Me gustaría saber… ¿Cuál es tu nombre?”  Ahora había un recuadro en donde escribir tu nombre. Lo escribí, a continuación decía: “¡Oh! ¡Lo sabía! ¿Debes vivir en un departamento, no? ¿Sólo, no?” A este punto estaba un poco asustado, pero igual clickeé “si”. “¡PERFECTO! ¡Soy genial en este tema, ja ja! Ahora, dime, ¿Te parezco una persona de confianza?” Esta vez, la única opción que había era “si”, y tuve  clickear en ella. “Bueno, eres alguien inteligente, Adam, alguien con futuro. Me parece que deberíamos tener una charla por Whatsapp. Aquí mi número: 0888-888-888” Eso último me pareció extraño. No sabía que ese era un número apto para Whatsapp, además de que pensé que se había retirado por su supuesta maldición. 

Las horas pasaron, yo había ignorado ese número, y recibí un mensaje del número “0888-888-888”. No tenía estado, y su foto de perfil era un fondo negro. El mensaje decía:

“¡Adam! Hola :3”

“Eh…hola… ¿Quién eres?”

“Oh…quién soy…” “Me dicen “ella””

“¿Quiénes?”

“No sé.” “Mis padres me dejaron aquí”

“¿Dónde?”

“Aquí.” “Me conocen como “La loca del edificio””

   La loca del edificio, era una chica de mi edificio y de mi piso que no salía, y que según los vecinos, tenía esquizofrenia y había intentado asesinar a sus padres, pero estos escaparon y la dejaron sola.

“Ya veo… ¿Tú eras la de la página?”

“Sip.” “Más o menos”

“¿Cómo que más o menos?”

“Ya verás luego, cariño…” “Te amo”

¿Te amo? ¡Recién nos conocíamos!

“Adam…” “No soy una sola persona…” “Soy…soy todos…Ella….Ella era normal…” “Pero yo…acabé con todo lo que alguna vez deseó…” “Nunca tuvo esquizofrenia”  “Ella te amaba a ti…” “¿Por qué no te diste cuenta?”

“Ella nunca me habló…”

“¡Pero yo sí!” “¿Quieres ser como yo? Si/No”

Ese último mensaje me pareció raro. Era como la página.

“¡NO!”

Ella se desconectó. Pasaron dos horas, y recibí un mensaje de ella:

“Mira por tu ventana”

Giré mi cabeza y ahí estaba…      Una chica pelirroja llena de cortes y de sangre. Tenía una perturbadora sonrisa y unos ojos verdes mirando fijamente hacia mí. Corrí a mi habitación despavorido y gritando y cerré la puerta. Me senté en mi cama, sudando y jadeando del miedo. Otro mensaje me llegó:

“Escucha. No hagas nada hasta que yo te diga, ¿Entendido?” “Responde o será ahora.”

“Está bien”

“Mira, debes obedecerme.” “Sé que no has hecho nada bueno en tu vida.” “Sin amigos ni familia” “Cuando llegue la madrugada, te mataré, como hice con ella.” “Luego, te convertirás en mi…en el dueño del sitio web y de mi número celular.”

“¿Y luego?

“Tú sabrás que hacer”

Dejé de escribir en esto hace un tiempo. Ya sabrán lo que pasó ¿No? Es claro. Ahora modifiqué un poco la página. Ahora parece más confiable. Ahora espero por alguien que busqué lo mismo que yo, y pueda volverse uno más de nosotros…