FANDOM


Al acostarnos mi tía nos dijo "cuiden a la bebe, no la vayan a dejar sola" por eso, antes de quedarnos dormidas decidimos poner la cuna al lado de nuestra cama. Media hora después me despertó un frío horrible. Pensé "debe ser normal, la ventana está abierta", y me acomode para seguir durmiendo. Al mirar a la ventana, vi una sombra, pensé que era mi tía y me levante para recibirla. Al bajar, vi que no había nadie. Pensé que era algún vecino espiando, volví a entrar y me acosté, claro, luego de cerrar muy bien todas las ventanas y de organizar bien las cortinas. Después de un rato las dos nos despertamos porque la bebe estaba llorando. No encontramos a la bebe. No estaba en la cuna, ni en su cuarto, ni en ningún cuarto del piso de arriba. Asustadas, bajamos para buscar un teléfono y vimos a una mujer cargándola.

-Tía, ¿eres tú?- No respondió, solo reía.

Con solo de escucharla reír me dio un escalofrío. Quizás por algún impulso, le dije a mi prima "trae sal". Algo me dio una idea de quien era. Cuando mi prima trajo la sal le dije a la mujer "sé que quieres sal, tómala y vete" la mujer dejo a la niña en un sofá, agarro la sal y se fue. Antes de eso, y sin darnos cuenta, le hizo un corte a la bebe en el brazo. Ambas perdimos el conocimiento. Cuando me desperté, ya era de día. Por alguna razón, todas estábamos en el cuarto, como si nada. Fuimos al cuarto de mi tía corriendo y le contamos lo que había pasado. Le pregunte que quien era esa mujer.

-¿Quería sal?

-Sí, o la niña, no sabemos

 Resulta que era la vecina de al lado.

 -¿Por qué ella quería a la niña?

-En la mañana de ayer me había pedido sal, pero le dije que viniera en la noche.

Con esto, por algún motivo, confirme mi sospecha de que si era una bruja. Desde ese día empecé a ir más seguido a la casa a ahuyentarla. Ahora entiendo que las brujas sí existen y que algunas historias que nos cuentan nuestros abuelos son ciertas.