FANDOM


En el país de los ciegos, el tuerto era el rey. No era un mal rey; siempre se preocupaba por las necesidades de sus súbditos y, puesto que veía (aunque fuera con un solo ojo), para ellos era una gran ayuda. Podía decirles cómo resolver situaciones donde el tacto y el oído no bastaban, cosa que en un reino, aunque fuera pequeño, sucedía a menudo. Lo nombraron rey al poco de llegar a aquellas tierras y no se habían arrepentido.

En efecto, el rey del país de los ciegos no había nacido allí, sino que provenía del país de los que ven, y podría regresar a él si quisiera. Pues, si bien los ciegos solían encontrar muchos obstáculos para vivir en ese otro reino, él se las apañaba bastante bien con su ojo bueno. Pero no pensaba volver allí. Porque claro, en el país de los que ven, el no sería rey, ni siquiera un ciudadano corriente, sería sólo un tuerto. Y allí era rey.

Pero no era mal rey, de veras. Era generoso y bien dispuesto. Por ejemplo, cada vez que sus súbditos tenían un hijo, el rey se acercaba a preocuparse por la salud de la madre y bendecir la llegada del recién nacido con una moneda de oro. Y si ocurría que el bebé tenía los ojos normales, él era el único que podía verlo, y se encargaba de inmediato de dejarlo ciego antes de que sus padres se dieran cuenta de que no era como los demás.

En el país de los ciegos, el tuerto era el rey. Y pensaba seguir siéndolo.