FANDOM


Ya eran las 2 pasadas de la mañana y mi turno de vigilante estaba por acabar, soy la única persona junto con dos enfermeras y los pacientes tratados en cada una de sus salas en la Clínica Infantil Puro Corazón.

Ayer tuvimos a una nueva paciente de 6 años que fue abandonada por sus padres y la encontraron vagando por las calles cerca de las 11 de la noche, donde después de hacerle unos chequeos médicos, la niña presentaba cáncer; fue recluida en la clínica y puesta a cargo por la enfermera en turno, Samanta; que también estaba a cargo de otros dos niños de 8 y 12 años, uno estaba en la planta baja, quien presentaba SIDA y requería el total cuidado de la enfermera las 24/7 y el otro se encontraba en el segundo piso, en la misma sala donde sería recluida la nueva paciente de 6 años, a la que la enfermera decidió llamar Tamara.

La enfermera le mostró las instalaciones para que sepa guiarse por el edificio, aunque no lo iría a necesitar a menos que requiriera usar el baño. Al traer a Tamara a la sala donde descansaría le presentó a Tomás, el niño de 12 años que presentaba asma aguda y sería el compañero de sala de Tamara.

Cerca de las 2:30 de la mañana llega mi compañero de reemplazo, le doy las llaves de la clínica, el arma y la total custodia de la clínica; había acabado mi turno y yo ya me estaba retirando.

Ese mismo día cerca de las 7 de la noche empezaba mi turno de vigilante y como siempre tuve que pasearme por cada piso de la clínica viendo que todo esté en orden cuando cerca de las 10 de la noche noto que la sala donde estaba la niña nueva y el compañero de ella estaba cerrada con llave, me pareció algo extraño pero sin darle tanta importancia, cogí las llaves e intenté abrir la puerta pero algo no dejaba abrirla del otro lado así que empecé a golpear y gritar que era lo que pasaba pero solo se escuchaba el respiradero artificial del muchacho, así que me dispuse a ver las cámaras de seguridad de la sala en las ultimas 3 horas... Me horrorizó lo que ví:

El niño estaba con su respiradero artificial funcionando normalmente y aparentemente estaba profundamente dormido, la niña estaba acostada con la mirada un poco perdida hacia el frente sin hacer ningún gesto ni movimiento, todo normal, hasta que de repente la niña mira fijamente a su compañero por 15 segundos, luego se levantó de la cama a mirar mucho más de cerca a su compañero, parecía verificar si estaba profundamente dormido por lo que lentamente se dispuso a cerrar la puerta con llave y volver a su cama para ocupar el citófono que comunicaba directamente con su enfermera, pero antes de hablar con ella, se da cuenta de la cámara de vigilancia de la sala, por lo que se queda mirando fijamente la cámara y muy lentamente baja el citofono, se baja de la cama y se dirije a la cámara, parece que la ha desconectado.

Inmediatamente vi los registros de las llamadas de los citófonos de esa sala y me encuentro con la niña hablando con la enfermera:

7:45pm -¿Enfermera? -¡Hola! Tamara, dime que necesitas? -¡Que divertido! -¿De que hablas? -.... (es cortada la llamada)

7:58pm -¿Enfermera? -¿Si? Dime -¡Tobías es muy divertido! -¿Quién es Tobías? -..... (es cortada la llamada)

8:23pm -¿Enfermera? -Tamara, deberías usar el citofono sólo cuando me necesites enserio. -Tobías hace sonidos muy chistosos... -¿Quién es Tobías? ¿Quieres que valla? -....... (es cortada la llamada)

8:49pm -¿Enfermera? -¡Tamara! ¿que te dije sobre el citófono? -Tobías me mira feo. -.... -Tobías se mueve muy raro. -¿Quien es Tobías? -Tobías, tengo miedo. (es cortada la llamada)

9:16pm -¿Enfermera? -No molestes más, Tamara. -Tobias no respira. Tobias es mi mejor amigo Tobias se fué. Ayuda. -Tamara, me estás asustando, dime que pasa, iré a ver que pasa. (es cortada la llamada)

A partir de ahí no se tuvieron más registros entre la niña y la enfermera en llamadas por el citófono. Simplemente fui a derribar la puerta y ver de una vez que era lo que sucedía ahí dentro, así que me dirigí hasta la sala, abrí la puerta con una patada y toda la sala estaba desordenada, estaba la enfermera mutilada y el niño con el cuello cortado. Inmediatamente intenté llamar a la policía pero por algún motivo no tenía señal, salí corriendo por el largo pasillo intentando salir del edificio, pero hubo un apagón y no podía ver absolutamente nada, estaba muy asustado, temblaba mucho y de la nada escuché unos pasos que provenían desde el otro extremo del pasillo y una risita tímida, sudaba mucho, casi no podía respirar y me dirigí hacia el lugar de donde provenían aquellos sonidos, noté que en la ultima sala, donde curiosamente recordé que hace 2 meses murió una niña con cáncer, era de donde provenían las risitas, entré muy asustado y en una camilla encontré escrito en sangre:

-¿Enfermera? Es tu turno. Juguemos que te mato.-

Me quedé paralizado y me desmayé de la impresión.

Hace 30 minutos me desperté y un oficial me comentó que efectivamente, la enfermera Samanta había sido brutalmente masacrada, el joven que estaba con la niña en la sala había muerto de la misma manera y no se ha sabido nada de ninguna niña. Al parecer, ella nunca existió.