FANDOM


Eres una decepción para tu gato.

No para de traerte bonitos regalos; ratones, pájaros, incluso una vieja esponja. Los amontona a tus pies y se frota contra tu pierna, tratando de tentarte con su fantasía amorosa, y lo único que haces es sentarte ahí, mirando el televisor.

¡Tu gato es precioso! Una fina y brillante capa de pelaje suave, una completa pérdida para alguien que no lo aprecia. Nunca lo acaricias más. Amo, ¿por qué?

Es tan inteligente. Hace dos días, descubrió con facilidad cómo abrir el mecanismo anti niños del armario de la comida. Se dio un festín durante dos días, pero la comida ya se ha agotado por completo.

Él te ve, ya sabes. Sabe que le estás haciendo caso omiso. Es muy inteligente. Te observa viendo la televisión. Observa cómo las imágenes revolotean a través de tus ojos llorosos, devorando el color con su negrura.

Tu gato no entiende porqué ya no lo quieres, ¿por qué le has abandonado en un mundo en sombras lleno de soledad? No entiende por qué tú, antes un mimoso y compasivo amo, le ha dado la espalda y lo ha abandonado hasta el final de sus días. Tampoco entiende el derrame cerebral que te ha dejado completamente paralizado.

Sin embargo, sí que entiende el hambre que ruge en su pequeño vientre peludo.

Entiende que necesita comer pronto.

¿Por qué, una vez gentil amo, te has convertido en una decepción para tu gato?