FANDOM


Es mi hermano y lo quiero. Es mi hermano y lo quiero.

Es lo que me repito a mí misma, una y otra vez, mientras espero que el autobús de Danny lo traiga de su “Escuela”.

No es que aprenda mucho allí, su cerebro no retiene demasiado ahora, pero le permite tener a mamá un respiro. Danny necesita muchos cuidado ahora.

Tenemos que darle de comer con cuchara, asegurándonos que la comida llegue a su boca. Comer solo está fuera de las capacidades de Danny ahora. Tiene que llevar guantes de protección en sus manos, bueno, como las botas especiales. Al menos, aún puede arrastrar sus pies por sí mismo.

Ha empezado a oler realmente mal, no solo sus pañales, supongo que es por la progresión de su… condición. Incluso manteniéndolo lo más frió posible es imposible que su carne no vaya pudriéndose.

Pero es mi hermano y lo quiero.

Solíamos hacer bromas sobre el Apocalipsis Zombi, como el mundo acabaría, pero nunca pensamos que pasaría. No fue como creíamos, había dos cepas del virus Necrotosis. La cepa A te convertía en el zombi de película de terror, infectó a miles de personas… no acabo con el mundo, pero fue terrible.

Se llevo a mi padre.

Pero la cepa B vino después, era mucho peor… es lo que tiene Danny. Avanza mucho más despacio, obligando a sus víctimas a ataques violentos, pero no acaba con ellos.

Esencialmente su cerebro está muerto, pero aún mantiene algunas funciones en sus órganos. Poco a poco se mueren, pudriéndose. A mamá le resultó imposible mandar a Danny a uno de esos hospicios del gobierno, lo hubieran incinerado. Es el procedimiento.

Le quitamos todos sus dientes cuando empezó a pudrirse. De esta manera no puede morder, aunque no sea violento. Las víctimas de la cepa B apenas lo son. Y ellos tienen pequeños flashes de lucidez, lo que lo hace peor. Como ayer, cuando Danny me regaló una sonrisa desdentada cuando volé su cometa para él…

Tendremos que deshacernos de él antes o después. Acabara prudiéndose hasta el punto de que no será posible llevarlo, sin contar, que puede que se acabe poniendo violento. Al final, es la misma enfermedad que la cepa A, solo que más lenta.

O puede que simplemente nos haga arder a todos, una noche, le prenda a fuego a la casa cuando mamá duerma y… ¡Joder!

Ya estoy soñando despierta otra vez, y Danny no sé cómo ha conseguido alanzar el cuenco de carne picada… ahora tiene la cara cubierta de carne cruda.

Le limpio y me recuerdo a mí misma que el próximo año Danny solo será cenizas. Puede que yo también.

Pero por ahora, es mi hermano y lo quiero.