FANDOM


No es necesario decir mi nombre ni mi edad, mi vida no es la que importa. Voy a narrar lo que sucedió una vez en la guardería en la que trabajo. Me encantan los niños, son muy dulces. Llevaba casi treinta años trabajando en aquella guardería antes de aquel suceso terrorífico. Un día como cualquier otro, uno de los niños de los que cuido en la guardería vino con dos cortes en un brazo. No le di importancia, ya que los niños pequeños pueden herirse jugando. Al día siguiente el niño vino con una tirita en la cabeza. Le pregunté qué le había pasado, pero sólo pudo contestarme que se había hecho daño. No es de extrañar, ya que los niños de dos años no saben decir muchas palabras.

La semana siguiente fue peor. El niño empezó a venir con moretones en el ojo y alrededor del cuerpo. No me lo podía explicar. Parecía muy serio, así que le volví a preguntar qué le había pasado y sólo supo decir que le dolía. Al ver que no llegaba a ningún sitio decidí contactar con sus padres por teléfono. Al parecer su madre estaba ingresada en un hospital, así que el niño estaba al cuidado del padre únicamente. Al hablar con él, me dijo que el día anterior se cayó por las escaleras.

Un mes más tarde el niño parecía tener problemas para ponerse de pie, y para colmo, sus moretones habían empeorado. Al verme tan preocupada, el niño me miró y me gritó: -es un monstruo, ¡un monstruo!- Me quedé de piedra. No sólo me extrañaba que dijera que sus heridas eran producto de algo inexistente, sino cómo había aprendido esa palabra. Acto seguido se puso a llorar. En ese mismo momento me planteé hablar cara a cara con su padre para preguntarle sobre el tema más a detalle.

Cuando acabó la hora de la guardería, su padre entró por la puerta para recogerlo y me dirigí hacia él con el niño en brazos. En ese momento el niño señaló a su padre mientras gritaba: -¡él es monstruo! ¡monstruo!- Su padre se quedó sin palabras, se calló durante un instante y con una mirada fría, parecía reflexionar. Le pregunté cuál era el verdadero motivo detrás de sus heridas. Entonces él me cogió el niño de los brazos y me dijo que el niño sufría alucinaciones. Acto seguido se fue sin decir nada y yo no pude reaccionar. Me arrepiento de no haberlo hecho.

Nunca más volví a ver ese niño, y cuando lo reporté a la policía, estos entraron en su casa con una orden, pero él ya se había ido sin dejar rastro. Fui a visitar a la madre del niño en el hospital, pero fue en vano, ya que ella se encontraba en estado de coma. Cuando le pregunté a los doctores, dijeron que se debía a un golpe muy fuerte que sufrió en la cabeza, que el marido aseguraba que se lo había hecho porque se cayó por las escaleras. Un dato curioso: esa familia vivía en una planta baja, de un sólo piso, es decir, no tenían escaleras.

Siete meses más tarde la policía encontró al padre viviendo en una ciudad a quinientos kilómetros de distancia. El niño también fue encontrado, pero muerto. El caso salió en las noticias como un caso extremo de maltrato por parte del padre hacia la madre y el hijo. Se descubrió que el padre tenía una seria adicción a las drogas y le despidieron de su trabajo por comportamiento inapropiado.

metalrotten (discusión) 20:19 17 feb 2018 (UTC)