FANDOM


Nota del autor: Esta historia fue escrita para el Concurso Werewolf Story 2017 de HumboldtLycanthrope. Creede, Colorado es una ubicación real que tenía una población de 290 durante su censo de 2010. Tiene una historia bastante interesante y recomendaría buscar a cualquiera que esté moderadamente interesado en la historia.

_________________________________________________________________________________________


Esa luna mía

El conjunto de puertas se abrió violentamente, golpeando la pared con una fuerza tremenda: las puertas se detuvieron lentamente después de que la causa entró en el salón. Todos los clientes del "Santo Moisés" dejaron de regocijarse y otorgaron toda su atención al plumero y al sombrero lleno de agujeros.

El hombre se tambaleó con una cojera feroz. A pesar de esta supuesta señal de debilidad, los patrones que estaban frente a él se dispersaron a los cuatro vientos.

Muy consciente de la atención que se le dirigía, el recién llegado exigió con voz ronca: "¿Dónde está McGinty?"

Uno de los pocos patrones que quedaban sentados -un tipo vestido con la mejor de las pieles- se bebió lo que quedaba de su bebida y echó una ola desde su taburete. "Justo aquí", respondió con voz temblorosa.

El perturbador de los hombres se acercó rígidamente al hombre adecuado, deteniéndose un paso del taburete en el que estaba sentado. Acercó su cara sucia a la de McGinty, lo suficiente como para que su cigarro estuviera peligrosamente cerca de quemarle la cara al hombre. "¿Y eres el hombre que pidió mi presencia?"

"D-¡Debes ser William Clemence! Soy el alcalde Henry McGinty ".

El hombre elegantemente vestido dejó escapar un suspiro de alivio cuando Clemence retiró su rostro. El momento de calma desapareció en un instante sobre una pistola que ahora tomaba el punto como el método de intimidación. "Horseshit. Inténtalo de nuevo ", dijo el hombre armado alrededor de su cigarro.

Una serie de temblores recorrió el cuerpo y el vocabulario autoproclamado del alcalde. "¡Realmente soy!"

Todo estaba en silencio, salvo por el armado de armas. "Miénteme otra vez y te meteré una bala y te llevaré a casa". Yo sabré. "

Gotas de sudor gotearon de la frente del mentiroso mientras hablaba, "Está bien, está bien! Mi nombre es Randall Teller! "

"Ocupación y títulos", ordenó mientras aplicaba una ligera presión sobre el gatillo.

"Soy un prospector, ¡nada más!"

William Clemence terminó de apretar el gatillo y se encontró con jadeos de algunos de los que se quedaron en el salón. Randall Teller sintió una sensación cálida y húmeda cuando sus entrañas se relajaron; orina. La pistola había estado vacía todo el tiempo.

La pistola se disculpó de la cara del hombre asustado y volvió a su pistolera. El hombre de andares agarró a Teller por el pescuezo.

"Tuviste suerte de que agarrara ésta en lugar de la que estaba en mi otra pistolera; esa siempre está cargada, vamos afuera".

Teller apenas logró escuchar audiblemente las palabras de su boca. "¿Estás loco? ¿Qué pasaría si hubiera agarrado accidentalmente la que está cargada?

"A veces lo hago".

Ninguno de los ocupantes restantes del Salón se atrevió a seguir a los dos hombres afuera en abierto Creede, Colorado. Los dos hombres, uno de buena gana y el otro no tanto, entraron en un callejón cercano.

William liberó a su aparentemente aspirante a víctima por el cuello, solo para agarrarlo por la garganta mientras hablaba. "Al ver cómo no eres quien dijiste que eras, voy a adivinar que la recompensa de quinientos dólares que se mencionó es una mentira, por no decir que no sospeché eso del comienzo, pocos pueden permitirse eso. Aun así, si ese es el caso, parece que perdiste el tiempo y tendrás que pagar".

Randall intentó soltar el agarre del pistolero, dándose cuenta de que ni siquiera podía mover un dedo. Al darse cuenta de sus esfuerzos eran en vano, lanzó una respuesta: "Debería haber sabido que sonaba muy poco realista al escribir esa carta. No lo tengo ahora, pero seré bueno para eso".

"¿Cómo?"

"Plata." El agarre alrededor de su cuello se tensó, para su sorpresa. "Es verdad. Sé de una mina que tuvo que ser abandonada".

Clemence lo soltó. "Supongo que la recompensa que mencionaste tiene que ver con la mina de plata".

"Sí, y todo lo que tienes que hacer es limpiarlo".

"¿De qué?"

Randall se aclaró la garganta. "Hombres lobo, tu especialidad", respondió vacilante.

William escupió lo que quedaba de su cigarro en el suelo, inclinó la cabeza y miró brevemente a la luna. "Lo haré, pero te va a costar toneladas de plata".

"Estoy de acuerdo siempre que no limpies toda la mina".

"Antes de ir a esta mina, hay un par de cosas que quiero saber. ¿Cómo sabes de esta mina y por qué no he oído hablar de ella antes?

"¡¿Nosotros?!"

"Si nosotros. Necesito que alguien me muestre dónde está esta mina oculta. Ahora, derrama algo de información o agallas. Tu elección."

"Se podría decir que fue encontrado y gestionado por un... elemento menos que deseable, uno que no está subiendo y subiendo. Todos los que trabajaban allí sabían mejor que respirar una palabra de su existencia. La paga fue buena y nos gustaba estar vivos para gastarla".

"¿Es este un trabajo tuyo o te lo envió Soapy Smith?"

"De mí... ¿Cómo lo hiciste..."

"McGinty es el nombre de ese hombre petrificado falso que acusa a la gente a ver. Sé que el alcalde y su nombre no es Henry McGinty, idiota. Pisar los dedos de un jefe criminal no es una buena opción. ¿Dónde un cobarde como tú encuentra las pelotas para hacer eso? "

"Sopló la ciudad hace unos días y no regresará. Los otros que sabían sobre la mina, los otros trabajadores, están todos muertos".

"Su desgracia se convierte en nuestra fortuna. Llegue a ser líder".

Randall Teller respondió con una inclinación de cabeza que era apenas perceptible al amparo de la noche, pero William Clemence lo entendió. Lo que el pistolero no captó fue la sonrisa lobuna del otro hombre.

Después de caminar un par de horas bajo la protección de la noche, Randall habló: "Esto es".

Una formación de rocas de tres pies de altura estaba delante de ellos. En el centro de las rocas había una abertura inclinada, un agujero de oscuridad aparentemente interminable que parecía estar esperando a tragarlos a los dos.

"Puedo ver cómo esto pudo mantenerse en secreto. Aun así, hay una cosa que no entiendo. ¿Cómo llega la plata a Creede, o donde sea? Llevarlo a través del desierto llevaría demasiado tiempo y sería riesgoso.

"Hay otra salida, o más bien, en este caso, adentro. La mina se vacía en un lago que prácticamente se adentra en Creede. Un bote está amarrado en la abertura, la plata es transportada hasta él, y es llevada a través del lago y dentro de un vagón esperando que lo lleve el resto del camino".

"Estupendo. Confío en que trajiste algo para que nosotros podamos ver".

"¿Nos?"

"Nos. Usted viene conmigo".

"De ninguna manera. Me quedaré aquí afuera".

"Todavía no tengo idea si realmente hay plata allí. De hecho, la idea de hombres lobo pasar el rato en un lugar así es bastante descabellada. Te quiero conmigo para que pueda extraer el pago de tu escondite si estás mintiéndome otra vez".

"No. Hay una lámpara Davy apagada en la pared a tu derecha cuando entras, toma este pedernal y haz uso de el”.

El resolutor de desacuerdo fue removido de su funda y presionado contra el mentón del prospector. "Ya no es el único que dice mentiras, Randall. Cuando pasamos por esta canción y bailamos antes, la pistola realmente estaba cargada. Siempre dejo la primera cámara vacía por el solo hecho de poder usarla para la intimidación, pero las otras están completamente cargadas”.

"¡M-Estas mintiendo!"

"¿Por qué piensas eso?"

"¡Tendrías que apretar el gatillo dos veces para disparar una bala!"

"¿Y por qué crees que eso sería un problema para alguien como yo? Soy tres veces más rápido que los mejores pistoleros".

"¡P-podrías cargar la cámara equivocada y accidentalmente volar la cabeza de alguien!"

"A veces lo hago".

"¡Los hombres lobo oirían un disparo!"

"Cierto, la cosa es que no estoy seguro de que te crea. Y... si te disparo, voy a ignorar esa cueva, darme la vuelta y llamar un día ".

"Mierda. Tú ganas."

El arma fue retirada junto con la queja. El hombre forzado salió a la oscuridad profunda con el cazador de monstruos a cuestas. El olor era mucho más de lo que Clemence había imaginado para una mina; hierro y cobre. Teller sintió a lo largo de la pared áspera y desigual mientras caminaba, esperando ser recibido por la sensación de frío metal. Su deseo fue recompensado cuando el rizo de la lámpara Davy adornaba sus dedos. Una exposición rápida a pedernal y los dos hombres tenían una fuente de luz para la mina.

Una vez más, William Clemence no estaba seguro de a qué se suponía que debía aspirar una mina. Jirones y cabezas cubrieron el suelo. La mayoría de los trozos de cadáveres no fueron identificables. William solo podía estar seguro de que había más de un cadáver presente debido a las dos cabezas de alquiler. Las caras seguían siendo legibles, infinitamente congeladas por el terror y el dolor. Randall Teller sin ceremonias vómito sobre la carnicería.

Para sorpresa de Randall, William movió un brazo tranquilizador hacia su hombro; en realidad, estaba tratando de agarrar la lámpara por temor a que el hombre accidentalmente la dejara caer y lo dejara varado en la oscuridad.

Más adelante, la luz reveló una pista adecuada para un carro de mina. "Nos estamos acercando a donde estaba cuando atacaron".

"Afortunadamente, el carro de la mina sigue intacto, estoy cansando de caminar". A partir de ahora, quiero que te quedes callado o de lo contrario nos escucharán. Si tenemos suerte, el olor de la mina evitará que capten nuestra fragancia".

Los dos hombres pudieron distinguir el sonido de espantosas y profundas voces cuanto más se aventuraban.

"¿Están preparados los preparativos?" Interrogó el primer y más sonoro sonido de las voces.

"Sí. La plata de Creede será nuestra mañana por la mañana ", fue una segunda respuesta femenina.

"Excelente, maldito sea el que se atreva a refinar ese vil metal ", respondió un tercero.

"Shh. Tenemos invitados. ¿No escuchas los pasos? "Preguntó otra nueva voz.

"Parece que tendremos mala suerte hoy", respondió William sarcásticamente, sacando sus armas.

Los dos hombres entraron en una especie de rotonda natural. Pasarelas de madera colgadas arriba. Cuatro hombres lobo estaban en la planta baja y al menos dos eran visibles en los pasillos. Las criaturas bípedas eran muy similares entre sí en términos de características: sus pelajes eran de diferentes tonos de marrón, algunas salpicadas de sangre, ojos de un demoníaco carmesí, garras largas y afiladas, y dientes que sobresalían y curvaban.

Las criaturas miraron a los intrusos, mientras que uno - a quien William pensaba que era su líder - dijo: "Una decisión tonta para que vinieras aquí, humanos".

William reconoció que el hablante era la primera voz que había escuchado antes. Apuntando sus dos pistolas a diferentes hombres lobo, él respondió: "Parece que hoy estoy lleno de decisiones tontas".

Algunas de las bestias aullaron de risa. "Toma consuelo en el hecho de que no tendrás que mirar a tu ciudad..."

El pistolero disparó una de sus armas al hombre lobo que hablaba e interrumpió su frase con una bala de plata en el pecho. La sangre negra salía de cada orificio de la criatura. Se retorció en el suelo, pero el retorcimiento fue efímero.

Sintiendo que Teller se volvía para correr, Clemence habló: "No está bien. Estaban hablando para ganar tiempo para poder atraparnos".

Un hombre lobo enfurecido pensó que era prudente lanzarse contra Clemence. Logró volar por el aire a una velocidad tremenda. Su vuelo se convirtió en un descenso y luego un choque, ya que se encontró con una bala de plata en la cabeza.

La bestia femenina, y presumiblemente femenina, que sonaba desde el principio intentó reunir a los otros hombres lobo. "¡No puede matarnos a todos de una vez! ¡Ahora!"

La bestia se encontró a sí misma como el lobo solitario en esta situación; los otros cayeron de nuevo en las sombras. En una valiente exhibición, se zambulló en William desde las pasarelas de madera de arriba. Su aproximación fue demasiado rápida para que el pistolero apunte, forzándolo a golpear el suelo por medio de un salto improvisado.

El extremo de la garra del terror atravesó una parte del plumero de Clemencia y se incrustó en su pierna, ya andada. El cazador de monstruos rodó sobre su espalda y disparó con ambas pistolas, perdiendo cada disparo en su desesperación. La situación se volvió aún más desesperada cuando las manos con garras del ser liberaron las armas de William y alzaron al hombre de un brazo al nivel de la cara. William apretó los dientes y gruñó a su sonriente captor.

Al ver que la fortuna se había vuelto en su favor, el resto de la manada volvió a salir de las sombras. Uno de ellos fue tan lejos como para aplastar ambas pistolas con una roca.

"¡Will!", Gritó Randall con miedo cuando uno de los hombres lobo comenzó a mirarlo.

"Will?"- El torturador del pistolero soltó una risa más inhumana. -"He oído hablar de ti. Will, cazador de hombres lobo-"

La sangre del alquitrán rezumaba del hocico del hablante. Un golpe bien entregado de la mano libre de Clemence era el culpable. Reflexivamente, el monstruo sangrante arrojó su cantera al suelo cerca de sus camaradas.

Los tres licántropos sin sangre se acercaron desde diferentes direcciones en un esfuerzo por dejar a William Clemence sin ninguna vía de escape. "¡Detenganse! ¡Él es mío!"

El sonido del vidrio rompiéndose resonó cuando toda la luz se apagó de la visión de ambos hombres. La ausencia de luz fue solo temporal, sin embargo; chispas bailaron, buscando un gas para encenderse. Con los transformados momentáneamente distraídos, Clemence se ayudó a ponerse de pie y cojeó por un carro cercano. Dos esperaban el uso uno al lado del otro, uno lleno de minerales de plata y el otro sin nada. Los ojos de William se movieron rápidamente entre los dos carros cuando se acercó más.

"Maldición", murmuró. Su elección fue el carro vacío por el bien de la velocidad, aunque le dolía dejarlo con las manos vacías.

Antes de que él pudiera terminar de subir, la explosión ocurrió. Una ráfaga de llamas lamió la mina. Los vientos que resultaron de tal explosión le volaron el sombrero de la cabeza. Desesperado, William extendió una mano para agarrarlo y de repente se encontró con la mano de Randall Teller. En privado enojado por perder la oportunidad de recuperar su sombrero, William ayudó al hombre a entrar en el carro y desactivó el freno.

El hombre lobo que había sido particularmente antagónico hacia William llegó al carro de la mina lleno de mineral de plata. Comenzó a arder internamente mientras arrojaba el mineral de su carrito, pieza por pieza. Los otros tres licántropos los siguieron a cuatro patas, con la esperanza de escapar del infierno que ganaba rápidamente.

Uno fue derribado al ser desgraciadamente colocado debajo de una parte de la mina que colapsaba y otro tropezó en su prisa; ambos dieron un aullido, ya que fueron reducidos a cenizas por las llamas. El tercer corredor se quedó atrás, pero logró detectar un agujero en el techo que saltó ciegamente con la esperanza de encontrar un escape. El conductor del carro deslizó sus garras a lo largo de la barandilla, haciendo que el carro tomara más y más velocidad.

"¡Oh Dios mío! ¡Está ganando! "

"¿Qué tan lejos está la salida?" Como si fuera una señal, una apertura se hizo visible. "No importa ya, necesitamos saltar cuando te diga. Voy a golpear el freno".

"¡¿Tú qué?!"

"Solo prepárate".

Los dos juegos de pistas estaban ahora a un brazo de distancia uno del otro y el carro ocupado por bestias estaba casi al alcance de la mano.

"Mierda. Aquí vamos." El pistolero tiró del freno de mano.

Las chispas rebotaban en los rieles cuando el carro de la mina disminuía la velocidad. El licántropo estaba más allá de la ralentización, o incluso de detenerse. Su tirón del freno no sirvió.

"¡Salta!"

El carro de mina no humano se estrelló contra el bote con un fuerte impacto. La bestia quedó atrapada entre el carro y la madera astillada del bote. A pesar de su mejor esfuerzo, estaba demasiado debilitado debido a su contacto anterior con el mineral de plata para liberarse cuando el bote se hundió. El horno improvisado arrojó fuego justo cuando los dos hombres cayeron en picado al lago.

Preocupado por su propio bienestar, Randall Teller nadó hasta la orilla sin buscar ni ayudar al hombre del que se había separado durante la entrada al lago. El prospector se sentó y miró a la luna en silencio por un momento antes de cerrar los ojos. Qué prueba, pero él había sobrevivido.

Randall abrió los ojos para encontrar algo, alguien, arrojado a la orilla. Ese alguien era William Clemence y él también estaba vivo.

"Qué noche, ¿eh?" Randall no estaba seguro de haber dicho esa pregunta retóricamente o de ver si William estaba consciente.

"No hay noche en Creede. Ya no."

Randall se rascó la cabeza mientras se ponía de pie e intentaba descifrar qué quería decir el pistolero herido. "¿Qué quieres decir?"

"No más hombres lobo".

William trató de ponerse de pie, pero se quedó corto. Randall extendió una mano y estaba algo sorprendido de que William la tomara. Lo acercó a él por el bien de apoyo.

"¿Estás seguro de eso?"

Y para hundir mejor un cuchillo en su pecho. William dio un grito ahogado en agradecimiento debido al dolor que sintió, pero el impacto contribuyó más.

"¿Q-Qué?" Se las arregló.

"Cuando escapé por primera vez, fui mordido. Todavía no me he transformado, pero sospecho que pronto lo haré. Quería que los mataras para que pudiera vengarme. También quería que murieras; De esa forma no tendría que preocuparme de que me persiguieras más tarde. Sin embargo, eras tan condenadamente testarudo. No quería matarte... ¡ni a nadie! Solo quería que esos monstruos murieran por lo que me hicieron. Sólo quiero vivir."

Randall Teller bajó suavemente a William. Lo último de la fuerza de William estaba menguando y su muerte era casi segura. Randall incómodamente acunó a su víctima en un intento de mostrar respeto por él.

William habló lenta y claramente: "La licantropía se transfiere por la ingestión de sangre de hombre lobo, no por mordedura… idiota".

Original: That Moon of Mine

Escrito por: Doom Vroom

Traducido por: CorrSetur