FANDOM


Cada noche, cuando va a la cama, mi niña puede percibir a los monstruos que la rodean. Me atrevo a decirle que son reales. Le rompí los huesos al que habitaba el armario, el hombre bajo su cama también está muerto, apuñalé a aquella cosa en la ventana y limpié el cuchillo en mi brazo.

Y ahora que es tiempo de ir a la cama, mi niña puede dormir sin preocuparse por los monstruos que vendrán. Y todo lo que necesito, para que ella duerma, es vestir la piel de su padre.