FANDOM


Ahí estaba yo,era capaz de ver la luz que significaba una salida. Mi ropa estaba asquerosa, mi barba caía sobre mi pecho describiendo los cinco años que estuve encerrado y mi delgadez dejaba contar cada uno de mis huesos. Mi secuestrador había salido a hacer sus laborales. La luz que estaba viendo y a la cual me dirigía con las esperanzas de escapar, parecía no ser del exterior, pero no importaba. Pues, por fin escaparía de aquel maldito que gozaba con violar al esqueleto en el que me había convertido y que luego de hacerlo, con una  risa estremecedora me arrancaba pedazos de piel. Todo esto lo hacia mientras me mantenía atrapado con un grillete en cada tobillo y uno en una mano, la otra me la dejaba libre como por compasión.

La luz estaba mas cerca, escuche murmullos, el dolor en mi cuerpo era horrible pero la emoción y la alegría indescriptible lo opacaba. Por estar tanto tiempo encerrado en lo oscuro a medida que me acercaba a la luz mis ojos se iban escandilando. Lo había conseguido, se que pasé al lugar iluminado por que la luz me pareció tan fuerte que no podía ver nada. Escuche que los gritos de asombro y asco eran expresados mientras yo, con los pies y una mano mutilados, aún chorreando sangre,salía a las espaldas de mi secuestrador que daba la misa del domingo, como siempre lo hacia.