Wiki Creepypasta
Advertisement

Me fui a alojar en la casa de una amiga, y nos quedamos mucho rato navegando en Internet y conversando. Nos dio mucho sueño y decidimos irnos a acostar (la pieza de mi amiga esta en el 2° piso), la casa se sentía sola y en cada rincón el frío se hacía presente. La brisa que entraba por la ventana acariciaba nuestras pieles, poniéndonos nerviosas.

Subimos las escaleras lentamente, los pasos retumbaban en la madera hueca. Al llegar arriba y relajarnos un poco, conversamos viendo TV, nos alistamos para acostarnos. Mi amiga me dijo que yo debía dormir frente a la puerta que da al pasillo. Frente a la habitación hay un espejo de medio tamaño, el cual me dio un ligero escalofrío.

Le dije a mi amiga que no era bueno dormir frente a un espejo, ya que ellos se combinan con nuestros sueños y muestran el ser que eres interiormente y los deseos ocultos y terroríficos; ella me dijo que podíamos dormir con la puerta cerrada. Mi alivio fue muy grande.

Fantasma-en-el-espejo

Conversábamos en su cama individual cuando, de repente, un temblor movió la cama. Nos asustamos mucho, pero creímos que solo era un pequeño sismo, y no nos alertamos. Una brisa helada y muy fuerte abrió la puerta de golpe. Una extraña sensación que nos invadió, no fuimos lo suficientemente valientes para cerrar la puerta.

Nos calmamos y, en medio de una conversación, sin saber por qué, volteé a ver el espejo. Para mi mala suerte vi en el pasillo una persona vestida con un traje con capucha negra. No le veía el rostro y creo que tampoco quería verlo, pero fijó su mirada en mí, vi sus horrendas manos sin gracia y con aspecto de muertas.

Cuando esa persona llegó a la puerta, mi amiga, ya extrañada por haberme visto petrificada, vio al ser en la puerta y solo pudo dar un grito, que nos levantó de la cama.

Cuando mi amiga dio el grito, el ser, de un momento a otro, apareció frente a mi amiga haciéndola callar en un segundo por el miedo. Esa “sombra", por decirlo así, se dirigió hacia mí y yo la veía venir sin mucho temor, levantó sus manos muertas y las acercó a mí. Sentí un gran dolor en el pecho...

La sombra introducía su mano sin esfuerzo en mi pecho y tomaba mi corazón. Yo solo sentía que estaba en un lugar oscuro (no sabía si tenía mis ojos cerrados o era que la luz no estaba prendida), pero en un instante vi una cálida luz indescriptible que me llamaba y yo quería estar allí con ella.

Abrí mis ojos. Cuando la sombra sacó su mano de mi cuerpo y vi en sus palmas mi corazón aún latiendo, sentí que moría, pero sin dolor. Él, con una rapidez sorprendente, destruyó mi corazón.

La sombra ahora se acercaba a mi amiga y yo debía detenerla, ya que aún me sentía viva a pesar de todo. En un segundo estuvo frente a mi amiga y ella se tiró al piso lloriqueando.

Su mano se acercaba al pecho de mi amiga, no sabía qué hacer y sin pensarlo me tiré en frente de mi amiga. La mano me atravesó, pero puse a salvo a mi amiga.

Sangre en el suelo y un grito en la noche eran una combinación perfecta. Mi amiga cayó al piso sin vida; con un ruido abrí mis ojos... Y estaba en la cama y mi amiga dormía a mi lado, no entendía lo que pasaba.

Me levanté. La luz por entre las cortinas. Me acerqué a la puerta y silenciosamente la abrí, en el espejo me veía yo... Miré atentamente. Claro, era yo de negro. Tenía la capucha descubierta, mi reflejo apoyó su mano en el espejo haciendo un gesto de adiós. No le respondí. El reflejo se puso la capucha bajo su cabeza, se dio la vuelta y desapareció hacia el otro lado.

Mi amiga no sabía nada de lo ocurrido, solo recordaba que cerramos la puerta y nos dormimos. ¿Habrá sido un sueño?

Advertisement