FANDOM


Esquizofrenia-350

La chica yacía inmersa en sus pensamientos, totalmente concentrada en sus deberes escolares como de costumbre. El llamado de su madre rompe su concentración en un parpadeo, sacándola del trance en el que se encontraba para atender su llamado de inmediato.

Consiente estaba que a su madre no le gustaba en lo absoluto que la hicieran esperar, y verla molesta era lo menos que deseaba en ese momento; una discusión innecesaria y fácilmente evitable la retrasaría sin duda, y no había nada más que deseara en ese momento, que concluir sus pendientes esa misma tarde.

En su búsqueda la encuentra en la cocina sonriente y algo atareada; El llamado era exclusivo para que le asistiera en el platillo que preparaba, la tarea que le esperaba era relativamente simple,  consistía únicamente en picar algunos vegetales,  se trataba de zanahorias solamente, las cuales eran indispensables para su preparación, según el argumento de su madre.

La chica accedió sin discusión alguna, iniciando la tarea de procesarlas según lo indicado. Con la tabla de picado lista, inicio el proceso con una pieza para facilitar la tarea, tomo el cuchillo y dio el primer corte, la zanahoria era dura pero después de algunas repeticiones, su mano se acostumbró a  la  fuerza requerida procediendo sin problema alguno.

Una por una fue picándolas hasta haber terminado. Libero un suspiro al ver su labor concretada, e inevitablemente tuvo que hacer la observación a su madre sobre la posible inmadurez de los vegetales, ya que el picarlos le había resultado algo complicado de realizar por la rigidez que éstas presentaban. La chica se vuelve para hacer entrega de éstas a su madre, pero al hacerlo descubre su ausencia en el lugar, posiblemente por la dificultad de la tarea y la concentración que ésta demandaba, no se percató del instante en que su madre abandonó el lugar.

Como sombra de su ausencia sólo se encontraba una olla en la estufa con algo de agua a medio hervir, a lo que asumió que se trataba del recipiente en que había de colocar los vegetales, procedió lentamente introduciéndolos con el debido cuidado en su interior, procurando no salpicarse con el líquido. Después de haberlo hecho, salió de la cocina en busca de su madre mientras la llamaba, en cada intento sólo el silencio ausente de respuesta se hizo presente.

Justo cuando se disponía a subir las escaleras para continuar su búsqueda en la planta alta, la puerta principal se abre a sus espaldas, al volver la mirada descubre a su madre en compañía de su hermana menor, las cuales reían descontroladamente por algún motivo que ella desconocía, parecían retornar de algún lugar, ya que ambas portaban su chaqueta. Todo se volvió confuso en ese instante, no había lógica para la conducta de su madre, ¿Cómo era posible que recién llegara si hacía unos instantes estaba con ella en la cocina?, inicia una caminata en pasos cortos hacía ellas y contempla cómo sus rostros alegres y despreocupados lentamente se deforman en rostros de horror por algo que parecían contemplar.

Justo se disponía a  dirigirse a su madre con la interrogante referente al instante en que había dejado la cocina, pero se ve interrumpida por el desgarrador grito de su hermana, la cual incluso tapa su boca con ambas manos en un fallido intento de aminorarlo y empieza a llorar descontroladamente.

La chica retrocede en un espasmo de sorpresa ante la desconcertante reacción de su hermana, justo en ese momento se percata de un derrapante desliz de su pie al dar un paso en retroceso, el cual casi le provoca una caída, baja la mirada y descubre un inmenso encharcamiento de sangre aun creciente en el cual se encontraba de pie, la chica invadida en pánico retrocede mientras realiza una inspección con sus manos por todo su cuerpo en busca de alguna herida de la cual no se hubiera percatado, y es en ese preciso instante cuando lo nota; su horrorizada mirada se fija en lo que alguna vez fue su mano izquierda, la cual  se veía mutilada y totalmente carente de dedos, el hallazgo provoca que la chica se desplome totalmente enloquecida.

Mientras tanto el agua hierve a fuego lento en la hoya sobre la estufa, derramando por sus bordes en cada gorgoteo una espuma y algunos chorros de agua de tono rojizo.