FANDOM


En este lugar me siento bien, no hay nada mejor que estar aquí, el blanco es un color que me tranquiliza y me aleja de ella… Si usted esta aquí es para oír mi relato, así que puede comenzar a tomar apuntes ya que será la única persona que escuchará de mi propia boca lo que sucedió.

Me encanta la danza, todo tipo de ritmos, participaba de una escuela en la cual era muy activa y acudía a ese lugar 3 veces por semana junto a mi mejor amiga Érica, lamento lo que sucedió. De igual manera... ¡ELLA LO PROVOCÓ!

Estoy perdida en el tiempo, no puedo recordar la fecha exacta cuando la conocí, pero luego de cada sesión en la academia de danza, Armín se encontraba sentada frente a la calle. No pude evitar sentirme atraída por aquella misteriosa chica y sentía curiosidad de por qué siempre estaba allí como si nada. El último día de sesión en la academia, le comenté a Érica de aquella chica y que no podría acompañarla de regreso a nuestros hogares porque iba a hablarle a Armín, Érica solo me miro y no dijo nada. Al salir de la sesión ella estaba donde siempre, crucé la calle y me senté junto a ella, su cabello largo y negro tapaba su rostro, su piel era blanca y tersa como la de una muñeca.

-Hola. - le dije amablemente. Ella se limitó a mirarme y dedicarme una sonrisa.

Hay cosas que no debería decir, pero resumiendo, Armín era una chica que le encantaba estar sola, comentaba que siempre tenia frío incluso en los días más calurosos en los cuales nos vimos, nunca supe donde vivía, quienes eran sus padres y muchos menos que hacía para entretenerse.

Me encantaba estar con ArmÍn, hasta llegué a faltar a las clases de danza que tanto amaba por estar junto a ella, aún siento que ella esta aquí pero me duermen cada vez que intenta salir.

No recuerdo el día, pero Érica llamó a mi casa dejando un recado de querer verme como lo solíamos hacer. A la mañana siguiente me levanté y fui a ver a mi amiga, ella estaba extraña y algo molesta, discutimos e incluso nos empujamo. Creo que estaba celosa por Armin, lo que no pude soportar es que me haya tratado de loca lo cual no lo soy, me gritó que nunca había visto a esa chica frente a la academia y que todo el tiempo me observaba sola riendo y hablando. No aguanté más, me fui de su casa, no podía seguir escuchando lo cuan celosa estaba Érica.

Al regresar a mi hogar, descubrí a mi madre hablando por teléfono con una persona, mi madre le comentaba las mismas cosas que Érica me gritó y comencé a creer que lo único que querían eran separarme de Armin. No podía evitarlo, algo extraño me sucedía con Armín, aún no puedo comprender el qué.

En la noche mientras dormía (no se si te ha pasado), sentí una sensación de estar durmiendo, abrir los ojos y ver una extraña sombra encima de mí, sentí un peso extraño y que esa sombra me absorbió.

No volví a ver a mi querida Armin, mi madre y Érica no podían estar haciéndome esto: querer separarme de la persona a la que yo adoraba, estaba sola en casa y de repente la puerta detuvo mis pensamientos, era Érica, le dije que se marchara que no quería verla pero mi corazón comenzó a latir y sentía un calor en el pecho un tanto extraño, al pasar por el corredor no vi mi reflejo en el espejo de mi abuela, sólo observé a Armín (raro, ¿no?) y continué para atender a Érica.

Le dije a Érica que pasara y le dije que me esperara en mi habitación que tenia deseos de volver a estar con ella, Érica subió, luego de eso comencé a sentir ese calor extraño en el pecho tal como esa noche, no recuerdo muy bien lo que sucedió pero luego desperté y vi mis manos cubiertas de sangre al igual que mi habitación y al lado de mi cama estaba Érica cubierta de sangre con unas heridas profundas en todo su cuerpo, era demasiado extraño, al parecer la habían devorado. Logré ver por mi ventana una camioneta blanca y muchas personas llorando y gritando, me apuntaban, luego no recuerdo más. Sólo se que ya estoy aquí hace un buen tiempo no se cuanto exactamente, solo hay una cama en este lugar.

Tú eres la única persona que me ha venido a visitar y te confieso que extraño mucho a mi Armin, era algo extraña, tenía ideas llenas de odio y dolor lo cual la hacia una persona interesante. Cada vez que comienzo a recordarla siento nuevamente un peso extraño en mi cuerpo.

Lo mas seguro es que te alejes de aquí.