FANDOM


LimboP MORADOR DEL LIMBO
"Se estremece la tierra, ruge la espuma de los mares sobre las montañas, y el cielo arde en música de sombras y liras infernales"

Este es un descarriado del Limbo, penitente del Purgatorio con fecha de nacimiento en un guiño de ¡CreepyLooza! Abstente de la arena, que esto es más legal que tu jfa. Burló La Guillotina y a los Jueces del Infierno, así que cómete tu teclado.

Fake Smile
Max Copperspoon es un muchacho de 16 años algo retraído, su desordenada apariencia es muestra de que no trata de impresionar a nadie. Es un chico que no destaca lo suficiente como para llamar la atención; Es alguien importante para Daylen y su grupo conformado por Tom y Greg quienes son los encargados de hacerle la vida imposible cada día en el instituto. Lo único que lo hace soportar el abuso de estos idiotas son las palabras que su hermana mayor le dijo:

-"Sonríe a pesar de que el mundo se te venga abajo."

Estas fueron las últimas palabras que él recuerda de Emma. Las menciono cuando el era muy pequeño pero a pesar del transcurso del tiempo el las recuerda con bastante claridad, la razón de porque estas palabras tienen tanto significado es que ella ya no se encuentra en este mundo. Fue asesinada cuando Max tenía 6 años y este no lo supo hasta que cumplió los 10, el visualizo sin darse cuenta la muerte de su hermana.

La infancia de Max fue complicada y esta estuvo acompañada de muchos sucesos extraños. El más importante sucedió cuando jugaba a las escondidas con Daylen; Max tapo sus ojos para empezar la cuenta, pero al hacerlo pudo observar una cruel escena: Un baño asqueroso y descuidado en donde se encontraba una chica que tenia un gran parecido a Emma y a un sujeto al cual no pudo reconocer. Lo que provoco un llanto descontrolado en Max al ver tal asquerosa escena, los niños que se encontraban cerca se voltearon a verlo ya que el llanto era demasiado alto como para ignorarlo, comenzando a reír alrededor suyo mientras se burlaban de el llamándolo "llorón". Greg se alejó del grupo ya que no estaba interesado en las burlas así que solo se limito a acercarse a Daylen y preguntarle:

-¿Hey acaso ese no es tu amigo?-. Dijo mientras hacia botar su pelota en el suelo esperando una respuesta.

-No, no lo conozco jamas seria el amigo de un niño tan llorón-. Respondió Daylen con una cara de repulsión mientras se alejaba de aquel patética escena junto a Greg.

En la actualidad Max es solo un chico solitario que no se preocupa de su apariencia ni de hacer amigos solo se concentra en seguir adelante a pesar de los problemas que trajo consigo ese día en el que sucedió aquel incidente tan perverso. Daylen no le ha vuelto a hablar desde aquel entonces excepto cuando lo golpean o hacen bromas pesadas junto a Greg y Tom.

Hoy es un día sumamente especial porque es el aniversario de la muerte de su hermana, comenzó por levantarse de su cama con el cabello echo un desastre para luego salir de su pequeña y fría habitación para percatarse de que no había nadie en su casa. Fregó levemente su ojo izquierdo y volvió a presenciar aquella escena de hace 10 años, pegando un grito un tanto asustado provocando que este chocara contra uno de los muebles en los que había una foto enmarcada de Emma haciendo que cayera al suelo trizándose por la mitad, la quedo mirando por unos segundo para luego recogerla con mucho cuidado diciendo:

-Haré el mejor esfuerzo hermana y seguiré sonriendo como siempre-. Susurro mientras quitaba los trozos de vidrio que había sobre la foto.

Al terminar aquella frase estiro sus brazos y salio corriendo con el uniforme a medio vestir, su corbata algo suelta y unos botones sin abrochar, en el trayecto a la escuela rondaba en su cabeza la idea de que sus recuerdos le estaba jugando una mala pasada. Llego atrasado ya que se había hundido en sus pensamientos y al abrir la puerta del salón 2A Daylen, Greg y Tom comenzaron a lanzarle bolas de papel a penas este asomo su cabeza por el marco de la puerta, el se encontraba acostumbrado a este tipo de cosas así que avanzo a su pupitre ignorando los insultos que estos le gritaban y se sentó para pensar un poco más relajado.

-¡Hey, llorón!-. Dijo Daylen acercándose dándole un fuerte golpe en el hombro simulando parecer amistoso.
Max Copperspoon
-¡¿Que te sucede?! ¡Eso no fue gracioso idiota!-. Grito Max furioso mientras se tocaba el hombro debido al golpe que le había dado.

-¿Acaso va a llorar el llorón otra vez? ¡Hazlo! ¡Llora para que venga tu hermana a defenderte! Nos vemos en el descanso idiota-. Decía Tom mientras se daba la vuelta y reía chocando los cinco con Greg.

Luego de eso se alejaron y lo dejaron solo mientras este se preguntaba que estarían planeando esos tres, se apoyo en su brazo tapando su ojo izquierdo otra vez pero ahora la imagen era un tanto distinta, visualizo con algo de dificultad a un chico desangrándose entre unas rocas cerca del mar el cual parecía estar escapando de algo o alguien. Lo que más le llamo la atención fue un chico que se podía ver a lo lejos de la escena; Su rostro no se podía ver a simple vista, ya que llevaba una máscara roja. Lo único que lo hizo volver en si fue el sonido de la campana que indicaba el inicio del descanso.

-Necesito refrescarme, esto ya ha sido demasiado-. Pensó mientras salia del salón apoyándose en las paredes dirigiéndose hacia el baño sintiendo como sus piernas temblaban cada vez más haciendo casi imposible poder sostenerse por si mismo.

Claramente esta fue una mala decisión ya que Daylen y su grupo se encontraban allí fumando unos cigarrillos, cuando se dieron cuenta que se trataba de el, Greg y Tom lo tomaron de los brazos haciendo un gran esfuerzo porque Max se mantuviera en pie; Fue en ese entonces en que sintió un fuerte golpe en el estómago que fue seguido con uno en la cara, Por cada golpe que recibía, una visión desagradable se hacía presente en su cabeza haciendo que el hilo de la cordura se fuera cortando poco a poco, hasta que finalmente perdió el conocimiento debido a los golpes siendo abandonado por Daylen y sus acompañantes. Al despertar se encontró encerrado en el baño junto a una máscara de extraño diseño y de color rojo muy parecido a la que llevaba el muchacho de las rocas. La primera reacción de Max fue alejarse de la máscara para luego comenzar a golpear la puerta y girar el pomo de forma desesperada para que lo dejaran salir de ese lugar lo más rápido posible preguntándose en voz alta algo asustado:

-¡¿Por que me sucede esto a mí?! ¡¿Que es esa máscara y como llego aquí?!-. Su desesperación se volvió incontrolable hasta el punto de abrazar sus piernas mirando la mascara y riendo nervioso para poder calmarse hasta que finalmente cedió y volvió a desmayarse.

Despertó en su cama muy agotado y adolorido, la única fuente de luz era la que provenía de la calle siendo visible a través de las persianas, miro su reloj de muñeca por breves segundos y concluyo que todo había sido un sueño, comenzó a sonreír ya que pensaba que todo era una broma que le había jugado su cabeza hasta que levanto la mirada y vio horrorizado las paredes de su habitación cubiertas con fotos de niños, mujeres y hombres tachadas con una gran X roja.

-¿Q-Q-Q-Que es todo esto?¿Que sucedió aquí? E-esto es una broma, no, no esto es una pesadilla s-si eso es lo que debe ser, una maldita pesadilla-. Decía tratando de convencerse de que aún seguía estando dormido.

Dejo de lado todas las dudas que tenía en ese momento, tomo aire profundamente para levantarse; No quería llegar tarde a la escuela otra vez, bajo corriendo con su uniforme maltratado y sucio para correr a toda prisa y no tener inconvenientes pero al girar el pomo de la puerta le comenzó a dar una terrible jaqueca que no solo venia acompañada del dolor insoportable sino también de una imagen en la cual se veía al chico de la máscara estrechando la mano de otro muchacho que era idéntico a el, este se quedo estático sosteniendo con fuerza el pomo de la puerta.

-Esto no es una pesadilla...esto es el mundo real-. Murmuro mientras lentamente se formaba una sonrisa en su rostro, una que representaba un nerviosismo que solamente él podía comprender provocando que esta vez si despertara.

Se levantó acomodando la ropa que traía puesta para salir de su casa en dirección al instituto dándose prisa, ya que tenia que ir a buscar algo antes de que otra persona se la llevara o la tirara. Entro corriendo al baño encontrando la mascara en el mismo lugar donde estaba el día de ayer. Se acercó y la tomo mientras la miraba con cuidado.

-Tú vendrás conmigo y nos divertiremos un rato-. Dijo guardándola en su mochila mientras caminaba sonriendo al salón de clases como si se tratara de un día normal; Como era de esperarse Daylen y su grupo se acercaron para molestarlo como si se tratara de un día más.

-¿Te gusto la paliza de ayer llorón? ¿Quieres otra el día de hoy?-. Dijo Daylen de forma sarcástica mientras reía.

-Cállate por favor idiota-. Le respondió de forma tranquila con la mirada vacía mientras mantenía la misma sonrisa.

-¿Que dijiste? ¡¿Escuchaste lo que dijo?!-. Interrumpió Greg sacando una navaja del bolsillo de su pantalón buscando asustarlo.

La pelea en ese salón había comenzado, Max a pesar de que parecía estar agotado y sin energía pudo quitarle con facilidad la navaja a Greg y lo apuñalo con el mismo por el cuello, al ver esto Daylen, Tom y los demás chicos de la clase intentaron detenerlo sin éxito, ya que este atacaba a quien se le acercara. Las chicas gritaban y lloraban abrazándose entre si porque sabía que no podrían escapar del salón 2A con vida.

Pasadas las horas, la puerta y las ventanas del salón se encuentran completamente manchadas de sangre, los únicos que continúan con vida dentro de esa aula eran Max y Daylen.

-¿P-Por que haz echo esto?-. Decía Daylen con la ropa cubierta de sangre y la voz entrecortada por el miedo que sentía de tenerlo tan cerca con la navaja.

-Porqué no eran felices...las sonrisas en sus caras eran falsas y eso no me hacía feliz a mí Daylen-. Murmuraba mientras terminaba de apuñalar el cuerpo de Tom para luego tirar la navaja cerca de Daylen.

Saco la mascara del bolso y se la puso lentamente, era bastante especial, tenía una sola cuenca para poder ver, la derecha y una simple sonrisa de color negro. Daylen aprovecho esto y se puso de pie tomando la navaja ensangrentada para correr hacia Max el cual no se movió y recibió el ataque mientras reía de forma exagerada a pesar de estar tosiendo sangre detrás la mascara.

-Esto ya lo veía venir...dime... ¿Donde esta tu sonrisa Daylen?-. Susurro en su oído mientras se quitaba el cuchillo del estómago y untaba sus dedos en su herida para hacerle una sonrisa en el rostro con su propia sangre.

-¡Y-yo no tengo la culpa! ¡¡El raro eras TÚ!!-. Le gritaba mientras lo apartaba con un empujón y lo golpeaba en el rostro.

-Tu tienes toda la culpa Daylen, si me hubieras ayudado...no tendría esta sonrisa falsa en mí rostro-. Dijo mientras se daba la vuelta para salir por una de las ventanas con algo dificultad tapando su herida con su mano.

-¡Vamos matame! ¡Hazlo como lo hiciste con los demás!-. Gritaba Daylen de forma desesperada con algunas lagrimas cayendo de sus ojos tirando la navaja al suelo.

-La basura como tu no merece que la mate prefiero que vivas el resto de tu miserable vida cargando con esto, no olvides sonreír amigo mio-. Dijo saliendo por la ventana del instituto perdiéndose entre los edificios.

Hasta el día de hoy la policía no ha podido resolver el caso del salón 2A, lo único que pudieron encontrar de aquel incidente fue a Daylen llorando en un rincón del aula con los cadáveres de sus amigos y compañeros nadando en su propia sangre; Lo que más les llamo la atención a los policías que entraron aquel día al salón fue lo que se encontraba escrito con sangre en la pared. El mensaje escrito por Daylen decía:

¿DONDE ESTA TU SONRISA DAYLEN? Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.