FANDOM


Hace años existía un abandonado hospital psiquiátrico para niños dementes y suicidas, hoy en día fue demolido o simplemente lo vendieron. Cuenta una historia narrada por las enfermeras ancianas que anteriormente habían trabajado allí, que hace poco había llegado un niño de 7 años. Él no tenía un nombre definido, por lo que las personas le decían Josh.

Existían rumores de que Josh era el hijo de Satanás, ya que siempre lo encontraban dibujando las paredes con crayones, jamás se hizo amigo de nadie puesto de que los demás niños pensaban que era raro. Algunos archivos de Josh estaban incompletos y con falta de información.

Una noche Josh no podía dormir en aquellas sucias sábanas del hospital. Él imaginó un pasado traumático y aterrador, creando así a su amigo imaginario... Ghost Boy.

Para Josh, el siempre veía a Ghost Boy como un niño fantasma o un demonio que quería jugar con él y hacerle compañía. Las enfermeras siempre encontraban a Josh hablando solo, una vez uno de los médicos lo sometió a terapia por 9 horas. Luego de eso, el médico fue encontrado muerto en su escritorio con la mandíbula torcida y falta de órganos.

Cuando le preguntaron a Josh que había pasado, el siempre respondía que fue su amigo Ghost Boy...

Una de las enfermeras, de nombre Abigail, quería saber más acerca de este nuevo amigo de Josh. Le dio papel y crayones para que interpretara a su amigo en un dibujo. Al terminar, Josh fue a mostrarle a la enfermera y esta se quedó en shock. En el dibujo de Josh había una extraña criatura oscura con forma de niño, ojos y pupilas dilatadas, no llevaba ropa alguna y tenía una fila de dientes que sobresalía de su boca.

Ghost Boy

Josh se pasó todo el día hablando con su amigo Ghost Boy, para él era como un hermano gemelo. Siempre compartían cosas juntos, se contaban secretos y algunas mentiras para ocultar la verdad. Una noche de luna llena, Ghost Boy quiso que Josh guardara un secreto suyo:

-¿Podrías guardar un secreto, Josh?- Preguntó Ghost Boy-

-Claro que sí, amigo mío. ¿Cuál es tu secreto?- Dijo Josh-

-Mataré a la enfermera Abigail y podremos salir de aquí... HAHAHA ¿Qué me dices Josh? ¿Lo hacemos? -Volvió a preguntar Ghost Boy-

Josh quedó en shock, él no sabía de lo que su amigo era capaz de hacer. No quería que matara a la enfermera Abigail. Durante años, Josh consideró a la enfermera Abigail como a una madre que jamás tuvo.

-N-no lo haremos. La señora Abigail es muy buena persona conmigo y no quiero que nada malo le pase- Dijo Josh con seriedad-

Ese comentario enfureció a Ghost Boy, el niño jamás le había dicho que "no" a su único amigo. Ghost Boy tomó a Josh por el cuello tratando de estrangularlo; pero se detuvo. Sonrió de lado a lado.

-No me importa si no me ayudas, yo puedo solo y te quedarás aquí a pudrirte HAHAHA -Dijo Ghost Boy lanzando una risa espantosa-

Los días pasaron, Josh pasaba más tiempo con la enfermera Abigail y menos tiempo con Ghost Boy. Algunos pensaran de que la hermosa mujer tenía carácter de madre amorosa pero los celos de Ghost Boy iban aumentando con el pasar de las horas. Ese día, una mujer de hermosos ojos y cabello sedoso dio a luz a gemelos.

La enfermera Abigail atendió generosamente a la mujer y le dio a sus gemelos. Josh ayudó a la enfermera a atender a la familia y a los bebes recién llegados. La madre de los bebés tuvo que quedarse en el hospital junto a sus hijos y su esposo fue a casa a descansar. Josh estaba dormido en su fría y aburrida habitación.

Eran las 2:46 a.m. y Ghost Boy tenía planeado una venganza contra Josh. Si no podía meterse con la enfermera que tanto amaba, entonces sería con los bebés de aquella mujer, incluyéndola a ella. Sus delgados pies tocaban el frío suelo del hospital psiquiátrico, los demás niños dormían tranquilamente pero Ghost Boy sentía una extraña sensación que nunca había sentido... El sentimiento de MATAR.

Fue hasta las incubadoras para bebés y allí los vio a ambos, su sonrisa llena de dientes sobresalientes daban la impresión de matarlos. Soltó una risa demoníaca y lo peor le llegó a aquellos dos bebés. La madre se levantó de su camilla dispuesta a ver a sus dos gemelos, al llegar al pasillo encontró un gran rastro de sangre. Miró a ambos lados pero no vio a nadie, fue hasta la habitación donde estaban hijos y sólo encontró sus pequeños cadáveres tirados en el suelo como dos muñecos viejos. Ella soltó un grito y corrió a su habitación, cerró la puerta detrás de ella.

Por un momento pensó de que estaba a salvo; pero se equivocó. Un hueco salió de la pared y de este salían arañas de patas largas y moscas. El hueco se hizo más grande y de allí salió Ghost Boy golpeando a la mujer y enterrando sus dedos en los ojos de la madre. La sangre se envolvió en los pies de Ghost Boy y este sentía un gran placer por matar.

Una luz alumbró el rostro de Ghost Boy, era un guardia de seguridad que venía a revisar el estado de los pacientes y niños. Se aterró al ver el cadáver de la mujer en el suelo. Ghost Boy sonrió de lado a lado y se levantó del suelo lentamente. El hombre sacó su arma y disparó varias veces.

Ghost Boy2

-¿Crees que eso me hizo daño? No eres nada más que un pedazo de mierda JAJAJA- Dijo Ghost Boy burlándose del hombre-

Aquella noche, Ghost Boy pintó de sangre las paredes de la habitación mientras reía dulcemente. Regresó al cuarto de Josh y se ocultó bajo la cama del niño.

Al día siguiente, la enfermera encontró las incubadoras llenas de sangre, tripas y órganos revueltos por el piso. Corrió hasta la cama de la joven madre y lo único que encontró fueron restos de tripas, órganos con pequeñas mordidas, como si un animal la hubiese atacado. Pero lo más extraño era que su cadáver no se encontraba allí. También encontró la cabeza del hombre de seguridad en un cesto de basura junto a su corazón y tripas.

Josh no salió de su habitación en todo el día, los médicos lo mantuvieron en aislamiento por su seguridad. La policía dijo que cerraría el hospital por 3 días hasta que hicieran las preguntas a cada uno de los pacientes y niños. Pero no dejaron ver a Josh.

Ese día, Josh habló con Ghost Boy, pero este no quiso responderle nada. Simplemente nada.

-¿Tú mataste a ese señora y a sus hijos? Dímelo amigo mío- Suplicó Josh-

-¿Y que si lo hice? Tu y yo no somos nada. Sólo me creaste por tu estúpida mente infantil- Dijo Ghost Boy-

La policía llegó a una no muy clara conclusión. Tomaron huellas digitales y algunas muestras de cabello y uñas, tuvieron que arrestar a la enfermera Abigail por encontrar sus huellas digitales en la cabeza del hombre de seguridad y en instrumentos de corte. Cuando Josh se enteró de la noticia, rompió en un agudo llanto.

Las demás enfermeras lo volvieron a encerrar en su cuarto. Este miró a Ghost Boy con lágrimas en los ojos y este le sonrió, una gran sonrisa de burla.

-¿Que hiciste Ghost Boy?- Preguntó Josh secándose las lágrimas-

-Solo cambié las huellas digitales mías por las de la enfermera Abigail, y vaya que funciona... ¿no?- Dijo Ghost Boy burlándose de Josh-

Con el pasar de los días, el pequeño Josh cayó en depresión. Una noche de tormentas, las demás enfermeras dejaron sus medicinas en su mesa de noche. Ghost Boy miro los frascos con pastillas y se le ocurrió una idea. Cambió las pastillas de Josh contra la depresión y en su lugar puso pastillas de cianuro, que acabarían con la vida de Josh.

A las 5:00 a.m Josh se despertó por una fuerte pesadillas. Miró a los pies de su cama y allí estaba Ghost Boy, sonriendo maliciosamente.

-Hey Josh... Mira, te presento a mi mascota- Dijo Ghost Boy. y de la nada las luces de la habitación de Josh se apagaron mostrando a una figura fantasmal que salía del armario de Josh, era como una especie de monstruo flotante de manos grandes con uñas afiladas- El es Goher...

Ghost Boy y Goher

Con el pasar de las semanas, Josh iba empeorando. Hasta que un día solo quedaba él y nadie más. Goher se introdujo en el cuerpo de las enfermeras, matándolas desde adentro y devorando sus órganos vitales y Ghost Boy asesinó de formas tan brutales a los niños que alguna vez molestaron a Josh. La sangre se esparció por todo el lugar.

Ghost Boy regresó con Josh y este estaba en sus últimos minutos.

-C-créeme...Que algún d-día volveré...Y te arrepentiras d-de todo -Dijo Josh con su último aliento-

-Fue bueno mientras duró nuestra amistad...1...2...3 -Dijo Ghost Boy y contó los 3 segundos que le quedaban a Josh- Adiós, querido amigo...

La sobredosis de cianuro acabó con la vida de Josh. Ghost Boy desapareció junto a su mascota Goher, pero no sin antes alertar a la policía. Estos tardaron más de 4 horas en retirar todos los cadáveres de las víctimas, incluyendo el de Josh. Quien diría que algo tan malvado con Ghost Boy saldría de su mente imaginaria.

El juró en regresar algún otro día, y dieron por cerrar el antiguo hospital psiquiátrico.