FANDOM


el sacrificio del obsesionado Editar

Mi nombre es Glend Smid, soy un hombre de 36 que está harto de su vida. Cuando era mas joven mi sueño siempre fue ser millonario y estar casado con una hermosa mujer, y cuando cumplí mi segundo sueño pensé que solo era cuestión de tiempo que el primero se cumpliera, pero con el tiempo mi segundo sueño se fue deteriorando, mi relación con mi esposa en peso a decaer y a volver insoportable, luego vinieron los problemas económicos.

En búsqueda de la fortuna invertí todo mi dinero en la bolsa de valores, esperando triplicar mi dinero, mi esposa me dijo que no lo hiciera, pero yo le decía “cállate, yo sé lo que hago”. Una semana des pues todo mi dinero desapareció y solo podía culpar a alguien, mi esposa. Su mala vibra causo que todo mi dinero se perdiera, por su culpa es que tengo que trabajar asta tarde para recuperar mi inversión, maldita bruja.   

Regresando del trabajo, luego de cobrar mi penoso y absurdo sueldo una serpiente verde paso al costado de mis pies. Desagradables criaturas son tan feas y hacen ese horrible sonido.   “ssshhh…”

Para calmar mi ira decidí matar a la serpiente, pensaba en agarra su boca y partirlo en dos con mis propias manos y luego vender su piel para ganar algo de dinero. Ven, ven pequeña serpiente no sufrirás mucho.

Perseguí a la serpiente hasta un gran bosque pantanos, si bien el ambiente no olía mal el paisaje era desagradable. Arboles húmedos, musgo en las piedras y agua empozada en la tierra, solo las criaturas desagradables podrían considerar esto como su hogar.

Mientras seguía caminando mi interés por matar a la serpiente se esfumaba con cada paso que daba, hasta que decidí dejar a la serpiente y salir de este repugnante bosque. Que pérdida de tiempo

Cuadro estaba por abandonar el bosque escuché un siseo. Era la serpiente y se escuchaba cerca, fue entonces que mis ganas por matar a la serpiente regresaron y con una energía alocada corrí hacia donde estaba el sonido, pero cuando llegué…   ella era hermosa.

Una hermosa y esbelta mujer con una hermosa piel y una larga cabellera verde estaba sentada en una gran roca mientras sostenía con la mano siquiera a la serpiente que con tantas ganar busque para matarla, ella la miraba fijamente y la serpiente también la miraba. Los ojos de la mujer estaban siendo tapados por su larga cabellera. Quiero verla de cerca.

Cuando me acerque accidental mente pise una rama y eso causo que la mujer se percatara de mi presencia y luego ella volteo a verme. Que hermosa

La serpiente se movió entre el brazo izquierda de chica y se metió entre su hermoso vestido negro al estilo griego, ella se levantó y en peso a acercarse a pequeños pasos, cuando la vi de cerca me percate de que tenía unos hermosos ojos color esmeralda y unos sensuales labios, intente hablarle, pero no podía, estaba como paralizado sin poder moverme o hablar. Dime tu nombre solo eso quiero saber eso.

De pronto sin previo aviso la hermosa mujer de cabello verde me beso y solo por un instante sentí el paraíso, cuando ella termino la serpiente que entro en sus prensas salió de la prenda les frente de la chica y se enrosco en mi brazo derecho, luego la serpiente me mordió la muñeca y en pese a marearen, mientras me tambaleaba sentí una gran sensación de salir del bosque y de regresar a mi casa, pero no quería irme sin antes saber el nombre de la chica, pero ella ya había desaparecido, pero la serpiente no.

Mareado logre salir del bosque y cuando recupere el equilibrio me dispuse a regresar a casa, aunque todavía tenga una serpiente enroscada en mi brazo, por alguna extraña razón cada vez que veía a la serpiente me acordaba del rostro de esa mujer y por esa razón no podía permitir que se alejara de mí. Como es posible que una criatura como tu me haga acordar de una diosa como ella.

Cuando llegue a mi casa mi mujer me recibió a gritos, me gritaba por que me había tardado tanto y yo solo la ignoraba, cuando ella observo mi mano derecha se asustó y me grito “maldito maniático porque traes un animal muerto a mi casa” ¿muerto? ¿a qué te refieres con muerto?  Dios no.

Cuando observe mi mano derecha, la serpiente ya no estaba enroscada en mi brazo, esta colgando de mi puño, su vientre había sido exprimido asiendo que sus entrañas salgas por su boca, ¿quién hizo esto? ¿Cómo es que paso esto? Estaba viva antes de llegar, estaba viva - antes de que mi esposa la viera. Fuiste tu desgracia, tu arruinaste mi tesoro.

-¡por qué lo hiciste! por mataste a la serpiente.

-yo, idiota tu llégate con esa cosa muerta.

-¡cosa! Esto no es una cosa, es algo hermoso que me dio ella.

-¿hermoso? De que estas ablando, dame esa por quería.

Ella trato de quitarme a la serpiente, pero yo no se lo permitiría, forcejeamos hasta que por accidente me tropecé y solté la serpiente, cuando la serpiente callo al suelo mi esposa lo cogió de la cola y cuando la levanto, la serpiente resucito y mordió a mi esposa, luego de la mordida mi esposa en peso a tambalearse y luego de un rato se desmallo. Eso te mereces asesina.

Me puse de pie y extendí mi mano para que la serpiente se enrosque de nuevo, la serpiente se acercó, pero solo para pasar por debajo de mí, cuando mire atrás, hay estaba la hermosa mujer de cabello verde y de ojos esmeralda, la serpiente trepo entre sus piernas y se metió entre su falda.

Luego ella extendió su brazo y yo extendí el mío, cuando ella agarro mi mano lo acercó hacia su cara y yo mude tocar su piel, su piel era tan fina y, fría.

Ella abrió su boca y pude ver cuatro dientes afilados, ella me mordió la mano y por el dolor saqué mi mano, de pronto todo en peso a nublarse y atabalearse, hasta que quedé todo se puso negro. Que está pasando.

-lamento aborte mordido., pero es la única forma de darte las gracias, a la pobre cita no le quedaba mucho tiempo de vida así que necesitaba la vida de alguien para seguir viviendo y tu esposa fue el sacrificio perfecto para que ella pueda servirme eternamente.

-espera, dices que necesitabas un sacrificio.

-para que mis amigas se una a mi necesitan la esencia de una mujer.

-pudiste a ver haberme pedido. Si me pidieras que sacrificara mi esposa lo aria, solo por una condición.

-¿cuál condición?

-que me digas tu nombre, nada más.

-jajaja, eres muy… simple.

De pronto la luz volví a mis ojos y pude ver, o través, a la hermosa mujer.

-venera mi nombre porque será lo último que escucharas.

De pronto el interior de mi saca empezó a derretirse, las paredes, los sillones, las mesa e incluso el televisor espesaron a derretiste y del líquido salieron muchas serpientes.

Las serpientes empezaron a envolver mi cuerpo e inmovilizaron con su veneno mis músculos, parecía una momia solo que envés de vendas eran serpiente, las serpientes mordían mi cuerpo, pero no sentía dolor… ni ardor…

-un sacrificio, para goddess Scarlett.

Las serpientes entraron en mis ojos, en mi boca, en mi nariz y en mis oídos, y espesaron a comerse mi cerebro. Estoy feliz de haberla conocido, pero estoy triste de no poder verla otra vez. 

Editar