FANDOM


Había una vez un chófer de autobús de un hospital de provincia.

Un día se encontraba transportando a veinte enfermos mentales del manicomio. Le dio sed en el camino y decidió parar por unos tragos. Cuando regresó al autobús, se sorprendió al encontrarlo vacío.

Todos los pacientes mentales de alguna manera habían logrado escapar. Preocupado de un probable despido, el ingenioso chófer, poseído por el pánico, se le ocurrió una idea: manejó el autobús cuesta abajo y acercó el vehículo a la primera parada que encontró con gente. Abrió las puertas y todas las personas que esperaban el bus, se subieron a él.

El chófer los llevó al manicomio y les dijo al personal que estos pacientes eran especialmente violentos y debían ser contenidos. Pasaron varios meses antes de que el personal se diera cuenta de su error. Para ese momento, mucha gente se volvió loca de verdad.

Los verdaderos pacientes mentales aún no han sido encontrados.