FANDOM


He estado en vela. Ya son las 1:00 de la noche y no puedo dormir, solo escuchar un sonido cada vez más pronunciado.

1:05 Todavía estoy despierto, mirando el techo como si ella me hablara, susurrando en mis pensamientos.

Siento cosquillas en los pies, como si alguien o algo me tocara. Me senté acurrucado, pero no vi nada.

2:11 ¡Todavía estoy despierto!

2:15 ¿Quién es? ¿Qué será? Soy el único que está viviendo aquí.

2:20 o 2:30 Por fin me ha vencido el sueño, confiando en que no sucederá nada.

Unos momentos más tarde, en medio del sopor, oí voces dentro de mi cuarto... Decían mi nombre. Mi cama comenzó a estremecerse.

Luego sentí un fuerte pinchazo en el estómago. Mi cuerpo temblaba sin control. No quería abrir los ojos. Unas horas después, los sucesos se extinguieron. El sueño volvió a dominarme alrededor de las 8:45.

Cuando terminé mi rutina diaria, al agonizar la tarde, regresé a mi cuarto y abrí las ventanas.

En ese preciso momento algo me tocó: "¿Por qué no abriste los ojos? Te perdiste todo la diversión."

Paralizado por el miedo, no supe qué hacer. Cuando me armé de valor para encarar lo que fuera que estuviese allí, había desaparecido.

Desde entonces, cada noche de pesadilla esa voz me insiste para que nos encontremos cara a cara, y me habla de una fábrica olvidada. Y despierto bañado en sudor, agitado y lleno de una angustia terrible.

Ahora mismo en que escribo estas palabras como última confesión, algo me toca y me atormenta: "¿Por qué no abriste los ojos? Te perdiste toda la diversión."