FANDOM


No sé cómo comenzar, o de hecho si deba si quiera relatar esto.

Supongo que lo indicado sería explicar el por qué escribo esto aquí. Yo no soy un gran fan de la página, y puedo decir que si he leído tres o cuatro relatos estoy exagerando, pero no he querido hablar de esto con nadie más.

Mi hermano desapareció hace una semana bajo circunstancias poco comunes. La última vez que lo vimos fue un día por la noche en su cuarto, y a la mañana siguiente había desaparecido. Al principio pensamos que se había ido con sus amigos o su novia, pero no faltaba ninguna de sus cosas en su habitación. Su teléfono celular estaba en su lugar, su billetera, todo. Incluso su computadora seguía encendida, como si simplemente se hubiera desvanecido.

Unos días después, al no saber nada de él y no recibir respuesta alguna por parte de la policía, busqué entre sus emails y encontré el siguiente archivo de texto. Fue muy extraño, pues había aparecido de la nada en el escritorio y no tenía nombre ni extensión.

Fue horrible leer algo así pero, aquí está…


Todo comenzó hace dos días.

Era de madrugada y estaba terminando un trabajo de investigación. Vi el reloj en el monitor de mi computadora y eran un poco pasadas las 3 de la mañana. Comencé a cerrar programas y navegadores y justo cuando iba a apagar la computadora vi el ícono de Halo CE y me pregunté si habría gente jugando a esa hora. Tenía sueño, pero mi curiosidad por echar una partida con los jugadores de una hora tan avanzada de la noche fue más grande y terminé abriendo el juego.

Entré a la lista de servidores que de hecho era más grande de lo que había pensado. No me entretuve mucho mirando y busqué uno con buena conexión y que fuera en mi mapa favorito: Blood Gulch. No tardé mucho en encontrar varios así que mi siguiente parámetro de búsqueda fue la cantidad de jugadores en él. Todo iba normal hasta que me topé con un servidor de nombre “%77&@Ç59?#”. Al principio no le di importancia puesto que alguien que nombra así su servidor claramente no pone mucho empeño en hacer que funcione bien, pero vi que había 15 de 16 jugadores en él (15/16) y tenía una buena conexión, así que pensé que probablemente se la estarían pasando bien allí. Iba a dar clic cuando vi que tenía un candado del lado izquierdo del nombre, señalando que era un servidor privado y sólo se podía entrar con contraseña.

Pensé que era una lástima y me disponía a seguir mirando servidores, cuando aun no sé por qué razón decidí mirar mi reloj. Marcaba las 3:32 am, y justo en el momento en que cambió a las 3:33 el candado del servidor desapareció. Creí que ya iban a cerrar, pero seguía habiendo 15 jugadores en él. Miré un par de segundos la pantalla creyendo que era una coincidencia y después hice doble clic para entrar. No sabía en lo que me estaba metiendo.

Mientras se cargaba el mapa tomé mis auriculares y me los puse, y cuando por fin aparecí en el juego lo primero que hice fue tomar rápidamente un rifle de largo alcance (como todos los que jugamos Halo) y apuntar con la mira.

En ese momento algo me pareció muy raro, puesto que había comenzado tan rápido, no me había percatado de que no había nadie más ahí, y tampoco había música de fondo ni ninguna clase de sonido. Miré a mi alrededor, apunté hacia la base al otro extremo del mapa y todo estaba desierto. Pensé que estaba en lo cierto momentos antes cuando vi que desapareció el candado porque iban a cerrar el servidor, pero si lo hubieran hecho ¿Por qué estaba yo ahí? Y de no ser así, ¿Cómo se habían ido 15 jugadores al mismo tiempo?

Presioné un botón en el teclado para ver la lista de jugadores y en ese instante supe que algo no andaba bien. La lista mostraba 16 jugadores en total, pero todos excepto yo estaban en el equipo rojo. Mi nombre de usuario (********) era el único que estaba de color azul. Lo primero que pensé fue que había entrado en el servidor de algún clan de graciosos que se dedicaban a molestar jugadores al azar, pero al mismo tiempo me pareció de reconocer que estuvieran tan organizados para esconderse en un mismo sitio sólo para gastarle una broma a alguien.

Decidí ver a cuántos podía llevarme, puesto que conozco el juego y soy bueno en él, y tal vez al final me invitarían a formar parte de su clan a lo cual yo con mucho gusto diría que no y que mejor se pusieran a buscar un trabajo, o algo por el estilo.

Lo que yo no sabía era que ahí no había seres humanos.

Comencé a caminar unos pasos por el mapa pensando en qué momento saldría el primero de ellos o si saldrían todos juntos. Abrí la lista de jugadores una vez más para ver quienes tenían buena conexión y quienes no tanto basándome en su número de conexión (es un número que aparece junto al nombre de usuario, entre menor es, mejor velocidad tiene el jugador).

Lo que vi me aterrorizó.

Todos tenían el mismo número: 333.

En ese momento, mi respiración comenzó a acelerarse al igual que mi ritmo cardiaco, y me di cuenta de que aquello no era una broma. Miré rápidamente el teclado para presionar el comando de teclas que cerraba el programa, presioné la primera de ellas y puse un dedo sobre la segunda, pero antes de presionarla volteé una última vez al monitor, y ahí fue cuando lo vi.

Del otro lado del mapa, justo al lado de la base roja, había alguien. Era una silueta de color negro. No se movía en absoluto y parecía estarme observando. El miedo me paralizó y no pude mover mis manos para cerrar el juego.

Permanecí unos diez segundos mirando fijamente aquella figura en la pantalla mientras el terror crecía más y más dentro de mí. Cuando por fin pude moverme, puse las manos sobre el teclado pero no para cerrar el programa. Aun no sé por qué lo hice, y creo que jamás lo sabré, pero comencé a caminar hacia él.

Estaba muerto de miedo, pero al mismo tiempo algo más fuerte que yo me conducía hacia allá. Sabía que tenía que llegar a ese lugar, pero justo cuando me estaba acercando, aquella silueta desapareció. Así de la nada se había ido, y allí fue donde todo comenzó. El mapa empezó a cambiar. Era como si parpadeara entre dos escenarios completamente diferentes, y ahora sí escuchaba sonidos de fondo, era como una tormenta muy estridente y había otros sonidos que no pude distinguir, parecían voces o algo parecido. Cuando todo se detuvo, me di cuenta de inmediato; no eran voces, eran lamentos. El sonido de la tormenta había cesado y ahora sólo se escuchaba el viento muy fuerte, pero aun más fuerte, podía oír lamentos. Lamentos humanos.

El mapa seguía siendo muy parecido a donde estaba antes, hasta cierto punto el tipo de gráficas era el mismo, pero ahora el cielo era rojo, las montañas eran oscuras y todo estaba en ruinas. Parecía como si alguien hubiera hecho una versión infernal del juego.

Allí fue cuando no resistí más. Empujé el teclado, tomé los auriculares con mis manos y justo cuando iba a quitármelos una voz me habló y pude escucharla como si estuviera junto a mí.

Dijo: Si sales ahora, se acaba el juego.

Me quedé quieto, con las manos en los auriculares, sin saber qué hacer. Una parte de mí pensó en lanzar los auriculares y desconectar la computadora, pero de alguna manera sabía que eso no podía terminar tan fácilmente. Aquella voz seguía hablando en mi cabeza y sabía que si trataba de acabar así con todo, sería peor.

Traté de calmarme. Bajé los brazos y acomodé el teclado frente a mí. No podía poner las manos encima de él puesto que no dejaban de temblar al igual que mi respiración. Pero en algún momento, pude hacerlo y comencé a moverme.

Seguía escuchando el fuerte sonido del viento, pero ahora podía oír también cada paso que daba por el lugar. Me detuve justo en medio del mapa porque me pareció escuchar algo. Con la mano aun temblando alcancé el lado derecho del auricular y subí el volumen. Era un susurro. No podía distinguir lo que decía, porque aquello no sonaba como ningún lenguaje que yo conociera, era como un conjunto de sonidos que jamás había escuchado, pero definitivamente estaban diciendo algo. Y lo que fuera que estaba haciendo esos sonidos, estaba cerca.

Miré hacia arriba y vi algo a lo lejos. En lo alto de una montaña hay un lugar al que se puede llegar usando una trampa y justo ahí, había algo.

Se asomaba y se escondía como si sólo me vigilara, pero no alcanzaba a distinguir qué era eso. Recordé que llevaba conmigo un rifle con mira y lo seleccioné. Puse el primer aumento y aún estaba lejos, pero hubo algo que me perturbó. Con el acercamiento, la figura que estaba sobre la montaña se distorsionaba, como si hubiera interferencia.Todo era claro excepto aquello a lo que le estaba apuntando. Y cuando puse el segundo aumento, ya veía más de cerca, pero la figura se distorsionó aun más.

Quité la mira pensando que tal vez no podría verla de todas formas, pero al mirar hacia allá, me di cuenta de que a simple vista no se distorsionaba en absoluto. Así que con el terror que me invadía, comencé a acercarme al monitor.

Mientras más me acercaba, podía ver que aquello tenía ojos rojos, y que era a mí a quien estaba mirando. Cuando estuve justo frente al monitor me quedé mirando unos segundos, esperando que pasara lo que pasara, esa cosa no se moviera. Pero me equivoqué; de repente parpadeó y comenzó a bajar rápidamente en cuatro patas por la pared de la montaña. Yo regresé aterrorizado a mi lugar, al ver que esa cosa corría rápidamente hacia mí, pero no era la única. De otros lugares del escenario comenzaron a salir criaturas como esa, todas acercándose rápidamente hacia mí. Tomé el teclado y comencé a moverme y a disparar por todos lados, estaba tan asustado que no veía hacia donde apuntaba, pero de pronto, un tiro dio en la cabeza a uno de ellos y otro más derribó al que estaba frente a mí. Y en ese momento pude ver por primera vez cómo en la parte inferior de la pantalla aparecía un anuncio del servidor.

“Has eliminado a: …” (Eran nombre de personas reales, así que no los escribiré, porque sé que los llevaré en mi cabeza el resto de mi vida).

Seguí disparando y con cada acierto que hacía, un nuevo anuncio aparecía en la pantalla. Pero de pronto, miré hacia la izquierda y sólo pude ver la cabeza de uno de ellos frente a mí. Nunca olvidaré ese rostro. Como si aquellas criaturas estuvieran incendiándose por dentro y el fuego sólo pudiera salir a través de sus ojos.

Después de eso. Todo se oscureció.

Ya no estaba la computadora, ni el teclado, ni mi cuarto. Nada. Era como si hubiera desaparecido, pero siguiera viviendo una pesadilla con los ojos vendados. No podía ver ni sentir nada, pero podía escuchar, podía escuchar cosas. Y eran cosas horribles. Como si nunca hubiera abandonado el juego.

De repente, por fin abrí los ojos… estaba arriba de la montaña de Blood Gulch.

No sé cuánto tiempo había pasado, ni qué es lo que me sucedió, pero seguía en el juego, solo que ahora, estaba dentro de él.

Me encontraba justo en el mismo lugar en el que estaba aquella criatura cuando yo jugué, pero parecía el mapa original.

Y de repente, entró un jugador nuevo al servidor. Parecía no saber qué le estaba pasando al igual que yo, pero en un momento, miré hacia abajo, y allí estaba él, la silueta que vi cuando entré al juego la primera vez. Estaba inmóvil, mirando hacia el jugador, y éste comenzó a caminar, pero cuando se encontraba a la mitad del escenario, supe que la silueta iba a desaparecer, pero antes de hacerlo, giró su cabeza hacia mí y vi lo más terrorífico que jamás haya visto. Su cara.

No había nada en ella excepto dos ojos blancos, completamente vacios.

Lo peor, fue cuando sonrió. Una sonrisa enorme y macabra como nada que hubiera visto antes apareció lentamente en su rostro, y luego desapareció.

Justo después, escuché de nuevo el sonido de la tormenta y el escenario cambió a como era la última vez que estuve en él. Después, sentí calor dentro de mí. Un calor intenso que me quemaba por dentro hasta que llegó a mis ojos y salió a través de ellos.


En ese momento, lo entendí todo.

Ahí termina el documento de texto. No sé cómo apareció, o si sea una broma pesada de alguien, pero sé que no estaba allí antes de que desapareciera mi hermano.

Después de eso he jugado el juego un par de veces, justo en ese mismo escenario creyendo que tal vez pueda encontrar algún indicio de lo que le pasó, pero no he encontrado nada.

Aun así, cuando juego, en momentos me parece escuchar un sonido extraño dentro del juego, como un susurro o algo parecido, y a veces, he tenido la sensación de que hay un jugador extra. No sé cómo, no sé porqué, pero puedo sentir como si me siguiera. Siempre aparece en el equipo contrario y jamás lo he visto más de dos segundos, pero siempre está cerca de mí, sobre todo cuando voy solo a la cueva que está en la parte oeste del mapa, donde hay una roca en el medio, con un escudo y un lanzallamas a los lados.

Creo que también es prudente decirles, que yo quité el nombre de usuario de mi hermano, el cual les daré ahora por precaución.

Posiblemente nunca lo vean, pero si algún día, en algún momento juegan Halo CE, tengan cuidado si encuentran un jugador con el nombre “Casanova”.

Y nunca, bajo ninguna circunstancia, jueguen Halo CE a las 3:33 de la madrugada.