FANDOM


Hidden JimEditar

Hola mi nombre es Jimmy, soy un niño huérfano de 12 años. Nunca le preste atencion al haber nacido sin conocer a mis padres, mientras viviera feliz y el compania de la gente a la que quiero.

Lo recordaría como si fuese ayer, fue un 22 de Abril del año de 1940, yo me encontraba jugando con Lucy una de mis amigas mas cercanas afuera del orfanato en donde vivíamos. Cuando de repente nos llego la noticia de que una pareja tenia pensado adoptarla. Me dio tristeza despedirme de ella ya que eramos muy cercanos y no  seria muy agradable perder a mi mejor amiga.

A la semana de la adopción de Lucy, vimos unos extraños hombres de negro hablando con la dueña del orfanato, en ese momento yo me encontraba espiando su conversación ya que eso extraños hombres vestidos de traje negro y gafas oscuras me parecían algo sospechosos. Desde mi posición no pude escuchar muy bien lo que se decía pero por lo que pude entender se trataba del orfanato, querían comprar el orfanato.

Y así fue, compraron el orfanato y a nosotros veníamos incluidos. Luego de que esos dos hombres de negro compraran el orfanato las cosas en el se pusieron bastante raras...

Como por ejemplo que nos dieran muchas vacunas extrañas con nombres muy raros. Cuando entramos a nuestros cuartos vimos que estaban poniendo rejas en las ventanas de nuestras habitaciones.

Y entonces le pregunte:

-Disculpe, ¿Para qué son las rejas?

Y el de forma un poco irónica me respondió...

-Es para prevenir, ¿Es por si algún chistoso intenta saltar de la ventana?

Me seguían ocasionando desconfianza esos tipos de negro pero nunca fui capaz de preguntar porque compraron el orfanato y porque la exagerada cantidad de vacunas que nos daban. Aun así los mas extraño fue lo nos daban de comer, era una carne extraña con un sabor peculiar, eso era lo que nos servían todos los días, día tras día.

Meses después de esas extraña rutina, algunos de los niños empezamos a cambiar, mis dientes fueron cambiados por otros dientes puntiagudos, mis extremidades se alargaron de manera monstruosa, mi piel se volvió pálida y mi rostro estaba irreconocible.

Luego de esos "cambios" los hombres de negro nos llevaron al sótano y nos encadenaron allí y nos dijeron que no hiciéramos ruido, y fue cuando presencie lo mas asqueroso que jamas creí...

Esa carne que nos servían todos los días.. no era mas que la carne de los niños que no cambiaron como nosotros.

Ahí fue cuando me decidi a escapar de Ese manicomio. formule un plan con los demás muchachos que me acompañaban que consistía en atrapar al hombre al cual nos alimentaba y obligarlo a que nos libere.

Y así fue... cuando el hombre vino a darnos al siguiente día al cual comeríamos, uno de los muchachos los agarro con sus brazos y amenazo con comérselo si no nos liberaba y el hombre aterrorizado acepto.

Ya libres decidimos escapar saltando desde la ventana de la terraza, los tipos de negro empezaron a disparar a todos lados intentando impedir que escapáramos.

Subimos casi volando las escaleras que llevaban a la terraza, ya en la terraza nos acorralo uno de los hombres de negro diciendo:

-¿A dónde se supone qué van?

Y de un zarpazo lo tome del cuello y le pregunte:

-¿Porqué nos convirtieron en estas cosas?

Y me respondió:

-Hacemos esto para ayudar al país, queríamos experimentar con ustedes para usarlos en esta guerra para poder acabar con la amenaza Nazi.

Y muy enojado y lleno de ira le arranque la cabeza y la lance por la escalera.

Muy decididos, saltamos de la terraza, ninguno de los que saltamos quedamos heridos al caer de la terraza que de por si era muy alta gracias a las mutaciones que sufrimos en nuestro cuerpo, desgraciadamente nuestra dentadura cambio de ser una dentadura de un omnívora a una de carnívoro, ya nunca volveríamos a ser los mismos.

Gracias a dios Lucy se fue antes de estos acontecimientos, no soportaría que me viese así. Después de escapar del orfanato nos separamos, yo decidí irme a la ciudad y los otros chicos siguieron otro rumbo.

Al llegar a la ciudad me di cuenta de que nadie le daría empleo a un "Caníbal deforme" y me di cuenta de que  vivir una vida sin padres, dinero y con un cuerpo deforme era imposible, estaba enojado y con hambre,

Robe de una tienda de disfraces un traje de mago que consistía en un esmoquin negro con guantes blancos, un sombrero y también robe una mascara blanca con una cara sonriente para ocultar mi pálida y deforme cara, luego de ver como lucia el traje me empece a sentir cómodo con el pero aun seguía molesto y hambriento.

Vi a un muchacho caminar por enfrente del callejón donde yo vivía y no me resistí...

Lo mordí, hacer eso se volvió un habito y siempre luego de mi cena dejo mi firma escrita con la sangre de mis victimas, no solo era para saciar mi apetito cuando como gente me da una sensación de alegría y gozo.


"Con cariños Hidden Jim"Editar