FANDOM


No... no tengo mucho tiempo, se acerca, le siento, aquí está, en mi habitación, es de rostro pálido, pelo largo, cuernos, cuerpo deforme con cola de dragón y patas de bestia, negras y con garras. Tiene ojos rojos, más bien son cuencas, llenas de sangre que chorrean, y tiene una sonrisa gigante, de oreja a oreja, no, más, una sonrisa macabra y grotesca, de donde salen unos puntiagudos y amarillentos dientes. Antes de morir, os voy a contar, ese es un demonio llamado Sonrisas. Se tiene que invocar, un año en el que en Semana Santa, el viernes sea 13. Si le invocas, no te puedes echar atrás. Él es un alma en pena, mejor dicho, un demonio en pena. Pues miren, él era un niño que tuvo un accidente, y, al llevarle al hospital, perdió los ojos. Tres días después entró en coma y sus padres, le abandonaron, eran dos psicópatas, no les importaba nada. Él estuvo 15 años en coma. Cuando despertó, le llevaron a un colegio, como él no sabía nada, le pegaban, él se defendía, aunque era ciego se defendía, y le pegó al matón que le torturaba. Al día siguiente trajo un cuchillo, varios botes de lejía y un encendedor. Lo primero que le hizo fue tallarle una sonrisa con el cuchillo, después le golpeó hasta que tosía sangre y por último le clavó unos cuernos que le había arranado a un cordero, le prendió fuego y empezó a invocar al Diablo. El último que murió, sabía latín, y en una hoja puso:

Ángel está invocando al diablo, moriremos todos, y el pobre Taylor, ciego y sin nada en el mundo se va a convertir en un demonio, curioso que Ángel se llame así y que haya invocado al...

Aquí terminó el mensaje, a Ángel se le encontró muerto, crucificado al revés, al igual que Saul, el chico que escribió el mensaje. Los demás niños fueron degollados. En la pared ponía:

No lo menciones

Cuando conocieron este caso, se quedaron atónitos, nunca vieron nada parecido. El hermano de Saul, mencionó al Diablo en una conversación sobre su hermano. Se encontró muerto y en la pared  ponía:

Dije que no lo mencionaras.

Yo lo mencioné sin querer, él viene a por mí, no mencionen al Diablo mientras hablan sobre estos sucesos, o correrán la misma suerte que yo...

Adi...