FANDOM


Siempre he sido una chica amante de las historias de terror, por lo que cuando todo esto empezó, no creí que fuera a llegar tan lejos. Para mí era una compañía nocturna incorpórea que estaba ahí para molestarme, y no le tuve miedo en un inicio porque solo era una niñata tonta con una malsana obsesión con los creepymonsters comunes. Joder, de no haber sido tan malditamente inmadura y hormonal, esto no me estaría pasando.

Ahora, he tratado de buscar explicaciones a lo que está ocurriendo. Uno de mis múltiples trastornos mentales me hace ver alucinaciones menores cuando me siento en peligro. Una de las explicaciones a la que me aferro con más fuerza para convencerme a mí misma es que no es real. No es real, no es real, no es real. NO ERES REAL.

Lo siento por la repetición, en especial por la última frase, pero es que me siento observada.

¿Venderles la "mota"? ¿Creen que exagero? ¿Creen que estoy loca? Probablemente lo esté. Pero trato de mantener la cordura hasta el máximo, no dejaré que esa bestia le haga daño a otras personas. Me persigue desde..., que vi un video de Dross en el que hablaba de este tema. Inicialmente solo era una sombra con forma humanoide en la esquina entre la puerta y la pared. Hasta ahí todo iba bien, no había nada más, ningún suceso extraño. Hasta hace unos meses. Ya no era incorpóreo, sino una forma negra humanoide que se movía por mi habitación. Luego mis llaves desaparecieron. Sin ellas no podía salir de casa, ya que me la paso mayoritariamente sola en ella, mis padres trabajan hasta tarde y mi hermano aún estudia en la escuela. Luego fue mi tarjeta de débito. Desaparecidos ambos de mi escritorio, que casualmente es el lugar más cercano al rincón de la puerta. Quiere que me quede sola con él en casa para terminar conmigo, quiere consumir por completo mi energía vital. Y si escribo esto, es a plena luz del día; en la noche no me permite tener mis dispositivos encendidos, los hace fallar.

Abro este post como último recurso. Nadie me cree.

Mientras tú lees esto, la noche cae. Se me agota el tiempo con cada maldito segundo que pasa. ¿Qué hice para merecer esto? Me siento cada vez más débil, más agotada. Es la misma sensación que tenía cuando me cortaba las venas, esa sensación de debilidad, de estar muriendo.

Esta vez te pediré una cosa. Mi mensaje es claro, solo..., une las primeras letras de cada párrafo, están ennegrecidas. Y, POR FAVOR, HAZLO ANTES DE QUE ÉL...