FANDOM


“Chocolate, gelatina, pasteles, malvavisco, gomitas, caramelos, paletas, helados, fresas con chocolate. Todos los postres son deliciosos, pero ninguno como el postre tan sabroso que yo creé.”

Uno, dos, tres. Voy corriendo de pasillo en pasillo buscando lo que más me gusta. ¿Dónde estará? No lo puedo encontrar, siempre lo esconden muy bien, por eso es tan divertido comerlo.

1: Antes de cocinarlo, debo encontrar todos los ingredientes, qué bueno que me los sé de memoria, ¿no es fabuloso? Pero no me dejan entrar a la cocina por culpa de la naturaleza de los ingredientes, eso me pone muy triste… Por suerte, los ingredientes siempre están en otro lugar, un lugar más divertido.

“Comienza el juego, vamos a cocinar mi postre favorito. No tienes de qué preocuparte, será rápido y fácil de cocinar. ¿Sabes por qué es divertido cocinarlo? Porque los ingredientes también quieren jugar jajaja.”

Nuestros primeros ingredientes son los huevos, el agua y la harina; no hay de qué preocuparse si de entrar a la cocina se trata, yo sé en dónde están. De allí consigo mis ingredientes, deliciosos y esponjosos. Incluso me encanta probar la masa cruda, sabe bien y es caliente.

Los ingredientes se esconden muy bien, pero yo soy muy buena encontrándolos.

1° Vamos por los huevos que son fáciles de obtener. Lo malo es que están dentro de una caja muy ruidosa, pero si lo sujeto muy bien, no se escucha nada.

“¿Ves que no ha sido tan difícil? Lo malo es que esta vez la caja sí sonó, pero como la sujeté no sonó tan fuerte. Eso me alegra mucho. La caja tiene más ingredientes que no uso, me cubrió de dulce y delicioso jugo de fresa, ¿quieres probar?”

El 2° ingrediente es el agua. Caminando hacia el final del pasillo, dentro de la puerta rota siempre está.

Tengo que abrirla con mucha fuerza para que el agua salga. Las tuberías están muy viejas, por eso hacen un ruido muy molesto, pero es solo durante unos segundos. Lo malo es que a veces yo también me mojo de agua. Es ridículo, lo sé, pero qué se puede hacer.

Ya tenemos 2 de los 3 primeros ingredientes. Falta la harina, es muy espesa, así que también es pesada, pero no te preocupes. Yo la cargaré por ti. Ven conmigo, la harina está en mi habitación, dentro del armario. Siempre guardo mis ingredientes sobrantes, lo malo es que no pueden estar ahí mucho tiempo, sino se empiezan a pudrir por lo viejo y huele muy mal. LO que guardé ayer permanece fresco y limpio felizmente.

“Espero que estés tan emocionada como yo de poder saborearlo, te va a encantar. En las tardes busco la forma de distraerme sola y mi pasatiempo favorito es la cocina, hay muchos ingredientes en esta gran casa. Si te quedaras comprobarías que es muy divertido. ¿Te gustaría quedarte aquí a vivir?”

Voy abriendo el armario, mira, te lo dije: están frescos y en buen estado. ¿Te sientes bien? Pareces enferma. No te preocupes, cuando lo pruebes te sentirás mucho mejor, los más frescos son las más chiquitos. Lo malo es que siempre tienen un palo de metal dentro de ellos, no sé para qué, por eso hay que arrancarlos. Yo uso el cuchillo para poder desprenderlo, más adelante te mostraré cómo.

“Ya tenemos los ingredientes para empezar a cocinar, les pediré más tarde que me presten un rato la cocina, no te angusties... Aún te ves mal, ¿quieres una medicina?... Pronto te sentirás mejor. Cuando mis amigos vienen también se ponen así, pero como soy buena amiga los dejo dormir todo el tiempo que quieran, incluso duermen el tiempo que yo quiero. Qué buenos amigos, ¿verdad?”

Tenemos que buscar los materiales para poder cocinar, un cuchillo, un tazón para mezclar, pelador, rallador y una batidora. El cuchillo lo tengo yo en mi habitación, siempre lo tengo ahí, porque me la paso cocinando más en mi habitación que en la cocina. Sé que es raro, pero si lo intentaras verías que es más fácil y divertido cocinar ahí. Además, si haces un desastre tú misma lo puedes limpiar sin que se enteren. ¿No es fabuloso?

El tazón de mezcla está en el sótano, dentro de una caja, junto al pelador y la batidora. Vamos corriendo, ya quiero empezar a cocinar.

¿Que por qué la mayoría de mis ingredientes está en mi habitación? Te dije que cocino mucho en mi habitación, así que lo que sobra lo dejo en mi habitación para no tener que salir a cada momento por los ingredientes.

“Vamos rápido, ya tenemos todo lo que necesitamos, así que corramos porque no puedo esperar para empezar y enseñarte cómo se hace. Para cuando lo quieras volver a comer, puedes hacerlo en tu casa y hacer que tu familia lo pruebe, sé muy bien que les encantará a todos como a mí.”

Vamos a empezar:

1° Echemos el agua, la harina y lo huevos. La harina debe desprenderse con cuidado porque se podría echar a perder; el cuchillo debe ser afilado para ello. Solo entierra con mucho cuidado el cuchillo cerca del tubo de metal.

Echamos la harina junto con el agua y la revolvemos muy bien hasta que se ponga espesa y luego le echamos los huevos, pero no le quitamos la cáscara para que conserve mejor el sabor. Ahora aplastamos todo muy bien y lo seguimos batiendo. Si quieres que quede más esponjoso, échale más harina hasta que te guste cómo quedo. La harina ya está lista, ahora hay que darle forma. ¿Qué forma te gusta a ti?

Yo lo haré en forma de corazón porque me gustan los corazones: son cálidos, suaves, tibios. Amo su color rojo o rosado. Después de darle la forma, sé que sobrará masa. Usémosla para hacer los adornos. Ahora vamos a la cocina para pedir el horno. Vamos, corre.

“¿Nos pueden prestar el horno? Te dije que si me lo prestarían hay que meter la masa en el horno durante una hora. Mientras se cocina hagamos las decoraciones."

1° Hagamos la capa de color que la cubre, yo la quiero rojo como el color del corazón. Usemos la masa sobrante y le echamos agua con colorante rojo para que se pinte. Hagamos las figuras más pequeñas. ¿Quieres hacer flores? Ok, hagámoslas negras y moradas con más harina y colorante.”

Después hagamos las chispas que ves sobre el pastel con el rallador. Rallemos copos de fresa. Yo traje fresas frescas de mi armario, pero como este rallador corta en tiras tendrá que ser así. Hay que rallarlos muy bien y en trozos pequeños para que no queden gruesos, están muy tibios. Pongámoslas en la nevera para que se enfríen.

Vamos a hacer jugo de uva para cubrir el pastel, mételas en la licuadora hasta hacerlas jugo, recién “cortadas”.

¿Listo? Está quedando genial, solo falta el adorno de arriba. ¿Qué podríamos poner? ¿Qué tal si decoramos el pastel con unas cintas color carne para que combinen perfectamente? Toma, córtalas y ponlas más pequeñas.

“El adorno de arriba será una flor muy bella, es especial, tiene cinco pétalos muy largos.”

“QUÉ EMOCIÓN, EL PASTEL ESTÁ LISTO”

Sácalo del horno, pero cuidado con quemarte. EMPECEMOS A DECORAR, quedará muy lindo.

“Está listo… Qué precioso, ¿te gusta el té y los dulces o frutas? Podemos acompañarlos con eso, ¿te gusta el té de fresas? Sabe muy rica, lo tengo aquí, solo falta hervirlo. Siéntate afuera con el pastel. PERO NO TE LO COMAS SIN MÍ, mientras busco lo demás”.

“Terminé, podemos empezar a comer, pásame el cuchillo. Las golosinas y el té quedaron sabrosos, el jugo de uva resalta mucho sobre el pastel. Quedó encantador… Es hora del postre."