Wiki Creepypasta
Advertisement

Se cuenta una historia en Japón sobre el dibujante más extraordinario de mundo capaz de hace llorar tan solo con una imagen sin historia o narrativa, de hacer reír, de hacer amar. Pero no se sentía conforme con lo que hacía, él quería dar vida a lo que hacía, hace tiempo el artista estaba casado con una hermosa mujer llamado Oyoki, pero, si el padre jamás aceptó esa relación por más que los 2 se amaran, el padre no daba el gesto de aprobación para su hija de ser esposa, un día los enamorados sucumbieron al placer del cuerpo.

Lamentablemente el honor pudo más que el amor y la novia hizo un Harakiri, el padre tomó como señal de honor el acto de su hija, pero el novio quedó devastado tratando de hacerla volver dibujo una tras otra y otra la cara de su amada Oyoki, pero cada dibujo para él era imperfecto y daría todo lo que tenía por volverla a tener a su lado.

El artista se enteró de la existencia de unas brujas que vivían en lo mas profundo de un abismo, donde se dice viven los espíritus de sombras.

Amorperdido

El artista llegó a lo más profundo del abismo donde la brujas le ofrecieron lo que quería, traer a la vida a su amada, lo hicieron pasar a un altar donde en el centro estaba una estatuilla de un se con una sonrisa grotesca y maniaca, con ojos que tenían una fuerza tal que pusieron al artista en pánico, la brujas le explicaron que harían un ritual para dar vida a la imagen de su amada, pero a cambio el daría a beber un poco de su sangre a Oyoki y otro poco a la estatua. El ritual se hizo, de la imagen emanada una burbuja de tinta el tamaño de una persona, hizo implosión dejando ver el cuerpo de su amada, pero al dar a beber su sangre, los ojos de ella se volvieron rojos intensos. Las brujas rieron y se burlaron de él ya que nació un demonio de su hermosa imagen alimentado por su soledad e ira. El demonio despedazó el cuerpo del artista como una fiera con la misma fuerza que amaba a Oyoki, la estatua, fiel testigo de la desventura, gritó:

¡He ahí el límite, cuando los sentimientos se transforman en revancha, el amor en una bestia y la avaricia son una causa justa para afrentar lo inescrutable!

Advertisement