FANDOM


—¡Ahg! ¡Para! ¡Abuelo, Jimmy me está pegando! —Gritó una voz desde la otra habitación.

Estos viejos huesos nunca duermen bien, y mucho menos cuando un niño pide ayuda.

¿Hijo? ¿Mi hijo? No, esa voz es demasiado joven. ¿Mi Nieto? Eso debe ser. Por supuesto. ¡Mi nieto necesita ayuda!

Un intruso estaba atacando a mi nieto, no podría luchar contra él. No a mis 74 años, incluso si soy un veterano.

De repente me acordé. La mesilla de noche. Ahí guardaba mi revólver. Deslizando silenciosamente el cajón, tomo el arma y la munición, cargándola mientras camino hacia la habitación de mi nieto.

Para mi horror, cuando abrí la puerta, no había un Jimmy, sino dos de ellos. Parecían exactamente iguales, luchando en el suelo del dormitorio. ¿Cómo era posible? ¿Era algún tipo de demonio que intentaba suplantar a mi nieto? ¿Trataba de arrebatar su lugar?

—Abuelo —Gritó el niño impostor— ¡Jimmy me está haciendo daño!

—¡No, no es verdad! —Gritó el verdadero Jimmy.

—¡Apártate, Jimmy, yo me encargaré de ese demonio! —Dije, levantando mi revólver hacia el impostor con firmeza.

—¡Abuelo, detente! —Ambos niños gritaron a la vez.

Apreté el gatillo, el revólver hizo su deber una vez más con un disparo ensordecedor, seguido por un silencio muerto.

El impostor yacía en el suelo, sin vida.

—Jimmy, ¿estás bien? —Pregunté.

—Abuelo —Jimmy gimió. Su voz temblaba, apenas podía hablar—, ¿Qué… qué has hecho ? Has disparado a mi hermano.”

Un momento de clarividencia llenó mi mente. Los viejos recuerdos empezaron a inundarme de nuevo. Dos Jimmys… ¿gemelos idénticos? ¿Jimmy… y Jason? Medicamentos y un diagnóstico… demencia… ¿Alzheimer?

El revólver cayó de mis manos, golpeando en silencio en el suelo.

¿Qué he hecho?