FANDOM


La nueva escuela estaba bien, sí, la verdad estaba bien, observe a los alumnos ir a sus clases correspondientes, mientras que yo respiraba algo nerviosa. .''¿Y si no les caía bien? ¿Y si me van a odiar al final?''  Siempre tenía esas palabras en mi mente, jamás las dejaba ir, fui directamente al despacho del director por suerte con ayuda de los consejos de un profesor de matemáticas. Al llegar, me dio un papel con el número de la clase que iba a corresponderme. 

Agradecí con una sonrisa amable, mientras me preparaba e iba buscando la clase, al llegar entre tocando; solía ser muy educada, tranquila y respetuosa, jamás entraba en temas que la gente no me llamaba, a no ser que sean graves y tenga que defender.  Al entrar con permiso del profesor, me puse a su lado mientras que el, paraba la clase, ¡y justamente era Física!:

— Bien chicos, hoy llegó una alumna nueva, tenéis que ser buenos con ella, y que se sienta bien, no queremos que esta clase gane la fama por ser malos ¿o no es así? —Comentó mientras se colocaba sus gafas y miraba a toda la clase, parecía motivarlos con esas palabras, como si estuvieran en un equipo de fútbol.— Y bien, ¿cómo te llamas? 

— Ah. . . — Al oír la pregunta, voltee la cabeza observándolo con una sonrisa algo tímida, y algo se me daba mal, era presentarme delante de mucha gente, y vaya que era grande la clase, todos estaban sentados muy cerca, a excepción de uno. .— Me llamo Angela Acosta.

— Angela Acosta, bien, un placer soy tu profesor de Física, me llamo Carlos, y dime ¿te mudaste hace poco por este barrio o vives con algún familiar cercano? 

— Un placer, profesor. . .Y. . Sobre eso, estoy viviendo con mi tía, justamente a 3 manzanas cerca de aquí, puedo venir como mucho caminando y me sobra tiempo sobre eso. — Comente con una sonrisa, mientras que con una sonrisa de vuelta, me dijo donde sentarme, hasta que en esos momentos veo a un chico apartado de los demás, al principio no me importaba, pensaba que quería estar ahí simplemente para que nadie lo moleste, o ese tipo de pensamientos. Me senté en el medio de clase, justamente pegada a la pared empecé a ver el tema que estaban dando, y justamente, sonó el timbre dando la hora del almuerzo.

[ . . . ]

En esos momentos de soledad que pase unos minutos sola, seguí observando como todos se familiarizaban rápido con los demás, solté un leve suspiro algo agotador mientras me recargaba mejor contra la pared, mire hacia arriba mirando el cielo. .''¿Tan rápido se nubló?'', de repente, oí unos quejidos no tan lejos, pero eran algo audibles, cuando me dispuse a levantar, de repente hubo silencio, pero se seguía escuchando a la gente reír y hablar de fondo. 
''Algo no anda bien, mejor será que investigue un poco. .No puede ser tan grave, ¿no?.'' Me levante, tome mi mochila me la coloque a un lado del hombro izquierdo y me dispuse a ir donde había escuchado esos quejidos de dolor, al llegar, no vi a nadie, se me hizo algo extraño pero a la vez camine nuevamente hasta ir al baño de chicas, observe en el espejo mi propio reflejo y comencé a darme consejos, como cualquier chica se diría para darse ánimos: 

— Oh vamos, Angela, no es tan difícil, ¿ves?. . . Es decir, solo te falta algo de relación a los demás, ser mas abierta, como un libro, ¡o una enciclopedia del mundo, no. . .Del universo! — Justamente, esto era raro, me animaba a mi misma por estar bien, sabía que el mundo daba muchas vueltas, muchos golpes en sí. Pero todo esto, realmente me afectaba, y más estando en la maldita escuela, tenía que madurar ya. .O eso me decían. 

Al pasar unos minutos, salí del baño, hasta oír nuevamente esos quejidos de dolor, corrí y pude ver que ese mismo chico estaba siendo pegado, fui donde todos se encontraba y los pude parar, aunque. . .Me jalaban un poco del cabello para apartarme, por suerte, un profesor pudo venir y llevarlos con el director. . 

— Oye. .  — Me puse delante de él ofreciendo mi mano.—  ¿Estás bien. . .? ¿Te duele algo? ¿puedes levantarte o caminar? — Realmente, me estaba preocupando, nunca antes entre a una pelea para defender a nadie, normalmente, ignoraba ese tipo de cosas, pero esta vez, no lo deje pasar. . .

— S-sí, no te preocupes, estoy bien, así son cada día. . .Tranquila — Respondió mientras que iba recogiendo del suelo unas libretas, en ellas estaban dibujadas por encima.

Le ayude a recoger sus libretas, hasta que me fijé mejor en ellas. — ¡Vaya!, se te da bien dibujar, ¿algún día me puedes enseñar?, mola mucho, ¡seguro que llegarás a ser grande en la vida! 

— . . . — No dijo ni una sola palabra, solamente miró a otro lado, le faltaba confianza, por lo que pude observar por su acto.— Bueno. . .No es tanto que digamos. . .Es decir, lo que más me gustaría es. . .Ser fuerte en la vida, eso es lo que me falta. . 

— Seguro que serás fuerte, por cierto, a todo esto que estamos hablando. . . Soy Angela, un gusto — Me levante mientras le devolvía amablemente su libreta, un cuaderno color azul bastante bien detallado con decoraciones blancas, podía verse que era pintura, o algún otro tipo de líquido blanco, como el tipex. 

— Ya se, eres la nueva, Angela Acosta. . . Un placer, soy Marcos Parker. . .

— Un placer, Marcos, ya verás, seremos buenos amigos, para siempre. — Al comentar esto, sonreí de una forma amplia, mientras cerraba mi mano en forma de puño y sacaba mi meñique pequeño, este solamente sonrió un poco y junto su meñique con la mía. 

Éramos mejores amigos. . .Me lo dijiste, cuando te conocí, pero ellos te quitaron de mi lado, eras mi hermano. . ¡Eras como un hermano para mi!. 

Justamente, en aquel otoño, Marcos vino a mi casa ambos nos pusimos a dibujar en mi cuarto, mientras que escuchábamos historias de fondo, y hablábamos un poco en bajo para no romper ese ambiente de historia. 

— Oye Angela. . .¿Conoces a los ''Creepypastas''? 

Me quedé confusa ante tal pregunta de su parte, a la cual negué levemente.

— Nunca oí hablar de ellos, ¿porque? . . . — Pare en seco de seguir pintando, mientras lo observaba curiosa sobre esa pregunta.— Él solamente rió levemente, mientras que en una parte escribió un nombre. 

— Pues te invito a que escuches este, es bastante bueno, si te digo que contiene, perderá su gracia ¿no es así? — En sus labios se formaba esa sonrisa amistosa, asentí correspondiendo a esa sonrisa mientras que tomaba la trozo de papel y mirando el nombre ''¿Como me puede llamar tanto este nombre. . .?'' Pensé mientras que oiga a Marcos recoger sus cosas. — ¿Ya te vas. . .? 

— Sí, mañana justamente voy con mis padres al campo 1 semana. . .Pero tranquila, pienso mandarme e-mail's, llamadas, mandarte cartas. Y muchas cosas más. —Al decir esto tomó sus cosas y se fue despidiéndose al mismo tiempo.— ¡Hasta en 1 semana!

— ¡Hasta en 1 semana! — Sonriendo recogí todo, mientras que al mismo tiempo encendía el ordenador y así, empezar a escuchar la historia. Pero en vez de eso, me llamó mas la atención de como invocar a dicho ser, así que, antes de saber de este, busque como invocarlo.— Bien. . .Necesito solo. . .¿Una imagen y la música. . .? Bueno, no será tan difícil, ¿no? 

Justamente, esa noche me dispuse hacerlo, pero lo deje, no me veía capaz, sentía miedo, inquietud, y nervios, y en esas condiciones, es mejor no hacer nada. Solamente olvidarse, y dejarlo pasar. ''¿Y si al final será real. . .? ¿Podre morir en serio?'' En eso, me acosté en mi cama observando al techo, mientras que sentía el ambiente muy calmado, lo suficiente para quedarme dormida en esos minutos de tranquilidad.  

[ . . . ]

En toda esa semana, no recibía nada, ni e-mail's, llamadas, ni cartas por correos. . .¡Nada!, y me estaba preocupando, ¿habría cambiado de opinión? ¿pensó mejor en no ser más mi amigo?, fui a ver, ya pasado una semana, tendría que haber llegado al menos toda su familia a casa, al llegar toco la puerta y abrió su madre, la cual está me observó algo con tristeza y su voz parecía algo corrompida por el llanto ¿estaría antes llorando?:

— Angela. . ¿No te has enterado?. .— Comentó la madre de Marcos, mientras que intentaba retener las lágrimas para evitar seguir llorando. 

— ¿E-enterarme de que. . .? — Respondí algo confusa, pero asustada al mismo tiempo, pero me atreví a comentarlo.— ¿Puedo estar con Marcos. . .? 

Observe que la madre volvió a llorar, realmente, ¿se habría muerto un familiar suyo. . .? Vi que el marido consolaba a su esposa, la cual me dijo que pasara, que estuviera como en mi casa propia, agradecí y entre, cerrando suavemente la puerta, al entrar, me senté en el sillón, viendo como lloraba la cual a mi me daba pena verlos así:

— Verás. . .Angela. . .— El mayor se sentó al lado mió mientras acariciaba mi espalda, como ya preparado sabiendo que cualquier momento iba a derramar lágrimas.— Sobre Marcos. . .

— ¿Sí. . ? — Comente algo asustada, mis ojos ya estaban con lágrimas aunque no lo pareciera, ya me estaban asustando.

— Se suicidó. . Lo encontramos en su cuarto, sus manos con rajas a mas no poder. .

Al oír eso, agache la cabeza, llorando y llorando, realmente me dolía, ¿será que no le dijo todos los problemas que él pasaba en el colegio. . .? ¿estaría sufriendo en sí? ¿por qué no me lo comentó antes?, realmente me dolía, perder a un mejor amigo, casi como si fuera un hermano. . .El mundo, no se lleva todo por que quiere, si no por capricho. 

Al llegar nuevamente a mi casa, no comente nada a mi tía, sabiendo que no quería involucrarla en todo este tema, busque y busque por todo internet, cualquier forma, cualquier cosa para hablar con él por última vez: 

— Marcos. . .¿Porque te fuiste sin decirme nada. . .? Tenía tantas cosas que decirte, que, ya no tiene sentido que viva, ya no tiene sentido que siga viviendo. . . Quiero que estés aquí, por favor, duele. . .¡Duele sonreír ahora!. — Observe en internet que mi ordenador, por alguna razón, ahora, iba lento, pero sin perder la gracia, se abrió una pestaña ''le abre dado a un enlace por tonta. . .'' Pensé y observe un juego que se podía hacer sobre las 1 o 2 de la madrugada, me dispuse a leer los materiales, todo lo que era necesario, lo prepare 1 hora antes para empezar, esta era mi primera vez debía admitir que asustaba, pero solo pensaba en Marcos, el era toda mi sonrisa, y no estaba ahora conmigo. 

Tras haber invocado, y notar que no pasaba nada, me acosté directamente en la cama sin decir ningún comentario en voz alta, pero sí en voz baja: ''Juego estúpido inservible. . .''.

[ . . . ]

Aquellos momentos, me sentí arrepentida de no haber cerrado el juego, por que justamente cuando dormía. . .Tuve un sueño extraño, todo estaba oscuro a mi alrededor, en esa oscuridad, se encontraba una puerta de madera bastante antigua, no sabía lo que pasaba. . .Hasta que. .Mis pulmones se llenaron de agua de una forma veloz, no podía respirar, al contrario, no tenía oxígeno alguno, morí en aquellos momentos. .Ya no volví a ver la luz nunca más, al contrario, me quedé atrapada en aquel juego sin ningún final alguno, y todo por no cerrarlo, sólo puedes rezar a Dios en que te salve de ''esa cosa''. Se alimenta de la oscuridad, te observa cada paso, te observa lo que haces, hasta lo más importante. . .El sabe de lo que tienes miedo. 

Jamás dejes que entre, no le hagas caso. . .El solo quiere verte sufrir, y verte muerto ahogado, como me encuentro yo. . .Te mata con el peor miedo que tengas, con tan solo que él abra la puerta. . .Por favor. . .

Jamás. . .Le abras la puerta. . .

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.