FANDOM


LimboP MORADOR DEL LIMBO
"Se estremece la tierra, ruge la espuma de los mares sobre las montañas, y el cielo arde en música de sombras y liras infernales"

Este es un descarriado del Limbo, penitente del Purgatorio con fecha de nacimiento en un guiño de ¡CreepyLooza! Abstente de la arena, que esto es más legal que tu jfa. Burló La Guillotina y a los Jueces del Infierno, así que cómete tu teclado.


(Esto es una remake del spin-off de Jeff the killer, Jane the Killer. Al mismo tiempo que es un spin-off de Jeff el asesino, un remake de Jeff the killer).

Me llamo Jane Smirnov Nahuel, y estos son los últimos momentos que tengo antes de perder la cordura. Me encontraba en el hospital, las quemaduras de mi cerebro no paraban de torturare, pero debo conservar mi humanidad.

Ahora mismo se estarán preguntando: ¿Qué es está pasando? Bien, yo se los explicaré.

Nací el 15 de junio de 1995 en Trelew, Argentina. Cuando era un bebé, mi familia y yos mudamos a El Caín, porque en una parte íntima tenía una marca de nacimiento de una golondrina, De ahí que me pusieran el nombre que tengo ahora. Tuve una infancia muy alegre, mi madre era una estilista de moda muy famosa y mi padre un abogado profesional. Nos la pasábamos bien juntos. Todos los domingos íbamos a un concierto de música clásica, de ahí conseguí mi gusto. Mi tema favorito era la 5º sinfonía de Beethoven.

Un día a mi madre le dieron un puesto de trabajo al extranjero, por lo que nos mudaríamos. El 10 de febrero de 2012, habíamos llegado a Antofagasta, Chile, pero el barrio al que nos mudábamos era de clase baja, me sentía un poco aterrada la primera vez que estuve en ese lugar. Nos bajamos de camión de mudanzas y empezaríamos a trasladar nuestras cosas a la nueva casa.

Mientras estaba dentro de ella, tres de nuestros nuevos vecinos se presentaron ante mis padres.

Nelson: Buenos días soy Nelson Morales Jackson, y estos son mis hijos Jeff y Liu.

Sora: Encantada, yo soy Sora Smirnov Nahuel, este es mi marido Dross y la que está detrás de la puerta es Jane.

Dross: Jane, preséntate ante los vecinos.

En eso salí de la casa, y me presenté ante la familia Morales.

Yo: Encantada de conoceros.

Mientras los hermanos discutían, yo estaba charlando con mis padres y Nelson.

Nelson: Y, ¿qué os a motivado a mudaros aquí?

Sora: Pues verá, me han ofrecido un puesto de trabajo en esta ciudad, y aquí estamos.

Nelson: Así que escogisteis esta casa.

Dross: Bueno, en realidad esta es la única casa que estaba disponible. No sabíamos que el barrio en donde se encontraba era muy decadente, dijo algo choqueado.

Yo: Esto me da mala espina, dije algo aterrada cuando vi a un señor detrás de la valla mirándome de forma acosadora.

Nelson: Tengo una idea, ¿por qué mi hijo Jeff no acompaña a su hija al instituto?

Dross: ¿Estás seguro de eso? Preguntó dudando.

Nelson: Por supuesto, nosotros tres somos buena gente, dijo seguro. Además, Jeff y Liu llevan navajas para protegerse, por lo que no habrá ningún peligro para vosotros.

Yo: Me parece interesante, quisiera conocer el resto de Antofagasta, dije entusiasmada.

Rose: Está bien, vamos a probarlo.

Terminé la charla y le preguntamos a Jeff:

Nelson: Jeff, ¿quisieras acompañar a Jane al instituto para que conozca el pueblo?

Jeff se sorprendió, rojo, mientras que su hermano le puso una cara graciosa.

Sora: Sí, será una buena forma de conoceros mejor, mientras la proteges de los peligros que corren en el barrio.

Yo: Estoy muy entusiasmada por conocer Antofagasta.

Liu: Estará encantado, dijo hablando por Jeff.

La familia Morales y la mía nos fuimos a nuestras casas casas, mientras que Jeff charlaba con Liu.

Al día siguiente, Me vestí, tomé mi desayuno y esperé a que viniera Jeff. Cuando tocó el timbre, abrí la puerta y nos fuimos al instituto profesional Los Lagos.

Durante el paseo, charlábamos sobre cómo eran nuestras vidas. Jeff me dijo todo sobre su día a día en su barrio, contándome una historia sobre que un día de 2004, a las dos de la mañana, fue atacado por un coyote mientras dormía, pero por suerte, su padre le salvó la vida, destrozando el cráneo del animal, aunque perdió el dedo medio de la mano izquierda. Me aterré por unos momentos, y luego de tranquilizarme, le dije que era de Argentina, mi madre era estilista, y mi padre abogado, tenía una marca de nacimiento de una golondrina en una parte íntima, y que me gustaba la música clásica.

Después de romper el hielo, Jeff me contó sobre el baile de San Valentín que tendrá lugar el viernes en la playa por la noche, y me preguntó que si quiero ir con él, a lo que le dije que me lo pensaré. De pronto, una chica en un monopatín salta sobre nosotros, a sólo unos centímetros por encima de sus rodillas. Ambos saltamos por susto.

Jeff: ¡Oh no, es ella!

Yo: ¿Quién?

La chica se cayó y se volteó hacia nosotros. Pateó el monopatín y la cogió con sus manos. La chica tiene 17 años, tenía el pelo punk entre morado, verde y naranja, camisa de aeropostal, pantalones vaqueros azules algo rasgados, y zapatos rotos rojos.

Randyana: Vaya, vaya, vaya. Parece que el emo de Jeff trajo a una chica nueva.

De repente, aparecen otras dos chicas. Una de ellas era delgada y la otra enorme.

Randyana: Bueno, ya que ella es nueva por aquí, me gustaría presentarnos, La de ahí es Keith y ella es Troya. Y yo soy Randyana. Dime emo, ¿quieres decirnos quién ella?

Yo: Me llamo Jane, y no me gusta que le llames así.

Randyana: Bien Jane, ¿eres virgen?

Yo: ¡¡¡¿¿¿Qué!!!??? Grité disgustada.

Jeff: Por favor chicas, no sigáis con lo que creo que estoy pensando.

Troya: ¡Cállate Jeff!¡No interrumpas a la jefa!

Randyana: ¿Por dónde iba? Ahh sí. ¿Quieres que te la quitemos nosotras tres?

Yo: ¡Por supuesto que no! ¡Yo no soy homosexual, y aunque fuerais hombres, ni en broma lo haría con sujetos tan arrogantes, egoístas, y tan brutas como vosotras!

Randyana: Pues no nos dejas más remedio que hacerlo por las malas, dijo mientras reía de forma maquiavélica.

Me quedé paralizada, y Jeff intentó protegerme.

Jeff: Basta las tres, os he dejado que hicierais vuestras atrocidades en contra de mi voluntad en el pasado, pero no voy a permitiros que violéis a ella.

Keith: ¡Oh cállate!

Randyana le dio una patada en los testículos a Jeff, y esté cayó al suelo de dolor. Keith y Troya me inmovilizaron para la violación. intenté liberarme, pero las dos punks me superaban en fuerza. Y Randyana se dispuso a desvestirme primero, empezando por mi falda.

Jeff veía como las tres pandilleras estaban a punto de violarme. No podía permitírselo, y así, con mucha ira, se levantó, sacó su navaja de bolsillo, y se dispuso a salvarme. Atacó por sorpresa a Randyana, apuñalándola por el hombro, y echándole arena a las otras dos, soltándome. Jeff gritó:

Jeff: ¡Jane, corre rápido, no sé por cuanto voy a entretenerlas!

acepté y me fui como el viento. Corrí buscando ayuda y me encontré con una estación de policía. Entré directamente y ahí estaba uno.

Policía 1: Buenas señorita, ¿qué se le ofrece?

Yo: ¡He estado a punto de ser violada por un grupo de macarras! Dije exhausta y aterrada.

Policía 1: Vaya, un 34W. No te preocupes, nosotros nos encargaremos de ese asunto.

Le agradecí enormemente, y tomé camino hasta el instituto. Tiempo después en mi casa, les conté a mis padres sobre la violación, a lo que ellos intentaron calmarme con que todo iba a salir bien.

Al día siguiente me levanté a desayunar, en ese momento escuché la sirena del coche patrulla y lo que vi me dejó preocupada pensando en lo peor. Del coche salieron dos policías, se dirigieron a la puerta de la casa de Jeff, tocaron el timbre y Nelson la abrió.

Nelson: ¿Puedo ayudarles?

Policía 1: Buenas, ¿están sus hijos en casa?

Nelson: Chicos bajad, unos agentes quieren veros.

Ambos hermanos llegaron a la puerta.

Liu: ¿Qué pasa?

Policía 2: Jeff y Liu Morales Jackson, quedan detenidos por herir a Randyana, Keith y Troya, y por intentar violar a Jane Smirnov Nahuel.

Gritaron ambos hermanos, sin saber que estaba pasando, mientras que los policías les esposaban.

Jeff: ¡Un momento, esto es un error, fueron ellas las que querían violarla!

Liu: ¡Nosotros solo la estábamos protegiendo!

Policía 1: Guarden sus explicaciones para el juez.

Nelson estaba atónito ante los acontecimientos, y a mí también.

Yo: ¡Oh no! ¡Esto puede ser un problema!

Los agentes metieron a ambos hermanos al coche patrulla y se largaron. Entonces mis padres pensaron que eran ellos los que me violaron.

Dross: ¡Sabía que era mala idea! Dijo serio.

Yo: ¡No espera, no son ellos! ¡Las verdaderas criminales eran tres pandilleras que nos topamos ayer! ¡Jeff solamente intentaba protegerme, y al parecer su hermano vino a ayudarle!

Sora: No lo sé Jane, dijo un poco confusa, esto me parece muy poco convincente.

Yo: Lo digo en serio. Papá, ayúdales a que no vayan a prisión.

Dross: Esto es muy apresurado.

Comencé a llorar, dándoles pena.

Dross: Está bien, seré su abogado.

Sora: Les apoyaremos en esto.

Yo: Gracias, les abracé.

Al día siguiente, fuimos al juicio a las seis de la mañana para el caso de los hermanos Morales Jackson. El juicio comenzó, todos estaban aquí, Jeff y Liu acusados por Randyana, Keith y Troya. Con Dross Smirnov Nahuel como abogado defensor, y Rubén Mangle como abogado acusador.

Juez: Procedimiento Abreviado, Juicio Oral número 69, barra 8000. Se declara abierta la sesión. El secretario va a dar lectura a los escritos de acusación y defensa.

Secretario: Señor juez, tenemos el caso del estado en contra de los señores Jeff y Liu Morales Jackson por intento de violación a Jane Smirnov Nahuel, y herir a las señoritas Randyana, Troya y Keith Diawara Sialuk.

Juez: Jeff y Liu. Pónganse en pie.

Los hermanos se ponen de pie.

Juez: Se les informa de vuestros derechos a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable. Si van ustedes a declarar, respondan a las preguntas del Ministerio Fiscal.

Dross: Señoría, se les ha acusado a mis clientes de un crimen que no cometieron.

Juez: ¿Tienen alguna prueba que verifique tus argumentos?

Dross: Emm…

Rubén: Señoría, es más que obvio que ellos son culpables. Si no me creen, miren las heridas y vendajes que tienen mis clientas.

Dross: Protesto, está recurriendo a la victimización visual.

Juez: Denegado.

Las cosas en el juicio no se estaban poniendo mejor, la acusación mostró pruebas falsas que la gente se las creyeron, mientras que la defensa, la única prueba verídica que tenía era mi palabra, pero no se confirmó del todo. Entonces le tocó a Jeff hablar ante el jurado.

Jeff: Se los juro, nosotros solo la estábamos protegiendo de ellas. Esas tres pandilleras son un crimen para el mundo.

Rubén: Señor Jackson, ¿tiene alguna prueba que confirme sus hechos?

Troya: ¿Cómo va a tener pruebas, si la tiene pequeña?

Todo el jurado se sorprendió ante tal pregunta. Rubén le dijo que no hablara, a lo que ellas se pusieron en plan trolla. Por este motivo, el juez pide todos los antecedentes de las trillizas Diawara Sialuk, y lo que vio, no dejo palabra: atraco a una pescadería, tráfico de opio, matar a 20 truchas, y pintorrear la torre del reloj de la plaza Colón.

Tras escuchar todo eso, el jurado quedó más que claro que los hermanos Morales eran inocentes. Entonces, Jeff preguntó:

Jeff: Señor juez, ¿puedo decir unas últimas palabras?

Juez: Claro.

Jeff: Jane, sé que no hemos pasado mucho tiempo juntos, que te disgustó que te intentasen lastimar, y que lo que escuchaste no fue muy agradable. Pero te prometo que te protegeré de cualquiera que te quiera hacer daño, y sabes por qué, porque te amo.

Me sonrojé, sonreí y lloré de alegría por sus palabras, y todo el mundo se le endulzó el corazón.

Juez: ¿Tienen algo que decir? Preguntó al jurado.

Jurado aleatorio: Consideramos que son inocentes.

Juez: Bien, en visto de todo lo que he visto y escuchado, considero que Jeff y Liu Morales Jackson se declaran inocentes.

Yo, la familia Morales y la mía saltamos de alegría.

Juez: Y las trillizas Diawara Sialuk, reciben una multa de 185.750 pesos por hacer una acusación de broma, y por todos los destrozos que han provocado.

Randyana, Keith y Troya: ¿¿¿¡¡¡Quéeeeeeéé!!!??? Gritaron de sorpresa y disgusto.

Juez: Se levanta la sesión.

Mientras que todos van a sus casas, Le dije a Jeff que lo que dijo fue apresurado, pero bonito. En ese momento me pregunta sobre si vendría al baile de mañana, a lo que acepté, y él corriendo de alegría.

Al día siguiente, ya era viernes 14 de febrero, a las ocho de la tarde, me estaba vistiendo en mi habitación para el baile en la playa. Llevaba puesto un vestido negro con tacones blancos. De pronto, llamó Jeff a la puerta y mis padres le abrieron.

Jeff: Buenas, ¿está Jane en casa?

Sora: Está arriba, en seguida baja. Jane, gritó, Jeff te está esperando.

Bajé por las escaleras y los tres se quedaron fascinados por cómo iba.

Yo: ¿Me llevas? Pregunté contenta.

Jeff: Claro, dijo contento.

Salimos de la casa. Luego, vino su hermano Liu con su novia, Nina Kira Lila. Que iba muy informal, y en eso nos largamos. Ya en la playa a las nueve de la noche, nosotros cuatro y todos los alumnos del instituto y de la universidad comenzamos la fiesta.

Una hora después, todas las parejas bailaban un vals mientras sonaba Lums of the Water, todo estaba muy tranquilo, yo y Jeff nos mirábamos plácidamente a los ojos.

Jeff: Te amo mucho.

Yo: Yo también.

Y Nina y su hermano no paraban de besarse en la boca. Todo parecía ir bien, pero la música paró de golpe, porque las punks quemaron al dj y todo el mundo corrió por pánico.

Yo y los dos hermanos decidimos pararla de inmediato. Una de las pandilleras gritó:

Randyana: ¡Toma esto por multarme!

Una de ellas usó un aerosol y un mechero a modo de lanzallamas, quemando a Jeff vivo. Jeff estuvo gritando de dolor, corriendo por doquier, hasta que cae al suelo. intenté hacerlas razonar, pero acabé envuelto en llamas también. Y Liu consiguió quitarle el mechero a una, pero ella le cogió el brazo, y con mucha fuerza le arrancó toda la piel de cuajo. Liu estaba retorciendo de un dolor intenso, mientras no paraba de desangrar.

En ese momento, Nelson, que estaba trabajando en un turno nocturno, vio todo lo que estaba ocurriendo, así que decidió actuar, sin embargo, Troya le tiró el aerosol a su cabeza, dejándolo inconsciente, y muriendo desangrado después.

Las llamas eran demasiado agresivas, cada segundo era más doloroso que el anterior. Me eché una botella en la cabeza, pero contenía vodka, provocando que las llamas se intensificasen, dañando incluso mi cerebro. Mo podía aguantar más y me desmayé.

El 14 de junio de 2012, me desperté en un hospital de Ecuador. Estaba muy confusa, mis padres y varios médicos se alegraron de mi llegada.

Yo: ¡Mamá, papá, ¿qué hacéis aquí?!

Rosa: ¡Oh Jane, tuvimos que llevarte a un hospital de Ecuador para que te hicieran el trasplante de piel!

En eso cogí el espejo para mirarme. Me habían cambiado la piel a una blanca, me pusieron un cabello de color rojo, y mi marca de nacimiento cambió de forma a un cuervo y se volvió negra.

Pero de pronto, comencé a oír voces de mi cabeza.

Yo: ¡¿Eh?! Me puse muy nerviosa y aterrada. ¡¿Quién dijo eso?!

Mis padres comenzaron a preocuparse de mi condición.

Dross: ¡Doctor, ¿qué le pasa?!

Médico 1: Al parecer cuando estuvo envuelta por las llamas su cerebro sufrió daños graves. Durante los trasplantes de piel, se tenía planeado operarla del cerebro, pero hoy en día es imposible de hacer. Por lo pronto, debéis de vigilarla de que no cause caos, debido a que está sufriendo una ludopatía grave.

Dross: Gracias por el aviso.

Cuando me dieron el alta, mis padres me dijeron sobre mi condición y nos fuimos a una casa en Quito.

Al día siguiente, era mi cumpleaños, y las voces decían que debía matar gente, intenté aguantar lo más que pudiese, y mis padres se fueron a comprar algo en la farmacia.

Y aquí estamos ahora, intentando retenerme. En ese momento decidí ver algo de televisión, pero solo provocó lo que echaría la chispa de mi psicopatía.

Televisión: Reportaje especial, anoche en Antofagasta, Chile, hubo un triple asesinato en el aparcamiento. La policía desconoce quién fue el autor de este homicidio, pero escribió con sangre una frase en uno de los coches. Decía: “Vete a dormir”. Más información después de la publicidad.

No podía creer lo que había sucedido, Jeff seguía vivo y al parecer mató a esas tres muchachas. Intenté negarme a la realidad, pero las voces se volvieron más fuerte. En ese momento, perdí el control y comencé a reír como una loca. En eso, vino un vecino llamando la puerta, le dejé entrar, y cuando estuvo distraído, cogí un cuchillo y le corté el cuello.

A las ocho de la tarde, vinieron mis padres, y se aterraron al ver lo que había hecho.

Dross y Sora: ¡Jane! Gritaron.

Al final, con una sonrisa de maniática les dije:

Yo: ¡Yo soy Jane la asesina!

Jenn the killer by andii sama-d62rwn2