FANDOM


Desperté una tarde lluviosa, bajo el cielo nublado. Tardé en ducharme porque me encantaba ver el agua caer de la regadera, luego me apresuré a vestirme y salir corriendo. Camino al colegio, a mi celular le entró la llamada de un tal KMK357. Contesté, pero nadie me respondió. La llamada se cortó en breve.

Estando en receso, horas después, nuevamente sonó mi teléfono. Y adivinen, provenía del mismo KMK357. Me empecé a preocupar. Contesté, pero no recibí respuesta.

Esa noche mi celular volvió a vibrar, al que contesté de mala gana. Aún no dormía. El sueño no lograba dominarme, sujeta como a una especie de estado de somnolencia, del que fui arrebatada de golpe cuando oí unos pasos en el pasillo, mientras una voz suave y sarcástica surgía del aparato:

"Estoy del otro lado."