FANDOM


Todo el mundo tuvo sueños, hay que admitirlo. Los sueños, pueden ser buenos o pesadillas. Pero en mi caso, estoy teniendo muchas pesadillas.

Comenzó desde la muerte de mi hermana menor, que fue abusada y asesinada por mi Padrastro, en mi propia casa. Cuando nos dimos cuenta, sus sábanas estaban envueltas en su cuerpo, con sangre, parecía un ángel en reposo, pero estaba muerta.

Lo sé, esto puede sonar muy... ¿Cómo decirlo?... Normal, pero eso pasó. Mi Padrastro quedó en prisión, con pena de muerte.

Después de eso, tuve varios sueños, entre ellos, soñar con mi hermana. Pero no eran sueños alegres, con unicornios, arcoíris y brillantina, no, eran pesadillas. No era una persona propensa a tener pesadillas, de hecho, sabía cuándo era una y me despertaba de inmediato.

Les redactaré dos de mis sueños, los que para mí, fueron los mas horrorosos.

Sueño 1: Editar

Éste sueño transcurre la noche del 21 de abril. Una noche completamente lluviosa, en la que hubo varios tsunamis en otras partes del mundo y en donde, claramente, murió mucha gente.

La primera parte del sueño ocurría en mi casa, en el comedor. Una cena familiar común y corriente, con mi padrastro y mi madre, comiendo algo típico de mi casa, una ensalada con un poco de carne. Mis padres empiezan a pelear sobre la alimentación sana que se le debía dar a mí y a mi hermana. Seguíamos comiendo, pues, a nadie le interesaba esa conversación.

De la nada, empieza a sonar una música especial, parecía la que cantaba Gema. Mi madre se echa a llorar, mi "padre" desaparece, y mi hermana aparece muerta. La música se distorsiona, las paredes se caen, el techo igual, se derrumba la casa.

En la segunda parte del sueño, aparezco en un lugar completamente anticuado y descuidado, como un hospital abandonado. La música seguía sonando, pero mas baja. Una neblina abundante aparece, dejándome un campo de visión súper limitado. Pero, entre ello, pude notar a mi hermana. Parecía triste, decepcionada, sin ánimo de hacer algo.

-¿Gema? ¿Qué ocurre?

Le pregunté, con una voz dulzona.

-¿Por qué papi me hizo eso?...

Me respondió, con su voz tan inocente de siempre.

-Mira, hermanita, en la cabeza de las personas, pasan muchas cosas, "papi" tuvo una mala idea.

Le dije.

-Pero yo no le hice nada. ¿Estamos hablando de la misma persona?

Dijo.

-Sí, Gema, no volverá a ocurrir.

La música empezó a sonar mas fuerte, ya estaba rompiendo mis oídos. Grité, pero nadie escuchaba. Solo Gema, que con su pelo color Rubí, me miraba fijamente.

-Lo siento, hermanito, te amo.

Al decir esas palabras, desapareció.

Desperté, no agitado, sino feliz. Pude volver a ver a mi hermana. Pero no estaba seguro que si la quería de esa forma. A pesar de cómo hablaba, de su hermoso pelo, estaba diferente.

Sueño 2: Editar

El segundo sueño, fue en la noche del 31 de abril, el día del cumpleaños de mi hermana.

El sueño comenzaba en la calle, la neblina solo me dejaba un campo de visión limitado, como en el primer sueño. De nuevo, apareció entre la neblina, la música sonaba y sonaba, cada vez que se repetía, subía el volumen.

-¿De dónde saldrá esa música?

Me pregunté.

No era algo que estaba fuera del sueño, en la vida real, como es normal. Sino, que estaba dentro del sueño, lo cual me hizo dudar demasiado.

-¿Qué ocurre aquí?

Dije en voz alta.

Mi hermana no dijo ni una palabra, tan solo se veía agachada. Me acerqué a ella, lo estaba comiendo, era un cuerpo que me parecía muy peculiar.

-¿El cuerpo de quién es?

Me volví a preguntar.

Me acerqué mas, necesitaba saber. Ahí puede comprender por qué el dicho de: "La curiosidad mató al gato". En este caso, yo era el gato, y mi hermana me estaba devorando.

Pegué un grito de mujer, pero nadie me escuchaba. Me empecé a sentir vacío, sin pensamientos, sin emociones. Mi cuerpo se empezó a desvanecer, mis memorias se perdían.

En ese momento, supe que estaba pasando. Mi hermana no estaba muerta, vivía en mis sueños. Me había asesinado. Supe, que ya no vivía mas, ahora solo estaba ahí con ella.

Radio policial: Editar

Se encuentra a joven, con la cara completamente devorada, en su habitación. Se dice que su nombre era Markus, aún no se sabe el apellido, pues vivía en un manicomio, su familia lo abandonó ahí. Lo escuchaban gritar todas las noches.

Fin del comunicado.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.