FANDOM


Era una tarde de verano... Hacía calor y me daban ganas de comprar helado... Así que le pedí a mi padre que me acompañe... (Vivimos en un lugar descampado y alejado, el vecino mas cercano esta a 2 kilómetros) salimos y ya que no había ninguna tienda cerca ,nos fuimos a la ciudad... Dejando a cargo la casa a mi madre y mi hermana.

Ya vamos a llegar, cuando veo un sombra veloz... Tan rápida que fue muy difícil percibirla, iba con dirección a mi casa, no le tomé importancia ya que tenía más hambre que preocupación pero algo dentro de mí decía que no podía irme... Pero el hambre me ganaba.

Cuando llegué a la tienda sentía que andaba mal... Fui con mi padre a pagar el helado pero pensé en llevarle algo mas a mi madre "Papá, ¿puedo llevarle algo a mi mami?" Y me dijo que sí... Entonces fui a donde estaban los bocaditos... Y entonces encuentro a un señor que me queda viendo fijamente y me dice...

-¿Tú eres el niño que vive en aquella casa apartada?

-Sí, ¿lo conozco? - Se quedó en silencio unos segundos.

-Tú a mí no. pero yo a ti sí... Tienes que irte de tu casa y de este lugar -Me dijo desesperado.

-¿Por qué?, ¿hice algo malo? - Pregunté asustado.

-No, todo lo contrario... Él va a venir a buscarte, eres la pieza faltante para que sea liberado, ¡TIENES QUE IRTE! - Me dijo en voz alta haciendo que mi padre se de cuenta y se acerque a ese lugar y me aparte de aquel señor.

Ya en el auto nos pusimos a hablar sobre lo ocurrido... Me pareció que mi padre me estaba interrogando por ese incidente, pero no le tomé importancia y le dije que no pasaba nada y que era un viejo loco, aunque me preocupaba por mi madre y mi hermana porque había visto esa sombra ir hacia la dirección de mi casa, sólo me relaje y pensé las cosas... Y mientras más pensaba más me preocupaba, al extremo de que al llegar a mi casa no quería bajar del taxi, pero mi padre me convenció de bajar y que nada malo pasaría... Ya desconfiado y con el señor que manejaba el taxi molesto, me armé de valor y baje del taxi con dirección a mi casa.

Lentamente entre en aquella casa que había vivido toda mi vida, pero que en ese momento se sentía como un lugar desconocido, como si nunca hubiera estado ahí, pasaron los minutos y no encontraba a mi madre, me desesperé y le pregunte a mi papá...

-Papá, ¿sabes donde esta mi mamá? - Pregunté algo alarmado

-No hijo, pero busca bien - Me dijo tratando de calmarme

Me puse a dar vuelta y media a toda mi casa buscándola, hasta que fui a los alrededores... Ya estaba oscureciendo así que regrese a mi casa con la esperanza de encontrarlas ahí.

Cuando llegue ellas aún no estaban... Y aún peor... Mi padre salió a esa hora a trabajar porque era médico. Me encontraba solo en esa inmensa casa hasta que fui al cuarto de mi mama y vi una nota en la cama que decía: "Hijo, tu hermana y yo vamos a ir a visitar a tu tía, si se nos hace tarde regresaremos mañana. Dile a tu padre que te cuide mientras no estoy".

Al leer eso me vino una tranquilidad inmensa al alma, pero... Me acordé que estaba solo en casa... Y las palabras de aquel señor que decía "Él va a venir a buscarte eres la pieza para que sea liberado, ¡TIENES QUE IRTE!". Esas palabras sonaban una y otra vez en mi cabeza hasta que decidí ir al único lugar en el que me sentía seguro... Mi cuarto, hasta que mi padre llegue las 2 a.m.

Sentía mucho tormento, pero escuché algo en el primer piso... Me llené de alegría al pensar que podría ser mi padre, salí corriendo del cuarto para recibirlo pensando que iba a abrir la puerta y saltar en sus brazos... Pero cometí un grave error al pensar que pudo ser mi padre.

Cuando bajé al primer piso todo estaba apagado, me sentí extrañado, ya que yo dejé todas las luces de mi casa encendidas, pensé que era mi padre que pensaba que me había dormido y quería dejar todo listo para descansar... Así que cuando estaba a un escalón de llegar al primer piso, sentí címo un aire frió recorría mi espalda... Quitando de mi toda sensación de seguridad...

Pisé ese último escalón... Y sentí que no estaba solo, pero que esa persona... O cosa, no tenía buenas intenciones. Así que con mucho temor fui a investigar que pasaba, cogiendo un cuchillo de la cocina para sentirme más seguro... Llegué a mi sala, pensando en que la televisión iba a estar encendida como una típica película de horror. Pero no, era mucho peor.

Al ver la televisión y acercarme veo que en la ventana estaba parada una silueta, que era casi imperceptible en aquel reflejo... Volteo para ver que era lo que me observaba pensando que mi mente me estaba pasado una mala jugada por el miedo que tenía... Pero... ¿Y si era verdad lo que mis ojos veían? No, pensé... Mientras volteaba la mirada hacia aquella ventana.

Mi susto fue enorme al verlo parado ahí, era peor que cualquier de mis pesadillas... No tenía cuello, era pálido con ojos que se salían de sus cuencas.