FANDOM


El mundo ya no era igual, no me comportaba como se supone que debería, no pensaba lo que deseaban, dejé de ser como los demás por un simple juego quizás, no recuerdo muy bien. Mi nombre quedó borrado de mi mente cuando el infierno llegó a mis puertas aquella noche, esa maldita noche donde ese regalo llegó a mis manos.

Era normal, creo, sigo siendo normal, solo que ahora de verdad soy lo que deseaba... o lo que él deseaba.

Es extraño, me siento perdida en un mar de enigmas donde camino y me ahogo sin poder escapar, ese regalo, lo mejor que me pudo pasar... ¿Me acabo de contradecir?... Creo que sí, pero es que no estoy segura de lo que hice o voy a hacer.

Era normal, como tú, disfrutaba de historias de terror y me hacía la valiente mientras charlaba con mis "amigos". Disfrutaba de la vida falsa que la sociedad me impuso, hasta que ese día llego, ese día en el cual acepté ese infierno, un regalo muy lindo, lo que siempre deseé desde pequeña. Una linda y adorable caja vieja de musica, mi hermano se burló por tal basura, pero no me aborrecia, me encantaba, simple decoración para mi dulce hogar.

De esa caja salió un amigo muy raro, alto, grande y de seguro te causaria un pánico enorme si lo vez, creo que me desmayé cuando lo vi, no sé muy bien, ¿Tú qué harías si vez a un payaso de dos metros frente a ti? ¿Abrazarlo?.

Era un amigo, o eso dijo ser, ciertamente de apariencia causa un gran impacto, tuve que acostumbrarme un poco los primeros días, pero al cabo del tiempo me pareció alguien agradable, pensaba como yo, o eso creo, su risa era llamativa al igual que su persona... ¿Quién lo diría? un ser descolorido le dio muchos colores a mi vida, en especial el rojo, siempre terminabamos manchados de aquella pintura natural.

Yo vivía en depresión constante debido a mí misma, yo era la culpable de estar tan mal internamente, y él me hizo reir a pesar de no conocerme, globos, dulces, juegos, bromas, entre otras cosas, mi depresión comenzaba a irse mientras pasaba tiempo con él, me hacía sentir bien realmente, me alegraba su forma de ser. No pensé que aquello estuviera mal, no se juzga a un libro por su portada de todos modos, sin embargo, mi círculo social, a pesar de ser pequeño, se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos, no supe cómo pero mi mundo era él, no de forma afectiva, era una sensación extraña, no sé como explicarla.

Ya no había nadie a mi alrededor... solo él, su amistad es eterna.

Nadie me entendía... solo él, su diversión es entretenida.

Yo no era feliz... sin él... Mi vida se volvió en torno a ese payaso.

Su risa era pegajosa... sin duda es muy contagiosa, de solo pensarla se me formaría una en el rostro.

Aunque cuando está enojado, es mejor alejarse, lastima mucho y da miedo, muchas veces se desquitó conmigo... pero luego se disculpo... es una buena persona... solo hay que saber como tratarle...

Los globos eran divertidos, figuras distintas aunque con el tiempo soltaban un aroma de putrefacción, dejaban de tener la linda forma en la cual él me lo había dado.

Los dulces, los adoraba, de caramelo o de cereza, no importaba, me encantaban, aunque adoraba sobre todo el algodón de azúcar que me entregaba en mis manos al terminar cada juego. Creo que por eso me quedó el nombre de Laughing Candy o dulce risa... no me molesta el apodo... de tantas veces que lo dijo hasta ya olvidé mi nombre real...solo recuerdo o me imagino que empezaba con "J"... o solo son inventos míos...

Bueno, qué más puedo decirte, los juegos eran divertidos, aunque al principio eran un dolor del infierno, mi cuerpo no resistía mucho, pero con el tiempo se volvió algo normal, divertido, el ver como mi sangre salía de mi cuerpo o mis propios órganos eran usados como globos. Mis manos no se alargaban tanto como sus garras, pero de todas formas lograba asfixiar a algunos humanos con mis brazos o alcanzarlos cuando se escapaban el show. Aunque curiosamente aprendí a teletransportarme... ayuda mucho en los casos para escapar de los padres de los infantes... son tan molestos y con una mente cuadrada.

Con el tiempo se unieron más personas a los juegos, en los cuales yo tambien participaba como espectadora y a veces participante, dejaba guiarme por mi curiosidad, había muchas dudas que tenía y gracias a él las pude comprobar.

Desde cuanta fuerza usar para romper los huesos o que tan fuerte podia gritar un humano, jugué a la dentista con algunos, practicar la punsión lumbar con otros, sacarle la espina dorsal, desoyarlos, quemarlos, aplastarlos, entre otras cosas muy divertidas que aprendí con mi amigo.

Simplemente divertido, quizás perdí la cabeza luego de las incontables veces con las cuales él jugó conmigo, el dolor era algo sorportable, divertido, todo lo insano se volvió normal, los gritos eran música para mis oídos, mientras la risa se escapaba de mis labios como si hubiera escuchado un chiste. Él me enseñó todo lo que sé, me dio poder, una vida eterna al lado de él, cosa que me alegra, pues estoy contenta con su compañia.

Recuerdo haber jugado con una niña, muy linda la chica, creativa y de imaginación explosiva, su hermana y su madre no me agradaban... la niña no estaba en un ambiente adecuado, decidí llevarla con Jack... así que hice que la familia se desintegrara, la madre muerta y la mayor quedo encerrada en algún lugar, fue un juego divertido... los humanos muestran su verdadera cara cuando están ante la muerte...

Mi vida ahora era una simple ilusión, me dejé abrazar por la locura que él me ofreció y la acepté con gusto, seríamos amigos para siempre, justo como él me lo mencionó, desquiciado quizás, pero no tuve opción realmente, desde que acepté aquella caja en mis manos, mi destino estaba marcado, mi vida ya no fue la misma, el aire antes me torturaba, no me reconocía, no era feliz.

Y ahora... todo es diferente, mi vida se volvió un circo divertido en el cual podia jugar infinitas veces, comer algodón de azucar siempre que deseara, aun si la oscuridad de vez en cuando llegaba a la carpa, no estaba sola, no habia depresión, la locura me consumió, mi risa se volvió realmente desquiciada, había encontrado mi objetivo en la vida después de tanto aburrimiento..

¿Acaso me corrompió?

Lo dudo mucho, simplemente me abrió los ojos, me hizo sentir dolor, pero a su vez me consoló, sus garras limpiaron mis lágrimas de cansancio mientras me llamaba por mi nombre... ¿Cual era mi nombre?... no lo recuerdo... dejé de recordar muchas cosas... mi edad... cómo llegué a este circo... ¿Qué pasó con mi familia?... ¿Tuve familia, verdad?... Aun si esas dudas estaban en mi cabeza, él me decía que eso no era importante, él me moldeó como deseó, fue doloroso aceptarlo, pero le agradezco la remodelación, como un buen amigo, me mejoró y me ayudó a seguir adelante... y ahora... seré eternamente su fiel amiga.

Las lágrimas muchas veces cayeron por mis mejillas mientras me hundía en ese mundo de locura, mi mente se quebró luego de tantos juegos, para dejar de lado al dolor y darle una bienvenida a la diversión, simplemente debía de adaptarme, alegrarme y ser feliz de tener una nueva vida. Mi apariencia ya no era la misma, mi piel ahora se volvió palida como si fuera un zombie, deberia de serlo ya que hace mucho yo deberia de estar muerta, o quizás ya lo estoy y no me doy cuenta, aunque él me asegura de que estoy viva.

Mi ropa se volvió diferente, un vestido muy llamativo pero en tonos oscuros, parecia un mimo ¿Los conoces? son tan entretenidos a pesar de que no hablan, a veces me siento como si fuera una pequeña bufona.Le ayudo a manejar el show que esta por comenzar, aun faltan detalles, pero te aseguro que será el mejor de todos lo que has visto, solo espera y verás.

Normalmente, él me deja salir de ese lugar para ir a buscar amiguitos con los cuales jugar, dejo la caja en una casa en la cual vea el potencial necesario, nadie escapa de sus garras, literalmente las puede estirar hasta que sobrepasen el cuello de una jirafa o más, lo aprendí a las malas, ya que una vez, jugamos a las atrapadas y me atrapó en menos de un instante, escapar no es una opción.

¿Tienes hermanitos o hermanitas?

Si es así perfecto, puede que los haya visitado alguna vez para jugar, son muy divertidos, juegan a fiestas de té, atrapadas, escondite, o de vez en cuando los veo jugar con sus consolas... me recuerda a cierto rubio que conocí una vez... ¿O quizas eso lo soñé?... lo lamento... hace mucho la realidad y la ilusión se mezclan en mi cabeza... la imaginación es muy grande y me gusta, por eso los infantes pueden llegar a mucho cuando crezcan, sin duda me divierto con ellos, son distintos entre sí, y los juegos que inventan son entretenidos, aunque ustedes a veces no les creen cuando ellos les dicen que me han visto, aunque ya me acostumbré a eso, para ustedes soy una simple ilusión o un amigo imaginario. Aunque si tu hermano menor ya no vuelve a aparecer, pues, decidí que era un buen amigo con el cual jugar, descuida, se divertirá en el circo de Jack.

¿Oye, escuchas pop goes the weasel? ...es muy entretenida la melodía... de verdad... me relaja mucho... y a Jack también... cuando está molesto... o cuando las cosas van mal... siempre se la canto para calmar su dolor... no siempre lo que encuentras en este lugar es verdad... las historias cambian con el pasar de los años... la realidad también... aunque algo no cambiara... Jack y yo seremos amigos hasta el final... así como lo será el amigo de otros niños en el mundo... niños que creen en él... aunque quizás yo fui la excepción, no fui una niña cuando lo tomé en mis brazos... quizás solo fue casualidad... o un error como toda mi vida...

Sin embargo es el mejor error de mi vida...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.