FANDOM


Incineren todo, si el fuego no lo acaba, el sol de la mañana lo hará- dijo Cossette, mientras guardaba la hoz, la única arma que había empleado, pues al atacar por la espalda a un enemigo (o mejor dicho amigo) confiado es demasiado sencillo.

– dense prisa, faltan quince minutos para el alba.

El cuerpo que yacía inconciente ante ella pertenece a el que en la no muerte fue el ser que mas la ha amado.

Ese cuerpo que tanto tiempo pasó junto a ella, que siempre estuvo ahí para apoyarla y que ella misma inició en el arte de amar (en todos los sentidos) es el mismo que hace tres minutos ella besó en los labios con ternura, hace dos abrazó y hace solo un minuto traspasó su corazón con una de las armas que el se empeñaba en llevar y hacer que todos los de su clan llevasen.


La traición en los clanes vampíricos es mas que común, sobretodo en uno como estos que llevaba tantos años de ser fundado, y desde entonces no había cambiado de líder ni una vez. Lo extraordinario es que esta vez el líder no se merecía tal traición, amaba y era amado por la vampiriza más poderosa de su clan, era respetado por los vampiros jóvenes, era necesario para los mas viejos pues solo él era capaz de crear estrategias para las guerras y para conseguir alimento sin problemas.


Entonces es natural que nos preguntemos: ¿Son los vampiros tan crueles como para destruir a sus seres queridos por diversión? ¿Son tan ruines como para olvidar el amor y eliminar a su ser amado solo por obtener el poder de su clan? ¿Son estas las razones por las cuales la oscura y hermosa lady Cossette hay decidido que en esta mansión muera el ser que conoce y llegó a amar desde antes de que la historia empezara a registrarse? No, esa no es la razón.


La verdadera razón no podremos saberla al menos no por ahora. Lo que si sabemos es que todos los seguidores del clan vampíricos ROZEN traicionaron sin dudar a Lord Alessandro por el inmenso pavor que le tenían a Lady Cossette, pues además de todos los atributos positivos de los no-muertos, se decía que ella era tan poderosa que podía exponerse largas horas al sol sin sufrir daño alguno, un simple rumor sin embargo el hecho de que se insinuara que ella hubiese llegado a tal grado de invulnerabilidad era causa de temor.

El rumor nunca se comprobó y es dudoso que sea cierto pues aun Lord Alessandro sufría quemaduras en la piel graves por cinco minutos de bronceado.


-Mi lady debemos de darnos prisa, solo faltan 6 minutos para el amanecer y la mansión empieza a arder- dijo uno de los traidores a Cossette

– entiendo si usted decide que no puede hacerlo, con gusto lo haré yo en su lugar - los ojos de Cossette brillaron rojos, como comúnmente brillan los ojos de las bestias al ver con odio.


-¡Lárgate! –Gritó ella- vete con los otros busquen refugio, yo iré enseguida…-dudó un momento, pero al fin dijo:

- lo decapitaré yo misma.


Hubiese sido un gran desperdicio dejar ahí las armas, así que mientras el traidor daba la orden de retirada lady Cossette empezó a quitárselas lentamente para retrazar lo inevitable, pues el hecho de decapitarlo significaría dejarlo sin la posibilidad de regenerarse ni del sol, ni del incendió ni de las heridas que ella misma hizo.


-Nunca me imaginé que esto pasaría, y aunque tu lo presentiste, pudo mas tu tonta confianza en mi que tu razón -le dijo una vez hubo volteado el cuerpo y acercado so rostro e el de él, casi besándolo continuó- no te preocupes por “ROZEN” yo sabré llevar las riendas.


Como la guerra era común no solo entre los clanes de vampiros, por los territorios en los cuales podían alimentarse, si no también entre las distintas criaturas de la noche, Lord Alessandro insistía siempre en llevar ropas que ocultaran armaduras y armas.

Sobre una gabardina negra obligaba a los integrantes de “ROZEN” a llevar una enorme hoz, que servía como la mejor opción de arma contra enemigos numerosos, un arma personal, la que el vampiro eligiese como favorita, y a la cintura una katana corta, por si acaso perdía las dos anteriores en combate. Así que Cossette tuvo que dejar a Lord Alessandro Casi completamente desnudo para evitar que sus ropas caras y sus armas se desperdiciaran.

El fuego ya los rodeaba, tenía que hacerlo ahora y asegurarse de terminar con su trabajo o vivir eternamente con el miedo a la posibilidad de haber fallado y sufrir la venganza de su antiguo líder.


Como no podría vivir con eso, una vez empezó tendría que terminar, tal vez ella fuese mas poderosa que él, mas por la inteligencia de Alessandro ella nunca lo hubiese tomado desprevenido si no fuese por el inmenso amor que le tenía a ella.


-Un amor hace olvidar a otro amor- susurró mientras empuñaba la propia arma favorita de su antiguo amado, que dicho sea de paso era una especie de katana de dos filos recta.

- en un siglo ni te recordaré. Al decir esto último cortó el cuello de lord Alessandro, y salió de ahí talvez con una lágrima corriendo por su cara.

Un vampiro, aunque tenga totalmente desarrollada la habilidad de la regeneración no tarda hasta semanas en sanar una herida grave en corazón, nervios o cerebro, a demás que si la cabeza le es cortada separando así el corazón del cerebro muere automáticamente. Nuestro Lord Alessandro ya no tienes salvación.

Sin embargo la tuvo, pues la no muerte no es tan cruel e injusta como la vida que tú y yo conocemos.


-Las pesadillas, nuestro único descanso verdadero, pues en ellas vemos la realidad que esa ceguera llamada humanidad nos impide- estas ideas llegan a la mente de Alessandro mientras cae, pues esto es solo una de esas ridículas pesadillas, vestigio de la casi nula humanidad que aun queda en los moradores de las tinieblas, eso y el amor – definitivamente es una pesadilla- llega a esa conclusión cuando su cuerpo toca el piso, pues para el lo que esta pasando no tiene ni el menor sentido.

Llegó ahí pues una pequeña cantidad de humanos muertos alarmó a los vivos, ese era un signo indiscutible de que vampiros inexpertos acababan de llegar a su territorio y que estaban matando sin control y poniendo en riesgo el secreto bien guardado de su existencia.


ROZEN no podría permitirlo así que él como líder y maestro del clan le pidió a su amada Cossette que formara a un grupo para ir a exterminar a los estúpidos niñitos que tantos problemas podrían traer la comunidad entera de vampiros.


Extraño cambio pues la pesadilla normalmente no era tan larga, iniciaba con él cayendo y terminaba con un leve dolor en el pecho.

Ahora en cambio inició con ese extraño caso de humanos muertos, ¿Quién entiende a los sueños? Si los sueños comunes son algo difíciles de entender ahora sueños que evidentemente encierran premoniciones lo son aun mas, pero ahora ¿Qué premonición puede significar esto? -Tienes razón tu siempre me amaste mas de lo que yo a ti- la vos del amor de mi vida- pensó Alessandro- Esto tenía que pasar no es ni tu culpa ni la mía pero tal vez sea al mismo tiempo culpa de ambos-.


Un inmenso dolor en el pecho, no necesito girar su cabeza para darse cuenta de lo que pasaba. Por alguna extraña razón su amada, la mujer por la cual dejó un día de ser humano, la vampiriza por la cual su corazón nunca dejó de tener los sentimientos humanos, pero sobre todo, la persona a la que el lo amaba lo había traicionado, y estaba a punto de asesinarlo.


Entre menos sangre tenga un vampiro mas se debilita, y sus habilidades decaen, por lo tanto una herida en el corazón con una hemorragia imparable era peligrosa, si el hubiese tratado de defenderse en ese instante hubiera perdido tanta sangre que no se habría movido, pero el deseo de morir mas por la herida emocional que sufría su corazón que por la de la carne, lo mantuvo quieto esperando que su amada como un verdadero ángel de la muerte terminara lo ya empezado.


Por su corazón destrozado, mas en un sentido espiritual que físico, el buscó la muerte pero al buscarla la muerte huyó de el pues al no haber perdido por completo su sangre en inútiles intentos de defenderse, mientras todos se alejaban, mientras su amada lo tomaba en sus brazos y le decía las ultimas palabras que debió escuchar algo pasó, el estar tan cerca de ella a explicar, verla de nuevo a los ojos le permitió hacer algo mas por reflejo que por su propio deseo de vivir. 


Al dejarlo en el suelo Lady Cossette Falló el golpe, unos milímetros más y hubiese dañado los huesos del cuello. Este fallo sin duda a la ultima vez que las mentes de los amantes se conectaron telepáticamente y que una mente gritándole a otra su deseo de seguir amándola provocó que en su dueña se diera un fallo inconciente que permitiría la seguir existiendo a el ser que juró odiar.


Ahora, el cuerpo de Lord Alessandro es transportado a la fosa común en un rústico y extremadamente barato ataúd. Pero en vez de desaparecer lentamente como todos suponen que pase, su destino es recobrar sus fuerzas y reconstruir por completo su cuerpo hasta el punto en que estando ya en perfecto estado tengo un encuentro en este mismo cementerio con una joven.


Esta seria la siguiente parte de las crónicas.