FANDOM


LimboP MORADOR DEL LIMBO
"Se estremece la tierra, ruge la espuma de los mares sobre las montañas, y el cielo arde en música de sombras y liras infernales"

Este es un descarriado del Limbo, penitente del Purgatorio con fecha de nacimiento en un guiño de ¡CreepyLooza! Abstente de la arena, que esto es más legal que tu jfa. Burló La Guillotina y a los Jueces del Infierno, así que cómete tu teclado.


-"La forma más rapida para finalizar una guerra, es perderla"-

George Orwell

Guerras han existido desde el inicio de los tiempos, unas más sangrientas que otras, otras más recordadas que otras, de hecho ha habido tantas de ellas que las gran mayoría han pasado desapercibidas a través de los años, de las décadas, de los siglos e incluso de los milenios. La guerra ha sido descrita por aquellos que la han vivido como el infierno, el saber que hay que matar a otro ser solo por la hipocresía y caprichos de los más altos mandos gubernamentales que cada nación. La gravedad de cada una de ellas se podría medir en 3 bandos diferentes, los cuales van aumentando la intensidad conforme crece el número de ellos.

En el tercer bando están las guerras que jamás tuvieron un golpe importante en la historia ni nacional y mucho menos mundial, tantas han sido este tipo de guerras que el 90% de ellas han pasado desapercibidas por la historia, solo recordadas por textos antiguos que relatan los sucesos que se vivieron en ellas, relatos que por siempre quedaran grabadas en la historia pero que aun así muy poco se sabrá de ellas por siempre.

En el segundo bando están aquellas que no han tenido un impacto mundial como para ser recordadas como las que sí lo hicieron pero que aun así son recordadas por su brutalidad y en su mayoría por los crímenes que fueron cometidas en ellas pues, aunque no lo creas, en la guerra también hay reglas y romperlas supondría una mención a lo que llamamos en la actualidad Crímenes De Guerra. Estas guerras son recordadas principalmente por ser guerras a gran escala y solo en una región en específica; hablamos de las guerras civiles. Guerras que han sido recordadas por mucha gente pues como te lo dije antes las brutalidades que se viven en ellas son las que las vuelven tan famosas. Corea, Vietnam, España, Estados Unidos. Más y más guerras civiles que me tardaría años y años en relatar.

El primer bando se trata de conflictos bélicos a una gran escala, los cuales serán recordados hasta el final de la historia. La Primera y Segunda Guerra Mundial son 2 claros ejemplos de lo que hablo, ambas han tenido un impacto contundente en la historia, ellas pusieron un punto y aparte en el largo libro de la vida y se tratan para nada más ni nada menos de esos puntos que jamás pasaran desapercibidos, siempre serán recordados como el desarrollo más interesante del cuento, aquella parte de la película que repetirías una y otra vez para descubrir aquellas escenas tan interesantes que solo son mostradas por un segundo.

Durante muchos años la humanidad se ha visto envuelta en estos conflictos los cuales han dado como resultados años y años de oscuridad, crueldad y muerte. La hipocresía del hombre es el factor que muchas veces ha afectado a todo el mundo, pues por un hombre millones de personas deben morir para libarlas.

En la historia de la humanidad ha habido personajes que han dejado historia por la crueldad que ejercían sobre sus enemigos extranjeros y en caso de guerras civiles, su propia gente. Hitler, Stalin, Mao Zedong, Pol Pot, y más y más villanos que dejaron huellas en la historia por haber utilizado la guerra como un instrumento de tortura y crueldad, ¿Pero sabes cuál fue la única y más grande similitud entre ellos? La muerte de millones de personas bajo su mandato, influenciando sus propias políticas hacia sus pueblos, generando odio y rencor a todo aquel que no siguiera sus pensamientos y no es difícil darse cuenta de ellos, Hitler y el nazismo, Stalin y el comunismo estalinista, Mao Zedong y el brutal comunismo que ejerció en China cobrándose la vida de 45 millones de personas, quedándose hasta ahora como el genocida más grande de la historia.

Todo tiene su lado opuesto, y la guerra no es una excepción. Aunque en ellas se han visto los horrores más inimaginables del mundo también se han visto avances tecnológicos impresionantes. Durante estas guerras, la inteligencia del hombre y el gran talento para crear armas y todo tipo de males han hecho que la tierra haya sido vista en su máximo esplendor.

No hay muchos datos históricos sobre lo que paso antes de la llamada Ultima Gran Guerra, la humanidad se vio  hundida en un conflicto que involucro a todos y cada uno de los países que conforman el planeta tierra. Hay datos que confirman que esta guerra sobrepaso a cualquier otra que se haya desarrollado en el pasado, se estima que por lo menos 2.7 mil millones de personas murieron producto de ella. La Gran Guerra dejo un punto y aparte en el largo libro de la historia. Los datos que nosotros conocemos de ella son ilimitados y aun así, nuestros gobiernos nos tienen prohibido hablar de ellos, tanta es el caso, que se estima que el 95% de la información recolectada es confidencial e ilegal, todos aquellos que han hecho el intento de tan siquiera imaginar sobre lo que trata esta información, han sido asesinados.

Nos permitimos crear teorías que nos compartimos entre nosotros de que fue lo que pasó durante antes y después la guerra. Las teorías más probables que nosotros mismos aceptábamos trataban de la caída de la economía mundial; el colapso del dólar, el euro, la libra, el yen, rublos, dinares, todas y cada una de las monedas que representaban las economías más sólidas y grandes del mundo. Cada nación combatió para que su moneda quedase como la nueva base de la economía, desgraciadamente, lo único que fue conseguido fue la caída de estas naciones, llevando a todas y cada una de las naciones una crisis que ni volviendo a retomar la economía pasada seriamos capaces de superar.

Otros más dicen que fue por los recursos naturales de cada país. Las naciones más poderosas encabezaron ataques hacia aquellos países que tenían las riquezas más grandes del mundo, y no hablo de dinero, hablo que sus recursos naturales de esas tierras. El petróleo, el oro, la plata, el uranio, el plutonio, el opio, y todos aquellos recursos que se han vuelto de suma importancia para la humanidad, pero que cada país quería para satisfacer a su población.

Hay cientos y cientos de teorías que me tardaría años en escribir, sin embargo son eso mismo: teorías. La información real y todos y cada uno de los sucesos que provocaron esta guerra están en manos de los gobiernos más poderosos del mundo y hacer el intento de conseguirlos es castigado con la muerte.

A pesar que en las escuelas hemos dejado de recibir clases de historia, muchos valientes han roto las reglas y han hallado todo tipo de información que nos han revelado al resto de seres humanos a lo largo y ancho del planeta, pero mucho información fue interceptada por los mismos gobiernos y solo una poca pudo llegar a nuestros conocimientos y aunque me gustaría decirles más cosas, siento decepcionarlos, pues esa poca información filtrada solo llegó a un número de personas muchísimo más bajo de lo que te puedas imaginar, y aún menos información pudo ser revelada debido a que los gobiernos actuaron rápidamente contra esas pocas personas que dispusieron solo de algunas horas e incluso minutos para poder revelar información al mundo. Por lo tanto, hasta la fecha solo se conoce que esta gran guerra estalló hace 55 años, las naciones colapsaron y que se cobró la vida de aproximadamente un tercio de la población mundial.

Tratando de recurrir a aquellos que por la edad deben recordad que fue lo que pasó exactamente, logre recolectar información apenas útil para mí. Los ancianos dicen que la Última Gran Guerra estalló cuando todas las naciones se unieron para destruir a una sola, todo el mundo contra una sola nación, pero lo que jamás imaginaron, fue que esa nación tenía armas más poderosas de lo que se imaginaban. La demás gente que consulté para seguir con mi investigación siempre me terminaba dando esta misma información, pero a pesar de ello, jamás me di por vencido.

Sabiendo cuales serían las consecuencias si algún agente gubernamental o político se daba cuenta de lo que yo estaba haciendo, decidí investigar lo más profundo posible para saber qué había pasado con la tierra hace 55 años. Cada día de investigación leía y leía una y otra vez la misma información que yo ya conocía. Fue hasta una noche en la que me encontraba caminando mientras despejaba mi mente y me liberaba del estrés, que me topé con una rata, la cual intentaba desesperadamente entrar debajo de un contenedor de basura muy oxidado. Usando mi cuerpo, trate de recorrer el contendor para que la rata pudiese entrar, y cuando creí que ya la había movido suficientemente me di cuenta que la rata entro a una tubería que estaba debajo del contenedor, pero a pesar de ello, el agujero no emanaba un olor asqueroso, mejor dicho, no emanaba ningún olor, era como si fuese una especie de entrada. Una vez más trate de mover el contenedor lo suficiente como para que aquel agujero quedase descubierto por completo, cuando lo logré saque mi lámpara de bolsillo que siempre cargo para momento como este y apunte hacia el interior del agujero, a unos escasos 50 CM de profundidad, había unas escaleras de metal soldadas en la pared, tome una piedra que estaba cerca de mí y la arroje por el agujero para saber a cuanta distancia se encontraba el suelo, pero solo escuche un ruido muy diminuto, casi imperceptible para un humano, pero dado que en ese momento no había nada de ruido en la calle, pude escuchar. Calcule que el suelo se encontraba a unos 30 Metros de distancia y aunque en un principio creí que se trataba de tan solo un drenaje, algo en mí que convenció de bajar por aquellas escaleras. Cuando bajé, apunte con mi lámpara para todos lados buscando una puerta o un camino que me llevase a algún lugar, atrás de mi encontré una puerta de metal demasiado gruesa, media aproximadamente 2.5 metros de altura y por alguna extraña razón o por casualidad del destino, está estaba emparejada, abrí la puerta cuidadosamente de no hacer ruido y cuando estuvo lo suficientemente abierta para que yo pudiera pasar, entre ahí.

 

La habitación estaba iluminada por unas bombillas que colgaban del techo, aquella habitación era amplia, calculo que en ella cabían unas 25 personas, también había cuartos, 5 en total y rápidamente deduje que se trataba de un bunker. Comencé a recorrer cada uno de los cuartos, esperando no encontrarme con alguien pero sorpresivamente no había nada. Los pasillos estaban vacíos, no había sillas, mesas, muebles o estantes. 4 de los cuartos solo tenían camas, pero cuando abrí el último cuarto me sorprendí por lo que había adentro de este. Había una cama donde fácilmente podrían dormir 4 personas, una silla con una mesa enfrente la cual estaba llena de papeles y en la pared en la que se encontraba recargada la mesa había un mapa gigantesco del continente de Asía el cual tenía una aguja del tamaño de una rama sobre una zona de China. Comencé a leer los papeles pero no pude entender nada pues todos ellos estaban escritos en códigos. Puse mi mano sobre la mesa y comencé a apreciar el mapa de Asia, deslicé mi mano sobre todos los papeles y fue ahí cuando accidentalmente tire un folder al suelo, cuando me agaché para recogerle me di cuenta que tenía una hoja metida en él, tenía información la cual estaba escrita a tinta y lo mejor fue que la información estaba escrita sin códigos ni nada, la hoja era blanca y en el encabezado tenía escrito: Estado De Guerra.

Comencé a leer la información que en ella redactaba: 1 DE OCTUBRE DE 2020

La nación de las estrellas ha atacado, todos los países del mundo nos hemos unido para hacerle frente, pero ellos son demasiado fuertes, tienen armas que nosotros desconocemos y no sabemos cómo evitar. Su tecnología es infinitamente superior a la nuestra, cada día aniquilan ciudades enteras por todo el mundo. No tengo idea de cuándo Berlín pueda ser una de ellas, solo sé que los días de esta ciudad y de todos sus habitantes están contados, así como el destino del país entero. Si en un futuro alguien encuentra este escrito y quiera saber qué es lo que ha pasado, les pido que vayan al lugar de China el cual está marcado con la aguja, en caso de no tener los recursos suficientes para emprender el viaje, debajo de la cama hay un baúl con 2 millones de euros para que el viaje pueda ser satisfactorio. Si tu deseo es saber qué es lo que paso aquí, tómalos y ve hacía China, en el baúl esta la información que necesitas para llegar al lugar indicado.

Peter Khän Kimmich. General de la 12° división del ejército alemán.

Berlín, 1 de octubre de 2030.

 

Me quedé sorprendido por este descubrimiento que acababa de hacer. Rápidamente fui a la cama, esperando que aun estuviese ahí el baúl con el dinero, y en efecto, aún estaba ahí. Cuando lo abrí vi los billetes los cuales estaban en fajos de 500 euros, y sobre todo el dinero había otro folder con una nota de papel y una fotografía de una cueva. La nota decía que el lugar a donde debía ir para saber  información era en China, más específicamente en el Tíbet, entre las montañas yo debía buscar la cueva que me era mostrada en la fotografía. Rápidamente introduje de nuevo el folder al baúl, lo cerré y me fui del bunker directo a mi hogar. Ahí pensé y pensé que era lo correcto hacer, tras largas horas de duda decidí que, en efecto, era necesario ir a China. Los 2 millones de euros eran justos para ir y volver de China e incluso podría sobrarme dinero para contratar a alguien que me guiara por esa zona. Tras un par de meses y a través de algunas influencias pude contactar a alguien en China que pudiese guiarme a través de mi paso por la zona tibetana, me recibiría en el aeropuerto de Chengdu y de ahí tomaríamos un trasporte que nos llevara hasta el Tíbet, aunque claro que esto me traería costos extras pero tras haber trabajado constantemente tenía el suficiente dinero para no preocuparme por los gasto.

5 días después ya me encontraba en las carretas que nos trasladaban a mi guía y a mí hasta el Tíbet. Mi guía y yo no conversamos mucho, ya que le había dicho que mi único interés en China era llegar hasta el lugar donde me señalaban, así que no era necesario que me contara sobre las zonas de su país. Cuando finalmente llegamos comenzamos a subir por las montañas, el ambiente era demasiado fuerte y aunque estábamos en verano, en la montaña el frio que se sentía era igual al de un invierno. La distancia al subir cada vez más fue motivo para que mi guía pidiera regresarnos, sin embargo yo no accedí a esta petición, pero la intensidad del frio y nuestra falta de oxígeno dada la distancia a la que estábamos fue motivo suficiente para que mi guía decidiera abandonarme, no podía darme el lujo de perder la única ayuda que tenía para llegar hasta ese lugar, así que antes de que pudiese darse la vuelta para comenzar a descender la montaña, lo sujete con fuerza, el hombre y yo comenzamos a forcejear y en un accidente lo empuje, mi guía cayo y comenzó a golpearse una y otra vez hasta que su cuerpo salió despedido fuera del camino de bajada a la montaña, yéndose así al vacío. Baje apresurada y cuidadosamente la montaña, pero para mí mala surte autoridades del país se encontraban ahí y por supuesto, estaban con el cuerpo ya destrozado de mi guía. Mi nerviosismo delato me delató y sin decir nada las autoridades me arrestaron, y me llevaron hasta una cárcel. Ahí tuve la oportunidad de decir que fue lo que había pasado a las autoridades, les conté que mi guía había resbalado con las rocas de la montaña y que como yo estaba más arriba que él, no pude ayudarlo por lo cual cayó al vacío. Afortunadamente las autoridades me creyeron pues era normal que en esas montañas la gente muriera, pero aun así se les hizo raro que un guía que sabía y conocía los terrenos de la montaña hubiese muerto por un accidente en ella, pero por suerte eso no paso a mayores. Tras algunos días de viaje me llevaron al consulado de mi país en Pekín y después de cierto tiempo regrese a Alemania.

Cuando regrese solo quería gritar y odiar todo, había perdido la oportunidad de ir saber que era lo que había pasado hace 55 años, pero después de reflexionar me di cuenta que había sido la mejor opción, ya que de no haber bajado, las autoridades habrían tenido suficiente evidencia para pensar que yo fui el causante de la muerte del guía y habría pasado al menos el resto de mi vida en una prisión de China.

Aún tenía dinero para hacer otra incursión, pero quería que pasara un cierto tiempo para volver a ese país, primero debía descansar un poco del viaje y también me daría la oportunidad de investigar aún más sobre él lo descrito en el bunker.

Regresé para recoger las hojas que estaban escritas con códigos y me dedique a tratar de descifrarlos, pasaron días y días sin que yo pudiese hacer algo, buscaba información pero nada, parecía que la información codificada en ellos era cosa que solo un alto mando del ejército pudiese descifrar. Me termine rindiendo. A veces recordaba el día en que tuve la oportunidad de saber qué fue lo que había pasado y me lamento de no haberla aprovechado.

Pasaron más y más días sin que me animase a regresar a China y el hecho de que cada que investigaba encontraba siempre la misma información me estaban quitando el interés de saber más sobre la Última Gran Guerra.

Después de algunos meses decidí utilizar el dinero que me quedaba para viajar a Canadá, después de haber pasado tanto tiempo trabajando decidí que unas vacaciones en América me vendrían muy bien. Llegue a Canadá en unas cuantas horas. Rápidamente busque un lugar donde podría alojarme, me resulto algo difícil encontrar un sitio donde me sintiera cómodo pero finalmente pude encontrar un pequeño hotel con vista al Océano Atlántico, era muy lindo ver el mar, tan azul y lejano, me provocaba mucha felicidad contemplarlo.

Una tarde me encontraba paseándome por los pasillos de aquel hotel, reconociendo el lugar y buscando cuartos que me provocaran algún interés. En la planta más baja me topé con una biblioteca, a pesar de ser muy grande, no contaba con los libros suficientes para llenar los libreros que abundaban en ese lugar, algunos estaba vacíos y otros apenas si tenían libros, los cuales estaban muy desgastados. Buscando entre ellos algún libro que pudiese interesarme me topé con uno muy peculiar, estaba sin pasta y parecía que lo habían separado de muchas páginas, cuando lo tome para poder examinar su contenido; una hoja salió de él y cayó al suelo, me agache para poder tomarla y cuando la leí me di cuenta que tenía escrito en inglés:

 

18 DE MAYO DEL 2030

La nación de las estrellas ha atacado, todos los países del mundo nos hemos unido para hacerle frente, pero ellos son demasiado fuertes, tienen armas que nosotros desconocemos y no sabemos cómo evitar. Su tecnología es infinitamente superior a la nuestra, cada día aniquilan ciudades enteras por todo el mundo.

Ottawa ha caído. No hay esperanza para ninguno de nosotros, si morimos espero que todos lo hagamos porque de lo contrario, quien sobreviva tendrá que pasar años y años de esclavitud a mano de esta nación.

Michael Doris Smith. Historiador de Canadá.

 

No lo podía creer, una vez más el mismo mensaje oculto en un lugar que pasaría desapercibido por cualquier persona y que por, no sé si llamarla fortuna o desgracia, yo había encontrado. Después de leer esta carta, la curiosidad de saber qué fue lo que había pasado en la tierra me volvió a tomar por completo y supe que tenía que regresar a China pasara lo que pasara.

Después de que mi periodo de visitante en Canadá terminara, regresé a Alemania y comencé a juntar dinero, cada noche planeaba como llagar a esa cueva, el camino lo recordaba aún, decidí que esta vez no iría con un guía para que no afectase mi camino hasta ese lugar.

Tras algún tiempo recolectando dinero por fin pude regresar a China, volví a tomar los transportes que me llevarían al Tíbet y en cuestión de días ya me encontraba de nuevo escalando aquella montaña. Mi camino hacia arriba fue más complicado que la primera vez, y no recordaba que aquella montaña fuese tan alta, sin embargo continúe subiendo. No sé con exactitud cuánto tiempo estuve subiendo aquella montaña, no sé si realmente eran horas o minutos que parecían horas. El oxígeno aún me seguía llegando, pero el cansancio pudo más conmigo y me senté en una especie de peñasco a descansar por un momento. La vista era espectacular, podía ver las montañas vecinas y su majestuosa altura, era sin dudas una vista de un rey.

Cuando gire mi cabeza para ver cuánto camino de montaña me faltaba para llegar a la cima me di cuenta que camino arriba había una cueva, rápidamente saqué la fotografía que encontré en el bunker y la compare con la que estaba viendo en ese momento. ¡Era esa! No había duda, me pare rápidamente, y tras subir unos cuantos metros me encontraba en la entrada de la cueva, el silencio y la oscuridad reinaban dentro de ella. Con un poco de temor entré y comencé a caminar lentamente, conforme más entraba en ella, la luz se iba perdiendo poco a poco hasta que para seguir avanzando fue necesario sacar mi lámpara. Caminando y mirando hacia adelante tropecé con algo, cuando bajé la mirada y apunté con mi lámpara me di cuenta que se trataba del esqueleto de un humano, vestía con un uniforme militar y por esa razón deduje que se trataba de un soldado. El uniforme estaba roto de algunas partes, como si lo hubiesen arañado, en su mano portaba un rifle de asalto y en el pantalón una pistola. Después de comprobar si las armas funcionaban y estaban cargadas, las tomé para que en caso de haber una criatura en la cueva, yo pudiese defenderme. Coloqué mi lámpara en el rifle y seguí avanzando. Poco a poco comencé a avanzar y a lo lejos vi una luz diminuta que conforme avanzaba se fue haciendo más grande. Cuando estuve lo suficientemente cerca para distinguir que era, me di cuenta que se trataba de una especie de santuario o capilla dentro de la cueva. Cuando entré en ella vi que en medio había un monje anciano, estaba sentado sobre sus piernas y tenía los ojos cerrados; estaba meditando. Me acerque a él y esté abrió sus ojos y me miro, le dije que estaba ahí porque quería saber que era lo que había pasado durante la Última Gran Guerra, el hombre se puso de pie y se acercó a una mesa de piedra que estaba en un rincón de ese lugar. Comenzó a hablar en un idioma extraño, y debajo de la mesa saco una caja negra la cual puso sobre la misma mesa. El hombre se acercó a mí, me tomó de la mano y me llevo al rincón opuesto de la habitación. Me paró enfrente de unos dibujos que estaban en la pared, parecían dibujos hechos como en la prehistoria. Había dibujos de criaturas altas que peleaban contra los humanos, otros eran de como esas criaturas devoraban animales gigantes, como los elefantes, jirafas y entre otros. El monje se puso detrás de mí y me señaló un dibujo aún más grande que los demás, era del universo, las estrellas y galaxias estaban dibujadas. Del dibujo más grande de una galaxia y de una estrella, 2 líneas salían hacía otro dibujo que se encontraba debajo de este, era de una de esas criaturas dibujadas en los primeros dibujos y a lado de ella había una X y seguidamente un signo de infinito. –La nación de las estrellas- Susurré y de re ojo pude ver que el monje asintió, ¿Qué hay en esa caja? Le pregunte al hombre, pero antes de poder darme la vuelta para verlo, él monje me atacó, salí chocando hasta la pared, rápidamente empuñe el rifle y quise dispararle pero de una patada tiro el rifle, el cual quedó lejos de mi alcancé, traté de golpear al monje pero sus movimientos eran demasiado rápidos y me esquivaba y bloqueaba cada golpe, el monje se lanzó hacía mí y comenzó a golpearme en la cara, lo estrellé con toda mi fuerza en la pared y este se bajó de mí, no sin antes patearme la cara y tirarme al suelo con fuerza, cuando fue hacía mí, me tomó de la cabeza y me puso de pie, antes de que pudiera golpearme sintió el cañón de la pistola en su frente, el hombre simplemente cerro los ojos y después vi como la sangre manchaba la pared. El hombre cayó al suelo, me puse a buscar en su túnica algo que pudiese interesarme y en su bolsillo izquierdo me topé con una llave, tenía una apariencia igual al de las llaves antiguas, supuse que era esa la llave para abrir la caja que antes había sacado.

Me acerque a la caja, metí la llave en la cerradura y la abrí. En su interior había fotografías a color. Cuando me puse a verlas, un miedo y temor recorrió todo mi cuerpo, en ellas había criaturas matando humanos con armas muy raras, en otras estaban esas misma criaturas partiendo en 2 a la gente, no importaba si eran hombres, mujeres, ancianos o niños, ellos mataban por igual, había fotografías de ciudades enteras destruidas y de millones y millones de personas muertas. Me deje caer al suelo, por fin había descubierto que había pasado en la Última Gran Guerra, sabía la razón por la cual nuestros gobiernos nos había prohibido conocer lo que había pasado durante esta guerra, por qué había desaparecido toda la información que había sido escrita.

Habíamos tenido una guerra contra otra nación, una nación más poderosa que toda la humanidad junta.

Habíamos estado en guerra. Y la humanidad…había sido derrotada

Escrito Por: ESDLO Tu Alma Ya Descansa En Paz

Guerra