FANDOM


El cielo de color aluminio iluminaba los últimos vestigios de aquella propiedad y sin saberlo me adentré en ella,sabiendo que allí se encontraba mi fin.Llegando a la sala,me encontré con un resplandor blanquecino que poco a poco cegaba mi retina.La puerta se tornó de color azul a medida que mis pasos eran más fuertes.Una pared de color verde parafraseaba un texto al igual que hago yo en este escrito,punto por punto.Siempre hube creído que mi propio fin sería yo mismo y después de todo no me equivocaba.En medio de la sala circular se encontraba un libro dónde se podían leer unas líneas que narraban mi vida por detalle.Al llegar a la última frase me encontré con la blancura más infinita y,al igual que la sala el libro desapareció.

Ahora tan solo quedaba una habitación con un adolescente dentro y a la vez, la misma reflejada en un espejo de dimensiones desconocidas.Me miré varias veces en aquel espejo sin salir de mi asombro,pues en mi ser no había rostro ni alma tan solo unas pinceladas de color negro y una malla verde que,poco a poco,se desvanecía entre la poca luz de la sala.La sala era cambiante,como ELLA,me refiero así a la persona que comenzó todo esto que hoy vivo convirtiéndome un ser despreciable y sin amor por nada.

Me desperté en mi cama y como siempre,nada había cambiado.Tan solo supe que había vuelto,cuando comenzó a sonar la triste y fúnebre melodía de mi despertador diario.No entendía aquella mítica incógnita.¿Por qué cada noche regresaba aquella sala?.Escribía siempre que mis medios me lo permitía y,tan solo dibujaba salas vacías y llenas de personajes oscuros.Echo de menos el calor de alguien que esté a mi lado,ellos me apartaron de este mundo frío y hostil que me rodea.

Cada noche intento regresar al cuarto blanco dónde me siento seguro y bueno se podría decir que es como mi hogar ya que,siempre viene alguien nuevo.Aunque empiezo a notar que esas personas no son de aquí,como si estuvieran en una especie de limbo del que ya salieron hace tiempo.Espero poder escribir pronto,ya que hace días que nadie me visita y tan solo ellos hacen que mis días tengan sentido.

Ahora si que es el fin,nadie coge mis llamadas,nadie me atiende por mis redes sociales,nada de nada.Definitivamente este cuartucho blanco me ha devorado.Ahora el cuarto no sólo está en mi mente sino que también es presente cuando me levanto,es demasiado raro y me estoy empezando a asustar.

MESES MÁS TARDE.....

Han venido unos nuevos inquilinos al cuarto blanco pero estos parecen no hacerme caso,a pesar de que me ven.Han traído camillas nuevas y al parecer todos mis compañeros nuevos de cuarto llevan una etiqueta en el pie,parece que se ha puesto de moda aquí.Aunque siendo sincero creo que yo también llevo una.............[1][2]